Alemania 0-1 España… 'Tarzán' es el pulpo que pone a España en una Final inédita

En un partido muy interesante y bien jugado, España venció 0-1 a Alemania con gol del "Tarzán" Puyol, y clasificó por primera vez en su historia a la Final de una Copa del Mundo, en donde...
En un partido muy interesante y bien jugado, España venció 0-1 a Alemania con gol del "Tarzán" Puyol, y clasificó por primera vez en su historia a la Final de una Copa del Mundo, en donde enfrentará a Holanda.
 En un partido muy interesante y bien jugado, España venció 0-1 a Alemania con gol del "Tarzán" Puyol, y clasificó por primera vez en su historia a la Final de una Copa del Mundo, en donde enfrentará a Holanda.
Estadio de Durban, Sudáfrica ante 60 mil 960... -
  • Este irreverente Mundial dejará un nuevo Campeón del Mundo
  • Puyol con salvaje cabezazo, cumplió las profecías del pulpo Paul

En un partido muy interesante y bien jugado, España venció 0-1 a Alemania con gol del "Tarzán" Puyol y clasificó por primera vez en su historia a la Final de una Copa del Mundo, en donde enfrentará a Holanda. La Furia Roja encontró premio a su dominio territorial en el primer tiempo, pero sobre todo a su osadía de revolucionar el juego en el complemento, convirtiendo lo que parecía una lucha de vencidas, en una batalla a mano limpia. Así, este Mundial irreverente tendrá una Final inédita y dejará como Campeón a un equipo que nunca lo ha sido en su historia. En esta noche, el pulpo adivino que ha encantado al mundo acertó de nuevo, pero más bien el de los tentáculos y la bravura fue Carles Puyol que con un testarazo implacable, definió un cotejo parejísimo.

EL PARTIDO

Alemania se paró con un 4-4-2 que sin dejar de tener su clásico orden, que se aderezó con una rápida transición con la pelota para formar en un parpadeo un 4-3-3 que buscaba atacar con velocidad y amplitud. El lugar del suspendido Müller lo ocupó Trochowski.

España se plantó con su 4-4-2 de origen pero con esa elasticidad que los llevó a un 3-4-3, o a formar dos líneas de presión en el medio campo con dos y tres hombres, para sustentar su estilo de juego que se alimenta de toque de balón y elaboración de jugada, pues hubo un trabajo constante de correteo por parte de los delanteros y un achique de la defensa, que casi siempre acaba ahogando al rival. Ahora, en lugar del "Niño" Torres, apareció Pedro, partiendo como extremo izquierdo pero intercambiando banda con Iniesta constantemente.

El conjunto ibérico estableció condiciones en el medio campo desde un inicio. Con dos líneas y un achique progresivo que envolvían al rival, La Furia se hizo de la pelota y prácticamente evitó que Alemania pasara el medio campo en los primeros 10 ó 12 minutos. En medio de eso, al 6', el primer alarido lo provocó un gran pase filtrado de Pedro hacia David Villa que si bien alcanzó a puntear el esférico en el área, lo hizo ya con el portero encima, estrellándole la pelota.

La solidez del cuadro germano no dejaba que ese dominio ibérico se convirtiera en exagerada presión, pero con todo y eso, la más grande del primer tiempo la generó Iniesta con un gran centro desde la derecha en jugada preparada, y la desperdició Puyol que voló su cabezazo frente al arco y sin necesidad de saltar al 13'... quién diría que 59 minutos después, una jugada similar sería lo que definiría este duelo.

Poco a poco Alemania se fue asentando mejor en el terreno de juego. Aceptaron que no había mucho que hacer para evitar el tiqui-tiqui del rival y comenzaron a trabajar para aprovechar al máximo los pocos segundos que les prestaran la bola. La primera más o menos seria de los de blanco fue de Klose al 22' y aunque no la terminó, sí le pisó la pelota a Piqué en el área y de no ser por el buen recorrido de Puyol, hubiera quedado franco ante el arco.

Ahí se instaló el partido, una tremenda batalla en el medio campo en un entramado interesante, apasionante incluso, pero con pocas puertas de salida. Una de ellas por poco se abrió justo antes del descanso cuando Özil se le metió por en medio a los dos centrales y cuando había logrado sacarle un paso a su marcador y parecía enfilar hacia el portero, acabó trompicándose (o tirándose) en la media luna.

En la segunda parte, La Furia Roja decidió acelerar el juego. La llave fue poner la pelota en los linderos del área y disparar antes de intentar paredes o filtrar algún pase. Tras un desborde de Pedro, Xabi Alonso disparó más chueco de lo que debería pero inició la revolución; luego el mismo Alonso le pegó dos minutos después tras un toquecito de Xavi, ahora de zurda y con un mejor contacto, pero igualmente a un metro del arco. Al 54', David Villa siguió la tendencia, estaban intentando, faltaba encontrar el arco.

En la siguiente lo hallaron, en una jugada mucho más elaborada y con mayor tensión dramática, Pedro le pegó ahora sí al arco y el portero Neuer rechazó apenitas. El rebote le permitió a Iniesta colarse con potencia explosiva hasta la línea de fondo y desde ahí sacar un centro raso y potente que se paseó a milímetros de constructores y destructores, negándose a aceptar sus ruegos y sólo olfateando las redes con desprecio. España había encontrado una fisura en la sólida Alemania y la estaba explotando. Los jugadores se estaban colando entre los contenciones y los centrales, desestabilizando con toques rápidos y provocando que las bandas quedaran con espacios. De repente, Podolski estaba más preocupado por marcar a Ramos que acababa casi como extremo, que por tomar la pelota e imaginar algo hacia el frente. Lo que había sido una lucha de vencidas, ahora se convertía en una riña a puño limpio, de das y doy, de ver quién caía primero. Y es que Alemania, tal como había dicho, aprovechó esos ataques para ellos convertirse en peligrosos. De la nada armaron un rapidísimo desdoble en el que Podolski recibió, centró por la izquierda y el recién ingresado Kroos prendió el esférico de aire al 69', obligando a Casillas a una atajada firme y tras un gran recorrido en su arco. Al fin cayó el gol. España, el responsable de todo este acelere, consiguió tirar por primera vez al enemigo. Y fue el "Tarzán" Puyol que como colgado de una liana llegó encarrerado en un cÓrner y prendió el centro de Xavi con salvajismo, suspendiéndose en el aire y fusilando al portero Neuer para el 1-0 al 73'. Fue casi un pénalti con la cabeza por la potencia que le puso al esférico.

Y en la batalla salieron los cuchillos, matar o morir. Alemania se fue al frente con todo, sus centrales estaban adelante del medio campo y España tenía el contragolpe a su merced con 50 metros de campo abierto. De un lado los centros alemanes ponían de uñas al público español pero sucumbían ante un excelente comportamiento de los centrales rojos. Del otro extremo, Villa, Pedro (la más clara) y luego Torres y David Silva, quedaban a un pensamiento menos de matar el encuentro.

Como agua se fueron los últimos 15 minutos que no cambiaron nada. España logró así clasificar por primera vez a una Final que dejará un nuevo campeón en la Copa del Mundo, en tanto que esta Selección Alemana vuelve a quedar en Semifinales igual que el Mundial anterior y cayó nuevamente ante los ibéricos, que hace dos años le ganaron la FInal de la Eurocopa.

ARBITRAJE Bueno aunque no inmaculado del húngaro Viktor Kassai. En general anduvo bien, pero por ahí hubo errores en un par de fuera de juego y queda la duda en una acción en la que Podolski parecía faulear a Sergio Ramos al 62’ cuando iba a fusilar en el área.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×