Los pechos de las deportistas

A una de las mejores tenistas de la historia, Martina Navratilova, le detectaron cáncer de mama en febrero del 2010.
A una de las mejores tenistas de la historia, Martina Navratilova, le detectaron cáncer de mama en febrero del 2010.
 A una de las mejores tenistas de la historia, Martina Navratilova, le detectaron cáncer de mama en febrero del 2010.
Ciudad de México -
  • Hoy es el día internacional de lucha contra el cáncer de mama

A una de las mejores tenistas de la historia, Martina Navratilova, le detectaron cáncer de mama en febrero del 2010. Aún faltaba mucho para octubre, el mes del moño rosa, y para que las piernas de la ganadora de 59 títulos de Grand Slam (sencillos, dobles y dobles mixtos) se rindieran. Es cierto que la estadounidense de origen checoslovaco había llorado cuando recibió la noticia, pero las canchas le habían enseñado a enfrentar retos.

Casi medio año después de la temprana detección --gracias a una mastografía que se realizó a la edad de 53, misma que había aplazado por falta de tiempo— la atleta pudo vencer al asesino silencioso llamado cáncer.

“El cáncer de mama no sólo nos puede dar en octubre” dice la médica del deporte de base del Comité Olímpico Mexicano (COM), Edna Castro, quien a la hora de elaborar los certificados médicos de las atletas se asegura de hacer hincapié sobre cómo tocarse frente al espejo, aunque afirma “muchas de ellas por pena no se dejan enseñar o incluso se niegan a autoexplorarse”.

Es el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama e historias como las de Navratilova son recordadas con eventos como el de los “Guantes Rosas” –cuando las boxeadoras pelean con guantes de dicho color durante el mes--, o el torneo de rugby femenil organizado por el Instituto Nacional de las Mujeres y la Secretaría de Salud del DF en CU (de este domingo) son llevados a cabo.

Sin embargo, más allá de las fronteras de las jornadas para sensibilizar a las mujeres sobre la prevención y detección a tiempo del cáncer de mama, los esfuerzos aún no involucran del todo a las atletas de alto rendimiento. Estudios dicen que hacer ejercicio disminuye el riesgo de sufrir la enfermedad, pero por lo visto “nadie está exenta” dice la doctora, de hecho, hay disciplinas de constante contacto que requieren especial atención. Por eso la especialista en deporte, quien lleva un año y medio en el Comité, hace un llamado a la Secretaría de Salud: “sería excelente que se hicieran campañas/pláticas dirigidas a las atletas”.

Entonces ¿quién cuida de los pechos de las atletas? En su experiencia, la judoca Edna Carrillo, medallista de bronce Panamericana, comenta que a pesar de recibir varios golpes en combate “no hablamos mucho del tema entre nosotras”. Y dice que se informa del tema “en la tv o leyendo folletos y procuro hacerme exploraciones de vez en cuando o revisarme cuando el golpe es más fuerte de lo normal”.

En su opinión las atletas “estamos informadas, pero pienso que podríamos estar más. Como deportistas nos ofrecen seguro, pero por lo regular atienden sólo lesiones ocasionadas por el deporte. Sería bueno que ofrecieran conferencias de este tipo y que tuviéramos algún médico especialista”.

El boxeo también se ha subido al ring contra el cáncer. Ahora las mujeres usan plásticos o almohadillas protectoras de pechos, sin embargo: “A veces por ser deportistas asumimos que somos saludables y si acudimos al médico es más por una lesión que por un chequeo”, opina desde el encordado la reina de los 60 kg., Victoria Torres.

Mercedes Rodríguez, asistente de la Coordinación de Promoción de Salud del DF confiesa que a pesar de que la Secretaría realiza jornadas en reclusorios, universidades, en escuelas para informar a la población, el acercamiento con las atletas sólo ha sido en los casos antes mencionados: “Como hay que informar a todos los sectores vamos poco a poco, pero siempre se sube la información a redes sociales”. La información detrás de una pantalla es desde donde, por lo pronto, se cuidan los pechos de las atletas.

DATOS:

En México según la Norma Oficial Mexicana NOM-041-SSA2-2011 para la Prevención, Diagnóstico, Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del Cáncer de Mama, se deben contemplar tres medidas de detección: la autoexploración, el examen clínico de las mamas y la mastografía. La autoexploración debe realizarse a partir de los 20 años, el examen clínico a partir de los 25 años y la mastografía de los 40 a los 69 años, cada dos años. En las mujeres mayores de 70 años, la mastografía se realiza bajo indicación médica ante antecedentes heredofamiliares de cáncer de mama; este estudio no se recomienda en mujeres menores de 40 años, pero puede realizarse si existe algún indicio de alteración de los senos en el examen clínico de mamas (Diario Oficial de la Federación [DOF], 2011).

*En 2012, quince de cada cien fallecimientos por tumores malignos en mujeres de 20 años o más fueron por cáncer de mama

 

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×