Afición regia se entregó al Guille Franco

La afición de los Rayados rindió tributo al ovacionar a uno de sus últimos grandes ídolos de su historia reciente, cuando Guillermo Franco ingresó de cambio al terreno de juego al 84' en lugar de...
El Guille se quedó mudo tras el recibimiento del Tec.
 El Guille se quedó mudo tras el recibimiento del Tec.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León, México -
  • El ídolo de Rayados jugó los últimos minutos del partido

La afición de los Rayados rindió tributo al ovacionar a uno de sus últimos grandes ídolos de su historia reciente, cuando Guillermo Franco ingresó de cambio al terreno de juego al 84' en lugar de Marco Bueno, para volver a jugar en la cancha del Tec, escenario donde escribió páginas de gloria para La Pandilla. A lo largo del cotejo entre los de la Sultana y los pupilos de Efraín Flores, la gente se mantuvo espectante hacia la zona donde los suplentes de Pachuca realizaban sus ejercicios de calentamiento, esperando que en cualquier momento fuera llamado el dorsal "28" por el entrenador, lo que ocurrió en la recta final del encuentro. Fueron pocos los minutos en que el ídolo de la afición estuvo en el terreno juego, pero suficientes para que ambas partes se reencontraran en un idilio que se mantiene a pesar del paso de los años y la distancia, por lo que de regresar algún día a las filas albiazules, está claro que el ariete siempre será bienvenido. Por otra parte, el grito de gol de la afición explotó hasta el minuto 93, cuando Humberto Suazo, el nuevo ídolo de los regios, sorprendió al portero Cota con un tiro libre al poste derecho, que superó a la barrera y lo dejó como un simple espectador más. Los seguidores rayados tomaron con calma el juego irregular y en ocasiones errático mostrado por su equipo en la penúltima jornada del torneo de Clausura 2012, pues sabían que su equipo ya se encuentra calificado y que tienen en puerta la Final de Vuelta de la "Concachampions" ante Santos a mitad de semana. Luego de que Arreola pusiera adelante a los hidalguenses en el marcador, la intensidad en el apoyo por parte de la afición se incrementó en el graderío, pero no alcanzó a contagiar a los jugadores en el terreno de juego, que pocas veces pudieron lograr la conexión entre líneas y el ritmo de juego visto en el equipo de Victor Manuel Vucetich en otras ocasiones. "Pongan hue..., Rayados pongan hue...", cantó La Adicción desde la zona de La Herradura, tratando de hacer reaccionar a su equipo, que logró tener un poco más de proyección ofensiva en la segunda mitad del partido y que encontró su recompensa en el tiempo de reposición, para rescatar el empate.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×