El &#039Tuca&#039 perdió... el bigote

Ricardo Ferretti entró al vestidor para celebrar con sus jugadores la sexta estrella; ya había sido bañado en la cancha por sus pupilos después de que Paul Delgadillo silbó el final del encuentro.
Ricardo Ferretti entró al vestidor para celebrar con sus jugadores la sexta estrella; ya había sido bañado en la cancha por sus pupilos después de que Paul Delgadillo silbó el final del encuentro.
 Ricardo Ferretti entró al vestidor para celebrar con sus jugadores la sexta estrella; ya había sido bañado en la cancha por sus pupilos después de que Paul Delgadillo silbó el final del encuentro.  (Foto: Diana Pérez)
Estadio Hidalgo -
  • Bernal y Leandro fueron los que rasuraron a Ferretti

Ricardo Ferretti entró al vestidor para celebrar con sus jugadores la sexta estrella; ya había sido bañado en la cancha por sus pupilos después de que Paul Delgadillo silbó el final del encuentro y decretó que Pumas era el Campeón del Clausura 2009, pero lo peor para él, o lo mejor, aún estaba por venir. Justo cuando se internó en el vestidor, Sergio Bernal y Leandro Augusto lo toparon para sostenerlo y quitarle el bigote que lo caracteriza. Con rastrillo en mano, Leandro y Sergio despojaron poco a poco del bigote al timonel brasileño, cada uno de un lado, mientras el resto de los jugadores celebró cada segundo que duró el asalto a su estratega. Ferretti anonadado dejó que sus jugadores le quitaran 10 años de encima, sin hacer aspavientos permitió que le quitaran su sello y pese a que su figura de dureza es acentuada por su bigote y sus gritos intimidan a cualquiera, la acción terminó con aplausos. Después de lo sucedido, Ferretti se tocó el rostro buscando los restos de su bigote, pero no los encontró, su sonrisa de inmediato apareció y a la salida del vestidor, aunque no quiso hablar se dejó ver feliz, satisfecho, pleno y sin su bigote. El "Tuca" ganó su segundo título en su historia, pero ahora será difícil reconocerlo pues algunos pensaban que había nacido con ese bigote que siempre ha cubierto su labio superior y que hoy quedó en el suelo del vestidor del Estadio Hidalgo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×