El Azteca, un lugar de contrastes

El Estadio Azteca que el miércoles pasado tuvo vida propia cuando los más de 106 mil aficionados que apoyaron al Tri (en el duelo frente a Estads Unidos) lo hicieron retumbar, hoy duerme...
 El Estadio Azteca que el miércoles pasado tuvo vida propia cuando los más de 106 mil aficionados que apoyaron al Tri (en el duelo frente a Estads Unidos) lo hicieron retumbar, hoy duerme plácidamente en el partido entre América y Atlas.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • Apenas unos 30 mil aficionados se dieron cita en el Coloso de Santa Úrsula

El Estadio Azteca que el miércoles pasado tuvo vida propia cuando los más de 106 mil aficionados que apoyaron al Tri (en el duelo frente a Estads Unidos) lo hicieron retumbar, hoy duerme plácidamente en el partido entre América y Atlas. El América, uno de los equipos más populares de México a través de su historia, no ha logrado revivirlo, los malos resultados del equipo han orillado a su afición a abstenerse de pisar tierra azteca. Hoy apenas unas 30 mil personas se dieron cita en el Coloso de Santa Úrsula para apoyar a los americanistas. El ruido no es poco, las cornetas de viento, típicas en los estadios de futbol mexicano lo impiden, pero el estadio no vibra, la afición de las Águilas poco se emociona, se ha vuelto un espectador pasivo que prefiere relajarse para lo que vendrá. Sólo un pedazo de concreto de la majestuosa pieza creada por Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca logra tener movimiento, la porra de “La Academia” del equipo atlista no para de gritar y de brincar apoyando a sus jugadores y haciendo que las pocas porras para los locales sean apagadas por su estruendoso grito de guerra. Las entradas del América cada vez son más tristes, el equipo que en torneos pasados apoyaba a su afición y otorgaba algunos descuentos para poder hacer más accesible a los aficionados el ir al Coloso de Santa Úrsula, se tiene que conformar con el apoyo de pocos, los cuales llegan sin problemas al Estadio Azteca pues las arterías no se complican en demasía por la vialidad. El Coloso que el miércoles pasado retumbó de alegría al ver a 106 mil aficionados apoyando a México, hoy sólo tuvo que aceptar el mínimo ajetreo de una afición ruidosa pero que permite que el color del cemento sea evidente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×