La porra de los Tuzos no duda en la remontada

Antes de ocupar su lugar dentro de la Barra de los Tuzos, Óscar Aveldaño de 17 años de edad, esperó por largos minutos afuera del hotel de concentración a los jugadores del Pachuca.
Antes de ocupar su lugar dentro de la Barra de los Tuzos, Óscar Aveldaño de 17 años de edad, esperó por largos minutos afuera del hotel de concentración a los jugadores del Pachuca.
 Antes de ocupar su lugar dentro de la Barra de los Tuzos, Óscar Aveldaño de 17 años de edad, esperó por largos minutos afuera del hotel de concentración a los jugadores del Pachuca.  (Foto: Karina Xicotencatl, )
  • “Yo hoy los veo bien, espero que hagan un buen partido"

Antes de ocupar su lugar dentro de la Barra de los Tuzos, Óscar Aveldaño de 17 años de edad, esperó por largos minutos afuera del hotel de concentración a los jugadores del Pachuca. Óscar está seguro de que hoy Pachuca se levanta con el trofeo del Campeonato al pasar sobre los Pumas de la UNAM. “Llevo tres años en el grupo de animación de Pachuca y estoy plenamente convencido de que ganamos hoy.¿Mis jugadores favoritos?..”Chaco”, Damián y Calero. “Yo creo que en el primer partido Pachuca salió confiado pero hoy hay mucho material para darle la vuelta”, señaló. Alejandro de 19 años, lamentó que en el primer partido en Ciudad Universitaria, sus tuzos hayan perdido la continuidad  que los llevó a la Final del Clausura 2009, sin embargo, confía en que hoy la suerte cambie para los de la Bella Airosa. “Yo hoy los veo bien, espero que hagan un buen partido ya que tienen material para ganar. En CU se confiaron y no aprovecharon las oportunidades que tuvieron pero hoy creo que quedaremos 3-1”, dijo. Por último Javier de 18 años se confesó fan de los uniformes de Miguel Calero, incluso dijo que de comprar uno lo presumiría en la escuela con el resto de sus compañeros. El marcador de Javier 3-1 Pachuca. INVADEN NIÑOS LA DESPEDIDA DE LOS TUZOS Como un batallón de pequeñas hormigas aparecieron decenas de niños con la playera de los Tuzos del Pachuca, justo en el momento en el que los jugadores se preparaban para abordar el autobús que los trasladó al Estadio Hidalgo. Muchos de ellos llegaron corriendo desde la calle armados con un plumón y con la ilusión de que sus jugadores les estamparan la rúbrica en la playera. Los más asediados fueron Miguel Calero, Christian Giménez, Jaime Correa, Paul Aguilar y Francisco Torres. Toda vez que consiguieron su cometido, los niños esperaron a que el autobús se perdiera en el horizonte para regresar rápido a sus hogares ya que no consiguieron boletos para asistir al Huracán.

No te pierdas