España 0-1 Suiza... Los Chocolateros rompieron las quinielas

Nunca en su historia Suiza había podido a vencer a España en la historia de los Mundiales. Los dirigidos por Ottmar Hitzfeld tenían las apuestas en su contra, La Furia Roja era la gran favorita,...
Nunca en su historia Suiza había podido a vencer a España en la historia de los Mundiales. Los dirigidos por Ottmar Hitzfeld tenían las apuestas en su contra, La Furia Roja era la gran favorita, el equipo perfilado para ser campeón en Sudáfrica 2010.
 Nunca en su historia Suiza había podido a vencer a España en la historia de los Mundiales. Los dirigidos por Ottmar Hitzfeld tenían las apuestas en su contra, La Furia Roja era la gran favorita, el equipo perfilado para ser campeón en Sudáfrica 2010.
Durban Stadium ante una muy buena entrada -
  • Con este duelo terminó la Primera Jornada de la Fase de Grupos

Nunca en su historia Suiza había podido a vencer a España en la historia de los Mundiales. Los dirigidos por Ottmar Hitzfeld tenían las apuestas en su contra, La Furia Roja era la gran favorita, el equipo perfilado para ser campeón en Sudáfrica 2010; pero la historia cambió con la facilidad con la que el balón cruzó la línea custodiada por Casillas al 51’, justo cuando Gelson logró conectar el balón para marcar en la pizarra el 0-1.

España fue sucumbida por un equipo suizo que decidió no pelear al tú por tú, que se replegó en su campo, dejando sólo un hombre en terreno ajeno, para defenderse con orden y ferocidad.

Los dirigidos por Del Bosque propusieron, marcaron la pauta, atacaron e impregnaron de adrenalina el juego, pero los suizos hicieron el gol y dejaron a La Furia Roja atónita, llorando su derrota, lamentándose por lo que pudo ser y no fue, ocupando de manera conjunta con Honduras el último sitio del Grupo H.

Suiza quedó empatado con Chile en tres puntos, pues ambos tienen la misma diferencia de goles a su favor (+1).

EL PARTIDO

La Furia Roja salió de los vestidores del Durban Stadium pisando con fuerza, inmerso en una nube de promesas, de sueños por cumplir, de esperanzas concebidas por una afición que los vio coronarse Campeones de la Eurocopa en el 2008.

El equipo dirigido por Vicente del Bosque tenía demasiado sobre sí, pero también presumía contar con los argumentos necesarios para cumplir. España tomó el camino rumbo al título con confianza pero se encontró con una Suiza implacable, feroz a la hora de defender.

Los españoles no tuvieron problemas para hacerse del balón, esa media cancha que presume ser de las mejores, integrada por Busquets y Xavi dirigieron el juego, le dieron la pausa y la velocidad cuando era necesario porque Suiza decidió no pelear de frente, optó por defenderse bien y atacar sólo cuando fuera necesario, sólo cuando los canales a la ofensiva estuvieran visibles y confiables.

Así llegaron los disparos de David Silva, Ramos, Iniesta y una jugada de Piqué que pudo terminar en gol pero Benaglio lo impidió. El equipo suizo se defendió con pulcritud en el último cuarto de cancha, antes de ese sector si era necesario cometer la falta para calmar la presión se ejecutaba la acción sin ningún problema.

España tratando de abrir el equipo de los dirigidos por Ottmar Hitzfeld lo intentó de todos lados y de todas las formas posibles, pero no pudo, como revés recibió un gol inesperado, casi increíble que terminó de pronto con los sueños de miles de españoles.

Derdiyok desbordó por izquierda, Iker salió para impedir el gol pero no pudo pues el balón terminó por rebotarle, Piqué como el hombre de seguridad terminó por caerse tratando de matar el esférico, pero el balón siguió su curso para que Gelson hiciera el trabajo fácil y terminara por dejarla en la red.

Desesperados e incrédulos los dirigidos por Del Bosque revolucionaron su futbol, entonces entró Navas, Torres y después Pedro. El equipo volvió a llegar, echó a Suiza atrás, y cerca estuvieron del gol con un disparo de Iniesta que pasó cerca del poste,  uno de Torres que Benaglio mandó a córner y uno de Xabi que terminó reventando el travesaño.

Pero Suiza tenía el partido y lo defendió con ferocidad; España vivió una caída cruel, dolorosa, que casi terminó con un claro 2-0 cuando Derdiyok le dobló la cintura a Piqué y Puyol pero mandó su disparo directo al poste. La Furia Roja perdió en su debut, poniendo en duda las esperanzas de su afición

EL ARBITRAJE

Howard Webb. Bien, sin problemas, Suiza trató de matar el juego con demasiadas faltas y por ello el Silbante no los perdonó y les mostró cuatro cartones amarillos.

Su gran error radicaría en que el gol de Suiza es un fuera de lugar; la juagada es sumamente apretada y se aprecia sólo en televisión debido a la velocidad con la que esta se realiza. Cuando Derdiyok trata de puntear el balón le rebota a Casillas, después le pega a Piqué y el esférico termina rebotando en Fernandes, quien se la acomoda para terminar la jugada pero cuando esto sucede sólo hay un jugador de España, Capdevila, entre la línea de meta y el balón; la regla marca que debe haber dos jugadores detrás de la redonda.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×