Pese a triunfo, Tigres es abucheado por su afición

Tigres por fin conoció el triunfo en el Clausura 2014, pero la victoria de 1-0 sobre Veracruz en la Jornada 8 no dejó contenta a la afición felina, ya que el accionar futbolístico del equipo no...
Y después de ocho fechas, al fin ganó Tigres. Un golazo del defensa Jesús Dueñas rompió un partido infumable, donde los Felinos de Ricardo Ferretti volvieron a probar el dulce sabor del triunfo a costa del amargo sabor de jugar a nada.
 Y después de ocho fechas, al fin ganó Tigres. Un golazo del defensa Jesús Dueñas rompió un partido infumable, donde los Felinos de Ricardo Ferretti volvieron a probar el dulce sabor del triunfo a costa del amargo sabor de jugar a nada.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario, Monterrey -
  • Los felinos no habían conocido el triunfo en todo lo que va del torneo

Tigres por fin conoció el triunfo en el Clausura 2014, pero la victoria de 1-0 sobre Veracruz en la Jornada 8 no dejó contenta a la afición felina, ya que el accionar futbolístico del equipo no fue espectacular.   Los felinos tuvieron muy pocos tiros a gol y la posesión del balón por momentos era para Tiburones, por lo que al minuto 33 cuando el marcador estaba en ceros, los más de 40 mil aficionados abuchearon fuerte.   Fue al minuto 42 que Jesús Dueñas hizo un golazo disparando desde fuera del área, único motivo de alegría para los aficionados en la noche, con esa diana que al final les dio tres puntos y el poder sumar siete unidades de 24 disputadas.   Gracias a ese gol, al darse el medio tiempo, las opiniones eran divididas, se escuchaban abucheos, pero también aplausos.   Con el paso de los minutos y con el marcador sin moverse, la desesperación de la gente de nuevo se manifestó al 73’, mismo tiempo en el que Dueñas salió de cambio y la afición lo aplaudió, puesto que era el héroe del partido.   Faltando cinco minutos, desde las tribunas ya pedían el final del encuentro; mientras que Lucas Lobos se fue de cambio al 88’ en medio de un abucheo que se escuchó en todo el estadio, algo raro de verse, pues es el ídolo felino.   El árbitro agregó cinco minutos al partido y la afición desesperada pedía el final, el cual llegó para que Tigres obtuviera su primer triunfo, sin embargo, esto no fue suficiente para la gente, quien abucheó el triunfo de su equipo, al haberlo conseguido con una futbol malo.

No te pierdas