'No se va, Chava no se va'

El homenaje a Salvador Cabañas comenzó muy temprano, cuando los aficionados del América llegaron al hotel de concentración del equipo para cantar el “No se va, Chava no se va, no se va, no se va,...
El homenaje a Salvador Cabañas comenzó muy temprano, cuando los aficionados del América llegaron al hotel de concentración del equipo para cantar el “No se va, Chava no se va, no se va, no se va, Chava no se va”.
 El homenaje a Salvador Cabañas comenzó muy temprano, cuando los aficionados del América llegaron al hotel de concentración del equipo para cantar el “No se va, Chava no se va, no se va, no se va, Chava no se va”.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • Playeras con la imagen de Cabañas comenzaron a venderse en el Azteca
  • El padre de Cabañas, Dionisio, estuvo presente en la casa de las Águilas

El homenaje a Salvador Cabañas comenzó muy temprano, cuando los aficionados del América llegaron al hotel de concentración del equipo para cantar el “No se va, Chava no se va, no se va, no se va, Chava no se va”. En el nosocomio el delantero no escuchó los gritos de su afición, pero es claro que sigue dando una férrea batalla pues hoy comenzó a comer vía oral y a tener mayor contacto con su familia. En el hospital el delantero de las Águilas recibió la visita del Embajador de Paraguay en México, Carlos Riveros y de Alejandro Argüello quien fuera su compañero en América y hoy se encuentra en Jaguares. El equipo no lo visitó previo al partido, pues Cabañas no puede tener emociones fuertes, pero la institución le preparó un homenaje en el Estadio Azteca que quizá pueda ver, pues por la mañana se le permitió ver un poco de televisión. A las afueras del Coloso de Santa Úrsula la afición comenzó a comprar las playeras con la imagen del delantero. Algunas sólo traían el número de Salvador, ‘10’, con el rostro del delantero y otras portaban leyendas dirigidas a un ser supremo. “Señor tú que eres grande, permite que tu hijo siga siendo nuestro Salvador Cabañas”. La mercadotecnia alrededor del incidente que sufrió Cabañas el pasado lunes cuando le dispararon en la cabeza, comenzó a caminar en las afuera del Azteca, pues las playeras y pulseras con el nombre del delantero comenzaron a venderse con singular velocidad. Los costos oscilaban desde los 10 pesos, las pulseras, hasta los 100 pesos de las playeras. En el Azteca América se rendirá ante los pies de su delantero y con playeras que traen el número 10 en la espalda y en la manga, homenajearon a Salvador, su padre, Dionisio, su Representante, José María González, y la delegación paraguaya que llegó a México a verificar el estado de salud de Chava, fueron testigos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×