Amaranto Perea, digno retiro en solitario

Luis Amaranto Perea prepara las maletas para dejar México y con ello la carrera de futbolista. El defensa que vivió en nuestro país una de las lecciones más fuertes de su trayectoria, piensa en el...
Amaranto Perea, digno retiro en solitario
Querétaro, Querétaro -
  • El colombiano está por iniciar la carrera para DT, apoyado por el Atlético de Madrid
  • De regreso en México, donde no fichó por Gallos ni Celaya, hace la mudanza

Luis Amaranto Perea prepara las maletas para dejar México y con ello la carrera de futbolista.

El defensa, quien vivió en nuestro país una de las lecciones más fuertes de su trayectoria, piensa en el retiro. En solitario, pero digno. Satisfecho, porque si bien pudo conseguir más, como disputar un Mundial, también quizá menos.

Llegó a Cruz Azul con etiqueta de estelar internacional en 2012 pero no pudo mantenerse más allá del Clausura 2014 por una lesión de rodilla, que además le impidió jugar Brasil 2014.

Tras ello tampoco jugó con Gallos Blancos porque no vio claridad en su directiva, que le facilitó la rehabilitación porque en La Noria no sintió el trato que merecía. En Celaya fue presentado este semestre, pero finalmente no fue registrado por razones federativas.

“Creo que he asimilado que a lo mejor ya llegó el fin de mi carrera”, expresó.

De regreso en Querétaro para hacer mudanza y viajar a Madrid para iniciar su preparación como entrenador, ofreció una entrevista a Mediotiempo donde contó sobre un muy posible retiro que no se da como esperaba, pero el que tampoco reprocha.

“Una de las cosas que duelen es que cuando estás en una situación como esta parece que todo el mundo se aleja”, expresó.

“Te vuelves a sentir como en un mundo de mucha soledad. Ya no eres importante para nadie, los dos o tres amigos que siempre he mantenido son los que están, pero hoy comprendo muchas cosas”.

El colombiano hace poco vio una entrevista de Víctor Valdés y se identificó. La historia del ex portero del Barsa que tras una rotura de ligamentos se sintió invisible y sigue sin club, le pareció familiar.

“Fue conmovedor lo que él decía y es la pura verdad, y muchas veces me sentí como se sintió él”, agregó.

“Los futbolistas, como él lo decía, tenemos todo hecho, tenemos una vida privilegiada, pero cuando pasan estas cosas te das cuenta de que es un poco efímero todo”.

Pero Perea vive su momento sin sentirse en crisis. En este lapso disfruta a su hija como no pudo en los primeros años de sus dos hijos mayores, que crecieron durante su plenitud futbolística, cuando asegura que los picos de estrés son impresionantes.

“Ella no me vio jugar y a mí me hubiera gustado darle ese regalo a ella, entonces a estas alturas ya no era ni siquiera una cuestión de equipos sino de jugar, de hacer lo que te hace feliz”, mencionó.

SE ABRE OTRAS PUERTAS

Con 36 años de edad, Perea aún se siente afortunado porque la puerta que se cierra se convierte en otra que se abre.

En Colombia tiene una pequeña opción para jugar, pero más bien se ve en Madrid para estudiar en la Real Federación Española la carrera de Director Técnico, en tres meses y no dos años gracias a los años que jugó en Europa.

“Tengo la suerte de que el Atlético de Madrid, un equipo donde estuve muchos años, me abre las puertas para hacer todo mi proceso formativo, entonces entiendo que sigo teniendo suerte”, agregó.

Además, se emociona con la Academia que abrió en su natal Antioquía, cerca de la frontera con Panamá, una zona conflictiva por la guerra del narcotráfico donde cuenta con 120 niños, algunos que caminan y toman bicicleta o autobús por un buen rato para llegar al centro de formación donde no prometen hacer futbolistas profesionales sino ayudar en la formación de seres humanos.

“La gente cree en nosotros, tenemos la gran responsabilidad y haremos todo lo posible para poder ayudar”, añadió.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×