Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Martín del Palacio

Naturalizados, no se trata de sí, sino de quién

Jueves 11 de Julio del 2013



Imaginen el siguiente escenario. Ustedes son jugadores de futbol. Han pasado la mayor parte de su carrera en el extranjero, en un país donde se han convertido en ídolos, por lo menos de la afición de sus equipos. Al haberse ido más o menos jóvenes, no son realmente valorados en su tierra de origen, sueñan con vestir la camiseta de su selección, pero cada vez se ve más difícil. De pronto, ya pasados los treinta, les surge la opción de ir a un Mundial, pero con la selección de su país adoptivo. ¿Aceptarían?

La verdad es que no se me ocurre nadie que dijera que no, por “patriotismo” o “amor a la tierra”. ¡Es un Mundial! Quien sea aficionado al futbol, y haya querido jugar profesionalmente (casi todos), sabe lo que eso representa. Entrar en el terreno de juego con el himno de FIFA, alinearse con sus compañeros, saltar a la cancha. Sinceramente, con todo lo orgulloso que estoy de ser mexicano, si se me cerraran las puertas del Tri, no me importaría que fuera con Tahití o Uganda. Mis prioridades serían, 1.- jugarlo con México, 2.- hacerlo con quien sea.

Varias veces he externado mi postura sobre los naturalizados. El argumento no tiene mucha discusión. Si la Constitución los acepta como mexicanos, y cualquier mexicano puede ser convocado el Tri, no hay nada que se pueda hacer, aunque, en algunos casos, nos parezca incómodo o poco ético. A final de cuentas, en un mundo donde las fronteras son cada vez más tenues, las selecciones son uno de los pocos símbolos que quedan de los estados-nación en el Siglo XXI. Es lógico entonces que nos aferremos a ellas como signo de identidad.

Así, entiendo –sin compartir- la postura de quienes están en contra, pero con la mala noticia de que nada se puede hacer, sobre todo en situaciones de crisis, como la actual. Malos momentos requieren medidas extremas, así que es lógico que Chepo de la Torre trate de encontrar soluciones, por más polémicas e impopulares que resulten. A final de cuentas, la crítica es tan fuerte que, un poco más o menos, no va a cambiar gran cosa.

Así, el debate que se impone no es si deberían ir o no, sino qué tanto puede aportar al Tricolor este nuevo grupo de connacionales por adopción. Antes de empezar, hay que dejar algo claro. Como cualquier otro, para ir al Tri tienen que estar entre los 23 (o 18) mejores jugadores del país, no “demostrar ser muy superiores a los mexicanos por nacimiento en sus puestos”.

El que parece estar más cerca de vestirse de verde es Cristian Giménez. El “Chaco” ha sido uno de los mejores extranjeros que ha jugado en la Liga MX en los últimos años. ¿Tiene nivel para ocupar un puesto en el Tri? Para saberlo, comparémoslo con quienes están en su puesto, que sería el de segundo punta detrás de Chicharito.

El titular, en este momento, es Giovani dos Santos, que viene de una gran temporada en España y una buena Confederaciones. Podría argumentarse entonces que merece estar por encima del nacido en Argentina, aunque también que, al tener características distintas, podrían ser complementarios si el ahora jugador del Villarreal se mueve a la banda derecha. El suplente de Gio es Ángel Reyna, y aquí sí vale más la comparación. En los últimos cuatro torneos, el aún jugador de Monterrey ha disputado 63 partidos, marcado 13 goles y dado 8 asistencias, mientras que el cruzazulino ha jugado 64 encuentros, anotado en 17 ocasiones y puesto 11 pases para gol.

Cifras similares, aunque para ponerlas aún más en perspectiva, metamos a un tercero en discordia. Lucas Lobos recibió también su carta de naturalización. Fundamental para Tigres en estos años, ocupa el mismo puesto que los antes mencionados. ¿Sus números? 62 partidos jugados, 30 goles anotados, 8 pases para gol.

Si se hiciera un ranking sólo por números, está claro que el jugador felino quedaría en primer lugar con el celeste como segundo y el pachuco-regio detrás de ellos. La pregunta entonces que se impone es: si se deja fuera la polémica por su lugar de origen, como mexicanos que son, ¿merecerían Lobos y Chaco un puesto entre los convocados? Las estadísticas, por lo menos, parecen indicar que sí.

La otra opción juega en otra posición, quizá incluso más importante para el Tri. Lucas Silva se ha consolidado como uno de los mediocampistas más dinámicos en la liga mexicana. El brasileño suele jugar por derecha, pero también lo podría hacer como box-to-box, una posición que le urge a la selección, aunque bien podría decirse que Héctor Herrera tiene un nivel y un corte similar, y aun así Chepo de la Torre se ha negado a utilizarlo en beneficio de jugadores de perfil más defensivo como Zavala, Torrado o Salcido.

En resumen, dada la situación en la que se encuentra Chepo de la Torre y el Tri en general, no hay que preguntarse si utilizará a los naturalizados, sino más bien quiénes serán. Y, en principio, por lo menos en lo que a estadísticas se refiere, nadie debería sorprenderse si Lobos y Chaco Giménez aparecen en la convocatoria de septiembre, aunque, para ser sinceros, esta polémica ni siquiera existiría si quien acudiera al llamado fuera nuestro mejor jugador en la posición, Carlos Vela.

Como siempre, espero sus comentarios en el mail de arriba, la sección de abajo y en www.twitter.com/martindelp

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios

Partidos en Vivo (-)
...

Cargando los partidos,

por favor espera