Barbosa se recuperó, aunque no fue exigido

Se repuso a las críticas. Mariano Damián Barbosa, portero del Atlas, resolvió el encuentro ante los Diablos de buena manera, pese a que no fue exigido como en otros días.
Al igual que el resto de sus compañeros, el delantero del Toluca, Néstor Calderón, continúa con un mal sabor de boca luego del 1-1 de anoche ante los rojinegros del Atlas.
 Al igual que el resto de sus compañeros, el delantero del Toluca, Néstor Calderón, continúa con un mal sabor de boca luego del 1-1 de anoche ante los rojinegros del Atlas.  (Foto: Notimex)
Estadio Jalisco -
  • En la primera mitad tuvo poca participación

Se repuso a las críticas. Mariano Damián Barbosa, portero del Atlas, resolvió el encuentro ante los Diablos de buena manera, pese a que no fue exigido como en otros días. El argentino se sacudió la presión de los partidos ante San Luis y Cruz Azul y esta noche ante el Toluca no tuvo errores, hubo un gol en su contra, pero no pudo hacer nada. En la primera mitad de este compromiso Mariano Barbosa tuvo muy poca participación y para su mala fortuna el único tiro que llevaba destino de arco fue gol. Sabedor de que estaría en la mira por sus últimas dos actuaciones, el arquero argentino buscó a toda costa la sobriedad, en dos ocasiones le regresaron balones sus defensas y no se complicó la vida, uno lo mandó a saque lateral y en el otro intentó armar la salida con balón dominado. Los toluqueños tuvieron dos tiros de esquina y no hubo problemas en las salidas, ya que su defensa respondió con atingencia. En el primer gol de la noche nada pudo hacer ya que la jugada que acabó en el tanto de los escarlatas se gestó por desatenciones de la zaga y en el mano a mano contra el delantero chileno quedó lejos de la acción. En los primeros minutos del segundo tiempo hubo un tiro libre, casi desde la misma zona donde Braulio Luna le hizo un gol hace dos semanas, pero el centro terminó en las tribunas. Pasaron más de 25 minutos sin acción, sólo para despejar o regresar un balón de seguridad. Ya en los últimos instantes le mandaron el primer tiro en todo el segundo lapso, fue a las manos y no tuvo que esforzarse para evitar el segundo de los Diablos. Al final el portero no fue tan exigido y recuperó un poco la confianza que se le había escapado en las últimas dos salidas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×