Tri inició proceso 'enchilado' y sin gol

El cuadro dirgido por Miguel Herrera inició el ciclo mundialista hacia Rusia 2018 con un empate sin goles frente a Chile, que jugó con todas sus figuras.
Estadio Levi's de Santa Clara, California -
  • La Selección Nacional viajará este domingo a Denver para enfrentar el martes a Bolivia
  • El ‘Piojo’ debutó a Herrera Equihua y Alanís, solventes frente a Alexis y Vidal

Entre el plantel estelar de la Copa del Mundo y el decente que presentó la Selección Mexicana esta noche, la gran diferencia fueron los “madrileños” ausentes: Javier Hernández y Raúl Jiménez. Superior a Chile, el Tricolor tuvo pero no pudo. Un partido que debió ser de 3-0, terminó en empate sin goles por los yerros en el toque decisivo. El cuadro de Miguel Herrera inició así el ciclo mundialista hacia Rusia 2018, contra un rival poderoso, el de Alexis Sánchez (Arsenal), Arturo Vidal (Juventus) y Claudio Bravo (Barcelona). Y no lo hizo mal. Todo lo contrario, a pesar de que enfrentó a un equipo-espejo, México fue más conjunto pero nunca capaz de redondear la pinza.

Con ninguna otra Selección como la chilena guardará tantas semejanzas el Tri: el carácter latino, la formación con cinco al fondo, el antecedente doloroso de la eliminación en Brasil 2014, cuando para ambas la clasificación estaba a la mano.

Todas esas similitudes saltaron a la vista en la cancha californiana. Lo que hacían los chilenos encontraba respuesta inmediata mexicana. O viceversa.

El Tri arrancó como torbellino y coordinado, sin prestar casi la pelota. Pero pronto el cuadro sudamericano sacó el sello: convertido en Ejército de soldados veloces, los andinos presionaron la salida a la Selección Mexicana para quitarle protagonismo.

Los centrales de La Roja casi pisaban la media cancha en las salidas del Tri y si el primer aviso fue un disparo cruzado de Alexis o un cabezazo de Vidal que espectacular desvió Guillermo Ochoa, los mexicanos respondían con llegadas en las que Oribe Peralta se quedaba un instante atrás.

Si Mauricio Isla desperdiciaba un zurdazo casi de gol, Giovani dos Santos abanicaba de inmediato en el área chica de enfrente.

Así terminó el primer tiempo, en el que destacó la solvencia de la zaga novedosa, con Oswaldo Alanís y Miguel Herrera Equihua como escoltas del “Maza” Rodríguez, línea aún más joven en el complemento por el ingreso de Hugo Ayala.

El espejo comenzó a distorsionarse en el complemento, cuando Giovani y Javier Orozco volaron remates solos frente al portero y los andinos perdían gas. En ambas jugadas, los atacantes parecieron ver enfrente no sólo al portero de Chile sino también al del Barcelona.

Dos Santos recibió un gran pase del Capitán Andrés Guardado pero tiro y se dolió de la pierna, tras lo que salió de inmediato, al 64’. Su relevo fue el “Chuletita”, quien remató a las nubes su primera pelota, a pase de Oribe.

Orozco todavía contó con una similar a 10 minutos del final, pero no hizo más que disparar a las manos de Bravo. A esas alturas, Guardado ya se había acalambrado y el “Piojo” implementado seis cambios.

Todo quedó ahí, en una demostración sólida pero incompleta del Tri, tal como su plantel, en el que como nunca se extrañaron camisetas con los nombres “Chicharito” y Jiménez, no llamados en esta ocasión, el primero porque al momento de la convocatoria aún no fichaba por el Real Madrid y el segundo para permitirle su adaptación al Atlético de la misma ciudad.

No te pierdas