La afición santista no dejó solo a su equipo

En La Bombonera no todo fue Diablo ni todo de color rojo. Los tonos verde y blanco se hicieron presentes y no sólo en el césped del Estadio Nemesio Díez.
En La Bombonera no todo fue Diablo ni todo de color rojo. Los tonos verde y blanco se hicieron presentes y no sólo en el césped del Estadio Nemesio Díez.
 En La Bombonera no todo fue Diablo ni todo de color rojo. Los tonos verde y blanco se hicieron presentes y no sólo en el césped del Estadio Nemesio Díez.  (Foto: Notimex)
Estadio Nemesio Díez -
  • Algunos viajaron 14 horas para presenciar la Final entre Santos y Toluca

En La Bombonera no todo fue Diablo ni todo de color rojo. Los tonos verde y blanco se hicieron presentes y no sólo en el césped del Estadio Nemesio Díez. Y es que con tal de apoyar, seguir y estar presentes durante la Final disputada entre Toluca y Santos, la afición santista viajó desde el norte hasta el centro del país para no perder detalle alguno de la disputa de la corona del Torneo Bicentenario 2010. Algunos viajaron 14 horas, otros más, otros menos, todo dependió del camino que tomaron o de los descansos que hicieron para no hacer el viaje más pesado. Aunque, la larga carretera no fue tan tedioso para la gente de Coahuila pues en su mente sólo paseaban anheladas imágenes de un Santos levantando la Copa. Antes de entrar al estadio, la mayoría se dio tiempo para dar un paseo por las avenidas cercanas a La Bombonera. Esto fue bien aprovechado por los vendedores, quienes no sólo vendieron chorizo o muñecos alusivos a los Diablos pues los artículos del equipos de Santos también estuvieron a la venta. Hubieron quienes pasaron a degustar algo de la comida típica de Toluca en los puestos ubicados a las afueras del Nemesio Díez, donde se podían encontrar chorizo, tortas, chalupas toluqueñas y más, y es que debido al largo trayecto que se hicieron muchos de los integrantes de la afición de Santos se encontraban con el estómago vacío. A esta fiesta llegaron todos los invitados, los de la mesa de honor, como la Directiva de ambos equipos, así como sus respectivas aficiones, y como en todo festín los globos no pudieron faltar, los cuales de color blanco y rojo fueron elevados al cielo para dejarlos volar antes del silbatazo inicial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×