Volpi, una historia desde Brasil hasta Gallos

Tiago Volpi, arquero de los Gallos Blancos, tuvo que recorrer un complicado camino para hoy convertirse en uno de los más queridos por la afición queretana
Volpi, una historia desde Brasil hasta Gallos
Querétaro, México -
  • Tiago Volpi superó adversidades y condiciones poco favorables para convertirse en portero

Tiago Volpi, arquero de los Gallos Blancos, tuvo que recorrer un complicado camino para hoy convertirse en uno de los más queridos por la afición queretana. Nacido en Blumenau, Brasil, el joven guardameta abandonó su ciudad natal por su sueño de convertirse un futbolista profesional, algo para lo que, según él, estaba destinado.

Pese a que para muchos la portería parece ser una maldición, para Tiago no. El pasó de jugar en la banda izquierda a cuidar los tres palos por el gusto de brincar, de lanzarse y de que en múltiples ocasiones fue amonestado por meter las manos.

El cancerbero queretano sabe que se trata de una posición ingrata, en la que el héroe se convierte en villano cuando comete un error a pesar de las muchas atajadas que haga en un mismo partido. “Nosotros no podemos tener error, tienes que tener mucha concentración”.

Con veinticuatro años, espera escribir una gran historia, en la cual emigrar a México fue el primer gran cambio al ir de una Liga en la que 4 ó 5 buscan el título a una donde cualquiera de los 18 puede lograrlo.

Sueña con jugar en Europa, pero primero debe concluir su momento con Gallos, donde se ha ganado el amor de la afición y que en múltiples ocasiones han coreado su nombre. "Es muy gratificante. Estoy muy contento y todavía se puede mejorar más".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×