Tigres-Monterrey... El orgullo regio está en juego

Tigres y Rayados chocarán por octogésimo octava vez en su historia, y la expectativa vuelve a llenar las charlas cotidianas en todos los rincones de la Ciudad, en una rivalidad que crece y se...
Tigres y Rayados chocarán por octogésimo octava vez en su historia, y la expectativa vuelve a llenar las charlas cotidianas en todos los rincones de la Ciudad, en una rivalidad que crece y se alimenta todo el año, no sólo en la semana del duelo.
 Tigres y Rayados chocarán por octogésimo octava vez en su historia, y la expectativa vuelve a llenar las charlas cotidianas en todos los rincones de la Ciudad, en una rivalidad que crece y se alimenta todo el año, no sólo en la semana del duelo.  (Foto: Notimex)

Este parttido se celebrará en el Estadio Universitario, el sabado 11 de Abril de 2009 a las 19:00 horas

  •  Un partido que ninguno quiere perder

La Sultana del Norte tiene símbolos como el Cerro de la Silla, la Macroplaza, el Paseo Santa Lucía, el cabrito, los dulces de leche quemada y el Parque Fundidora, pero a todos ellos hay que agregarle un ícono más de los regiomontanos, Favor de actualizar flashplayer

que envuelve quizá más pasión que ningún partido en todo el país.

Tigres y Rayados chocarán por octogésimo octava vez en su historia, y la expectativa vuelve a llenar las charlas cotidianas en todos los rincones de la Ciudad, en una rivalidad que crece y se alimenta todo el año, no sólo en la semana del duelo.

La Pandilla llega al encuentro como ligero favorito, con 19 puntos en la campaña, por 11 de los felinos, y con un futbol más asentado en relación a su rival. Sin embargo, Tigres ha emparejado los papeles respecto a la tendencia de hace unas semanas, y buscará aprovechar la inercia de la localía para escribir un triunfo que le permita respirar en el descenso, donde sigue peligrando.

Ambos cuadros promete un partido emotivo aunque con pocas llegadas por los estilos de sus entrenadores, Pekerman y Vucetich, que ponderan el orden antes que el ataque desmesurado, aunque las ansias del juego podrían dejar a un lado la estrategia para dar paso al instinto, como suele ocurrir en este tipo de encuentros.

En la historia local, Tigres manda 33 triunfos por 29 del Monterrey, y 24 empates, considerando que el Clásico 28 no arrojó resultado por suspenderse al minuto 7 por una batalla campal.

TIGRES

Sin dar un futbol brillante, los felinos viven el mejor momento desde la llegada de José Néstor Pekerman, con tres partidos sin conocer la derrota, y con dos ceros consecutivos en el marco, ante las ofensivas de Chivas y Tecos.

Sin embargo, la presión porcentual sigue estando en la mente de los jugadores, que con la combinación de resultados de la última semana amanecieron sólo cuatro puntos arriba del Necaxa, penúltimo puesto de la tabla porcentual.

Es por ello que esta ocasión además del orgullo, tengan que poner atención a los tres puntos, que les darían una auténtica bolsa de oxígeno a cuatro jornadas de la quema. Para este encuentro, los auriazules tienen el problema de que Omar Bravo se mantiene lesionado, y con pocas probabilidades de jugar, lo que sería una baja sensible, ya que si bien el mochiteco no ha marcado gol, la realidad es que es de lo más destacado en la zona del ataque. A favor, Tigres tiene el hecho de que no ha perdido ante Rayados un duelo de torneo regular desde 1996, en aquel partido que significó el descenso matemático para los auriazules.

 

SUSPENDIDOS DE TIGRES Ninguno LESIONADOS DE TIGRES Omar Bravo

 

RAYADOS El bache futbolístico apenas se percibe, pero en los resultados no hay duda que Monterrey ha bajado el paso en el Clausura, al sumar apenas un triunfo en los últimos seis partidos. Empero, el ánimo del plantel parece intacto, sobre todo después del heroico empate ante el Atlas del sábado pasado, cuando tras ir abajo 2-0 en el marcador, el equipo dio alcance 2-2, y con dos hombres menos por las expulsiones de Humberto Suazo y Felipe Baloy. El principal problema para Monterrey será precisamente suplir las bajas del chileno y el panameño, entiéndase, su hombre gol y su pilar defensivo, aunque en contraparte recuperará a Gerardo Galindo, contención que pagó ante los Rojinegros su partido de suspensión. La lógica indica que Aldo de Nigris será quien encabece el ataque rayado, en lo que marcaría un enfrentamiento con sus raíces futbolísticas, quizá acompañado por el paraguayo Osvaldo Martínez, que volvería al cuadro para medirse a su paisano, el central felino Pedro Benítez. Uno de los intereses que tendrá la batalla es que podría significar el Clásico 30 para Jesús Arrellano, ídolo vigente de la Pandilla, que ante el Atlas fue el responsable de la reacción de su equipo, y que ratificaría su etiqueta del hombre con más participaciones en el duelo fraternal.

 

SUSPENDIDOS DE MONTERREY Humberto Suazo Felipe Baloy LESIONADOS DE MONTERREY Ninguno

 

EL PARTIDO Tigres no tiene gol, y eso lo sabe Monterrey, que esperaría atrás sin dar espacios, invitando al rival a ir al frente. Los dos equipos plantean poner hasta cinco elementos en la zona del mediocampo, lo que daría menos fluidez a la batalla, aunque el peso de las individualidades le daría un rol clave al felino Lucas Lobos, quien debe marcar diferencia. Se espera que ambos entrenadores tengan en su esquema el clásico revulsivo que no falta en estos partidos, y desde ahora los llamados son Juan Pablo García por Tigres y Alonso Sandoval por Monterrey, elementos que no estarían de inicio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×