República Checa 1-0 Nueva Zelanda... Se aprieta el Grupo D

El Grupo D del Mundial Sub-17 se apretó con el sufrido triunfo de República Checa 1-0 sobre su similar de Nueva Zelanda, en partido efectuado en el Estadio Torreón.
 El Grupo D del Mundial Sub-17 se apretó con el sufrido triunfo de República Checa 1-0 sobre su similar de Nueva Zelanda, en partido efectuado en el Estadio Torreón.  (Foto: Notimex)
Estadio Torreón -
  • Nueva Zelanda merecía el empate
  • República Checa sumó sus primeros tres puntos

El Grupo D del Mundial Sub-17 se apretó con el sufrido triunfo de República Checa 1-0 sobre su similar de Nueva Zelanda, en partido efectuado en el Estadio Torreón.

Todos los integrantes de este sector tienen tres unidades por lo que todo se definirá en la última fecha, en la que se enfrentarán Nueva Zelanda y Estados Unidos en Pachuca, a su vez, Uzbekistán y República Checa dirimirán sus diferencias en busca de un sitio en los Octavos de Final.

A diferencia del preliminar, este partido arrancó movidito, los oceánicos se fueron de inmediato al frente en busca de un gol que les permitiera manejar mejor las cosas. De hecho tuvieron una gran oportunidad en una descolgada por la banda izquierda, esta jugada culminó en la cabeza de Tim Payne pero su remate fue débil y no causó mayores problemas.

Los checos no se amedrentaron y fueron por la pelota, la controlaron y pudieron pisar el área enemiga, aunque, al igual que con sus rivales, la fortuna de les terminó por sonreír.

Ya asentados sobre la cancha se mostraron claramente los diferentes estilos de juego, los europeos con toque de pelota y acompañándose a con pases en corto, mientras que los “All White” se dedicaron a jugar al pelotazo tratando de brincarse el medio campo.

Los checos dejaron ir una muy clara al 24' de tiempo corrido, cuando desbordaron por sector derecho, vino el cambio de juego que recibió y bajó de manera excelsa Jindrich kadula, este sacó cañonazo cruzado que le sacó pintura al poste izquierdo de la portería de Scott Bazalaj.

Sin embargo, tres minutos más tarde Lukas Julis se puso el frack al anotar un verdadero golazo con disparo desde fuera del área que se fue a anidar en el ángulo. Gran gol de la República Checa. A partir de este momento comenzó el bombardeo europeo, fueron tres jugadas claras que dejaron escapar o en las que el meta estuvo a tiempo para evitar un mayor daño.

Los neozelandeses perdieron la forma y el estilo sobre el terreno de juego al verse completamente superados por sus rivales que se convirtieron en los dueños del partido.

Así, la primera mitad fue una verdadera práctica de tiro a gol a la portería “Kiwi” y si no se fueron al descanso con un marcador en contra más amplio, fue por la poca puntería checa.

La tónica cambió en la segunda parte, Nueva Zelanda s fue encima de sus rivales y los metió en su propio terreno, pisaron constantemente la zona de peligro aunque el arquero Zima siempre estuvo atento.

Los checos administraron el esfuerzo físico cediendo la pelota y dedicándose a atacar en base a desdobles rápidos.

Fue de esta manera que el juego cambió de ritmo; pasó de ser un juego semilento para adquirir mayor velocidad. La figura de Zima fue crucial para conservar el cero en la portería checa, ya que los arribos fueron constantes.

Los instantes finales fueron de agonía para los checos que se fundieron y no pudieron más que aguantar cada llegada, el empate parecía inminente.

Este jueves por la tarde tanto neozelandeses como estadounidenses viajarán rumbo a la Bella Airosa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×