México 1-1 Sudáfrica... El Tri apenas rescató el empate

La oportunidad de hacer historia en una Copa del Mundo sigue viva, pero pasar a la estadística por ser el primer equipo que derrota al anfitrión en la inauguración México no logró hacerlo en...
 La oportunidad de hacer historia en una Copa del Mundo sigue viva, pero pasar a la estadística por ser el primer equipo que derrota al anfitrión en la inauguración México no logró hacerlo en Sudáfrica 2010.  (Foto: Notimex)
Soccer City Stadium de Johannesburgo, ante un... -
  • La victoria de los “Bafana-Bafana” pudo llegar con un tiro al 89' que dio en el poste
  • El empate de México lo consiguió Rafael Márquez

La oportunidad de hacer historia en una Copa del Mundo sigue viva, pero pasar a la estadística por ser el primer equipo que derrota al anfitrión en la inauguración México no logró hacerlo en Sudáfrica 2010.

El Tri no empató 1-1 con los “Bafana-Bafana” por ser presa del entorno adverso, ni por el ensordecedor sonido de las vuvuzelas, sino por el error propio y ya conocido de fallar las oportunidades generadas, por un balón perdido que se convirtió en un golazo del local y por la fortuna que le permitió salvarse al minuto 89' de recibir el tanto que los hubiera derrotado y que terminó estrellándose en el poste.

De poco sirvió al representativo mexicano ser ampliamente superior en largos lapsos del partido, de nada valió empezar jugando por nota y generar al menos cuatro oportunidades claras de gol en el primer tiempo, porque en un balón perdido que se transformó en contragolpe le regaló a Sudáfrica la posibilidad de empezar con el pie derecho su fiesta, la primera organizada por la FIFA en el Continente Africano.

Al parecer el tiempo no le alcanzó del todo a Javier Aguirre para solucionar el problema que mostró su equipo a la hora de definir en los últimos seis partidos de preparación, porque en plena inauguración del Mundial, México volvió a dominar la pelota y el terreno, como lo hizo ante Inglaterra y Holanda, pero no metió los goles que ameritaba su accionar.

Guillermo Franco tuvo un par y Giovani dos Santos y Carlos Vela generaron al menos dos, pero el que logró meter primero el balón fue Siphiwe Tshabalala, el sudafricano que enloqueció a todo el continente africano, tanto como cuando fue anunciado que la Copa del Mundo de la FIFA iría al Continente Negro.

La oportunidad de hacer historia para la Selección Mexicana sigue viva, jugar el quinto partido y quizá hasta más, pero las matemáticas y sobre todo los rivales le complicarán la labor porque aún falta enfrentar a Francia el próximo 17 de junio y a Uruguay el 22 del mes en curso antes de avanzar a los Octavos de Final.

EL PARTIDO

Hacerle daño a un rival tan recatado no fue nada fácil y poco tuvo que ver la algarabía de los locales que hasta bailando salieron a la cancha, o el aturdidor sonido de las trompetas africanas. Lo verdaderamente complejo fue abrir a 11 jugadores que se guardaron en su área y que esperaron un contragolpe que en su momento llegó.

El más desgastado de los mexicanos en su intención por anotarle a Sudáfrica fue Paul Aguilar. Aunque el jugador del Pachuca resultó buena opción para desbordar constantemente por el carril derecho, el funcionamiento se cargó a un solo lado del terreno porque la banda izquierda quedó un tanto olvidada.

México tuvo tanta posesión del esférico y rápida recuperación durante el primer tiempo, que fue hasta después de 15 minutos que los “Bafana-Bafana” pudieron hilvanar más de 10 toques de balón consecutivos.

Las oportunidades de gol comenzaron a cuantificarse para México desde el minuto 1, cuando el portero sudafricano cortó un centro que buscaba rematar Vela y que más tarde pateó Gio sin poder meterla.

Después llegó de las más claras del juego, cuando a Guille Franco, quien no había jugado en los últimos tres amistosos, el portero le sacó un disparo a una sola mano en la que tal vez sea la atajada del encuentro. También se sumó una jugada de Vela al 33' y otra de Franco en un remate de cabeza que echó por arriba.

El Tri jugó un primer tiempo por nota, parecía el local pues presionaba a Sudáfrica, le quitaba la pelota e iba al frente sin recato alguno. Sobre todo los primeros 20 ó 25 minutos fueron ejemplares del cuadro de negro, pues se plantó con categoría ante un entorno en contra y no sólo controló la pelota, lo cual Sudáfrica siempre permitió, sino que cortaba cualquier intento de contragolpe con Torrado como principal barrera, ya fuera limpiamente o con faltas tácticas.

Y en medio del abrumador dominio mexicano llegó el gol sudafricano, tan sorpresivo y hermoso como la fiesta que se armó tras el disparo de Tshabalala. Tras un toque mal dado en el medio campo azteca, Siphiwe superó por velocidad a Ricardo Osorio por izquierda, y con impresionante zurdazo escondió el balón en el ángulo superior más lejano. El 1-0 que no detenía nadie por la gran colocación de la pelota.

La superioridad mexicana se vino abajo entonces por unos minutos, hubo cierta confusión y desorden ante la necesidad de ir al frente. Comenzaron los embates africanos como no había ocurrido durante el juego ni tampoco en sus partidos de preparación.

Para fortuna del Tri, las modificaciones que ordenó el "Vasco" Aguirre se reflejaron en el marcador. Los recién ingresados Cuauhtémoc Blanco y Andrés Guardado generaron la jugada para que Rafael Márquez, que por cierto no fue Capitán en esta ocasión (lo fue Torrado), bajara un centro pasado de Guardado y definiera con maestría a primer palo para el 1-1. Toda la acción fue generada en un córner cobrado en corto y que tomó saliendo a la zaga sudafricana.

El gol de Rafa centró la balanza y trajo también la fortuna, porque a un minuto de que concluyera el partido, Sudáfrica tuvo en sus pies la acción que mataba, la que pudo redondear la fiesta pero que terminó estrellándose en el primer poste del "Conejo" Pérez, quien seguro tuvo más trabajo del que esperaba y se habrá ido al vestidor como quedaron todos los mexicanos, aún con el corazón alterado.

Ahora, el Tri deberá meditar qué debe hacer México para vencer a Francia el próximo 17 de de junio y no comprometer al extremo su clasificación a Octavos de Final.

EL ARBITRAJE

Bastante bueno de Ravshan Irmaton, quien soportó la presión de las críticas previas a su labor de favorecer al local. Estuvo muy atento, preciso, serio y concentrado, con grandes colaboraciones de sus Asistentes, sobre todo el 1 que le marcó correctamente un fuera de lugar en una acción en la que Carlos Vela mandó el balón a las redes. Hay una acción polémica en el primer tiempo cuando se pedía penal para Sudáfrica, pero parece un forcejeo correcto de ambos jugadores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×