El Brasil de Dunga, favorito con la receta de 1994

Brasil se presenta en Sudáfrica de nuevo como favorito, acreditado por sus cinco títulos mundiales y este año con la receta de 1994 que le sirvió a Dunga, el actual Seleccionador, para proclamarse...
 Brasil se presenta en Sudáfrica de nuevo como favorito, acreditado por sus cinco títulos mundiales y este año con la receta de 1994 que le sirvió a Dunga, el actual Seleccionador, para proclamarse Campeón en Estados Unidos.  (Foto: Notimex)
Río de Janeiro, Brasil. (Reuters) -
  • Jugará con una defensiva firme y sin grandes concesiones al juego bonito

Brasil se presenta en Sudáfrica de nuevo como favorito, acreditado por sus cinco títulos mundiales y este año con la receta de 1994 que le sirvió a Dunga, el actual Seleccionador, para proclamarse Campeón en Estados Unidos cuando era el Capitán de la 'canarinha'. Este entrenador novato lideró en el Mundial de Estados Unidos un Brasil ríspido, firme en defensa y sin muchas concesiones al juego bonito, una combinación que funcionó en aquella cita y que los Pentacampeones van a volver a utilizar en tierras africanas. Desde que Dunga asumió el cargo de Seleccionador en 2006, el engranaje de este Brasil industrioso ha funcionado cada vez mejor, lo que se demostró en el triunfo en la Copa América de Venezuela de 2007, en la Copa Confederaciones del año pasado y en las eliminatorias del Mundial. Brasil demostró su poderío terminando como primero en Suramérica, con nueve victorias, siete empates y dos derrotas, un balance que sin embargo, dejó claroscuros por el juego gris de algunos partidos y por los empates 0-0 que cedió en casa ante Venezuela, Colombia y Bolivia. Si los brasileños sufrieron dificultades para superar a equipos que se cierran atrás, también demostraron que son letales al contraataque y eficientes tanto en la zaga como en el centro del campo. Quizá por primera vez en su historia, la formación brasileña destaca más por su consistencia, tenacidad y orden defensivo que por la brillantez de sus delanteros. De hecho, Dunga optó por dejar fuera de su convocatoria a hombres habilidosos o de técnica depurada como Alexandre Pato, Ronaldinho, Adriano o Diego, para favorecer a otros que han demostrado entrega, compromiso, respeto y carácter guerrero, valores que él considera que se estaban perdiendo en la selección en los últimos tiempos. Así pues, la tarea de hacer goles corresponderá a los arietes Luis Fabiano, Robinho, Nilmar y Grafite, acompañados por supuesto por Kaká, estrella del equipo y único centrocampista netamente ofensivo del equipo. El mejor jugador del mundo en 2007 todavía deja dudas por su estado de forma debido a sus reiteradas lesiones que le llevaron a perderse un tercio de la temporada con el Real Madrid y que han afectado en parte a su preparación para el Mundial. Aparte de estos, Dunga cuenta en el banquillo con jugadores versátiles como Ramires y Daniel Alves, que tiene opciones de jugar como extremo, puesto que el lateral derecho es propiedad de Maicon. También destaca la pareja de zagueros formada por Lucio y Juan, que juegan juntos desde hace cuatro años y son toda una garantía para la meta de Julio César, uno de los mejores porteros del mundo. El medio centro Gilberto Silva, veterano que ganó el Mundial de 2002, y los centrocampistas defensivos Elano y Felipe Melo completan un conjunto rocoso, que apenas comete errores. El grupo además está muy compenetrado, puesto que en los últimos años Dunga ha introducido los cambios con cuentagotas para no afectar al funcionamiento de la maquinaria brasileña, que cada vez se muestra mejor calibrada conforme se acerca el Mundial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×