Galván lamentó su ausencia del Mundial Sub-17

No lo hizo en persona, pero a final de cuentas, el delantero Martín Galván terminó ofreciendo disculpas por la indisciplina que lo marginó del Mundial Sub-17 de Nigeria 2009.
No lo hizo en persona, pero a final de cuentas, el delantero Martín Galván terminó ofreciendo disculpas por la indisciplina que lo marginó del Mundial Sub-17 de Nigeria 2009.
 No lo hizo en persona, pero a final de cuentas, el delantero Martín Galván terminó ofreciendo disculpas por la indisciplina que lo marginó del Mundial Sub-17 de Nigeria 2009.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • "Voy a trabajar más duro y mejorar en lo disciplinario. Esto ténganlo por seguro"

No lo hizo en persona, pero a final de cuentas, el delantero Martín Galván terminó ofreciendo disculpas por la indisciplina que lo marginó del Mundial Sub-17 de Nigeria 2009. Mediante un comunicado, Martín reconoció haber cometido un acto de indisciplina y acatar sin problema alguno la sanción que le impuso la Comisión de Selecciones Nacionales de no ir al Mundial de su categoría. "Ofrezco una disculpa sincera y sentida por lo sucedido hace unas semanas durante una concentración de la Selección. Cometí una indisciplina, la cual ameritó un castigo ejemplar. Acato la decisión tomada por las autoridades de separarme del plantel, a pesar de que era una gran ilusión para mí poder representar los colores nacionales en esta justa mundial, para la cual me preparé a conciencia. Entiendo la decisión, ya que el bienestar y la integración del grupo deben prevalecer sobre los intereses individuales. Sólo de esta forma se logra la obtención de las metas conjuntas. De este error, del cual estoy muy apenado, he aprendido que debo seguir preparándome a conciencia, como lo he hecho hasta ahora, para ayudar a mi club y para ganarme nuevamente la confianza del Cuerpo Técnico y ser llamado otra vez a la Selección Mexicana. Voy a trabajar más duro y mejorar en lo disciplinario. Esto ténganlo por seguro. Esta lamentable experiencia no se volverá a repetir por el respeto que le debo, primero a mi equipo y, si vuelvo a ser considerado para una Selección, a México y a todos los millones de aficionados que tienen puestas sus esperanzas en esta generación de jóvenes. La responsabilidad de portar la camiseta verde es un honor que es sueño de muchos y que pocos podemos alcanzar. Llevarla exige un comportamiento intachable, tanto dentro, como fuera de la cancha. Así lo he aprendido de esta forma dolorosa y triste para mí y para mi familia. Mi compromiso es con todos ustedes. Asumo el castigo y le deseo a mis compañeros y a México que este Mundial sea todo lo exitoso que deseamos". El jugador, quien fue sancionado por un acto de indisciplina durante una concentración la semana pasada en Columbus, Ohio, recibirá ayuda sicológica por parte del club Cruz Azul, según informó la Directiva del equipo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×