Argentina 3-1 México... El Tri regresa a casa... sin hacer historia

Para que la Selección Mexicana haga historia en una Copa del Mundo realizada en tierra ajena habrá que esperar otros cuatro años más. Porque al menos en Sudáfrica 2010 el Tri simplemente escribió...
Para que la Selección Mexicana haga historia en una Copa del Mundo realizada en tierra ajena habrá que esperar otros cuatro años más. Porque al menos en Sudáfrica 2010 el Tri simplemente escribió un capítulo más del cuento que parece nunca acabar.
 Para que la Selección Mexicana haga historia en una Copa del Mundo realizada en tierra ajena habrá que esperar otros cuatro años más. Porque al menos en Sudáfrica 2010 el Tri simplemente escribió un capítulo más del cuento que parece nunca acabar.
Soccer City Stadium, ante 84 mil 377 aficionados -
  • El primer gol cayó en fuera de lugar
  • Nuevamente el Tri no alcanzó a jugar el quinto partido
  • Argentina y Alemania jugarán los Cuartos de Final

Para que la Selección Mexicana haga historia en una Copa del Mundo realizada en tierra ajena habrá que esperar otros cuatro años más. Porque al menos en Sudáfrica 2010 el Tri simplemente escribió un capítulo más del cuento que parece nunca acabar, ser eliminado en los Octavos de Final.

El antagonista fue el mismo que hace cuatro años, Argentina, que a diferencia de Alemania 2006, ahora aprovechó a la perfección los errores mexicanos así como los arbitrales, y sacó ventaja de forma impecable de las virtudes propias; las individualidades que lo llevaron a derrotar al Tricolor 3-0.

Si en el Mundial anterior México quedó eliminado con un asombroso gol de Maxi Rodríguez en tiempos extras, ahora lo hizo con dos asombrosos errores, el del árbitro italiano Roberto Rosetti y el del defensa mexicano Ricardo Osorio, mismo jugador que por cierto erró hace cinco años el tiro penal en las Semifinales de la Copa Confederaciones, justamente ante Argentina.

El representativo mexicano se regresa a casa con una maleta de alegrías prácticamente vacía, con un sólo partido ganado de cuatro disputados y únicamente con cuatro goles anotados. Pero eso sí, con los tragos amargos de haber tenido cuatro directores técnicos en el mismo número de años, uno de ellos por cierto, Hugo Sánchez, quien miró desde la tribuna de prensa la eliminación de la Selección Mexicana.

Si de por sí es desagradable perder, seguramente lo será aún más cuando se murió de nada, porque la Albiceleste no fue el rival más complejo para el Tri aún con Lionel Messi en la cancha y quien por cierto, sigue sin marcar en la Copa del Mundo.

Una vez más no habrá quinto partido para México, ése lo jugarán Argentina y Alemania en los Cuartos de Final.

EL PARTIDO

Para superar a Argentina Javier Aguirre usó de todo, hasta el factor psicológico que pudo representar el alinear a Adolfo Bautista, un jugador que aunque no tuvo participación en la Fase de Grupos, hoy alineó porque hace cinco años en la Copa Libertadores hizo ver su suerte a Bocar Juniors. Caso similar al de Andrés Guardado, quien en el Mundial pasado fue de los jugadores más destacados en el último cotejo entre el Tri y la Albiceleste.

Fueron demasiadas las modificaciones tácticas que el "Vasco" ordenó para este duelo, pero en ellas no radicó la derrota. De hecho, aparentemente todas funcionaron, regresar a Efraín a la lateral derecha, jugar con "Chícharo" en lugar de Guille… hasta que llegó el error arbitral que le echó a perder el juego.

México arrancó jugando con un parado que sorprendió a Maradona, quien incluso mandó a calentar a su banca cuando sólo se habían jugado 15 minutos. En ese tiempo el cuadro azteca generó tres jugadas de gol, una de ellas que pegó en el poste gracias a un potente disparo de Salcido.

Pero cuando todo era esperanza, llegó un error arbitral impresionante. El Asistente 2, Stefano Ayroldi, no levantó su bandera para sancionar que Carlos Tevez estaba al menos un metro adelantado antes de meter un gol de cabeza a pase de Messi.

Tanto el central Roberto Rosetti como Ayroldi evidenciaron su garrafal error cuando ambos se quedaron mirando cómo en la pantalla del Soccer City se retransmitía la jugada donde aparecía el "Apache" rematando de cabeza solo frente a Óscar Pérez.

En medio del evidente desconcierto mexicano, llegó el segundo error, tan asombroso como el primero. Ricardo Osorio, aquel jugador que falló el último penal con que el México quedó eliminado de la Copa Confederaciones en 2005 ante Argentina, le entregó el balón a Gonzalo Higuaín, en una jugada donde ni siquiera había quién lo presionara.

La impotencia llegó a tal grado que mientras ambos equipos se dirigían al vestidor al medio tiempo, Cuauhtémoc Blanco se encaró con Heinze, con quien ya había tenido un intercambio de palabras cuando el argentino cobraba un saque de banda.

Para que México volviera a hilar al menos cinco pases, tuvieron que esperar hasta la segunda mitad, porque antes cayó el tercer balde de agua fría, un golazo de Carlos Tevez quien disparo desde fuera del área.

Eso sí, a quienes prácticamente nunca se les logró recuperar futbolística pero sobre todo psicológicamente fue a Osorio y Márquez, éste último que por cierto no tuvo un preciso inicio de partido.

Pese al abultado marcador, Maradona cuidó su resultado, sacó del terreno a Tevez para meter a la "Bruja" Verón y justo después cayó el único gol mexicano. Fue Javier Hernández quien recibió un balón de espaldas a la portería y sin dejar que la marca lo agobiara, se volteó para fusilar a Sergio Romero.

En los último 20 minutos, el Tri volvió por fin a tener la posesión de balón y la rotación del mismo, pero ya era demasiado tarde.

La última escena que se vio del "Vasco" Aguirre antes de ingresar al túnel fue cuando se aproximó al Árbitro Central para decirle algo muy de cerca, casi pegado en su rostro. Independientemente de lo que le haya dicho, la falla arbitral fue la primera piedra de las tres que le impidieron a México hacer historia y alcanzar el ansiado quinto partido en un Mundial organizado fuera de casa.

EL ARBITRAJE

Pésimo del italiano Roberto Rosetti, quien además de la falla de su Asistente 2, Stefano Ayroldi, que se reflejó directo en el marcador, evidenció el error cuando se quedó mirando la jugada en las pantallas del estadio. Debió sancionar a Gerardo Torrado al 10', cuando cometió una fuerte falta sobre Lionel Messi.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×