El Santo Niño de los Milagros, eternamente fiel al Tri

En Tacuba, viejo barrio de la Ciudad de México, en la Iglesia de San Gabriel Arcángel, al párroco José Reyes se le ocurrió vestir a un Niño Dios con el uniforme de la Selección Mexicana porque...
En Tacuba, viejo barrio de la Ciudad de México, en la Iglesia de San Gabriel Arcángel, al párroco José Reyes se le ocurrió vestir a un Niño Dios con el uniforme de la Selección Mexicana porque también es válido pedir ayuda divina por el Tricolor.
 En Tacuba, viejo barrio de la Ciudad de México, en la Iglesia de San Gabriel Arcángel, al párroco José Reyes se le ocurrió vestir a un Niño Dios con el uniforme de la Selección Mexicana porque también es válido pedir ayuda divina por el Tricolor.
Ciudad de México -
  • Está en una iglesia de Tacuba, en el Distrito Federal
  • Cientos de fieles lo idolatran y le piden por el Tri

Dicen que infancia es destino; justo desde niños es cuando la pasión por el futbol comienza, cuando se sigue a un equipo, de ahí hasta la muerte; cuando se disputan batallas épicas en el parque o en la calle contra los amigos, que ya cuando se ha crecido, no son las mismas; justo cuando se es niño es cuando más fe se tiene por los colores que se decidió escoger.

Quizá por lo anterior, en Tacuba, viejo barrio de la Ciudad de México, en la Iglesia de San Gabriel Arcángel, al párroco José Reyes se le ocurrió vestir a un Niño Dios con el uniforme de la Selección Mexicana porque también es válido pedir ayuda divina por el Tricolor.

Se dice que en 1970 el sacerdote José Reyes llegó a dicho templo y vio que no había Niño Dios, por lo tanto, le pidió a un escultor que realizara la figura del Santo Niño de los Milagros y desde entonces los habitantes del barrio comenzaron a llevarle juguetes y balones de futbol.

Pero hay dos versiones sobre la fecha en que comenzaron a vestir al Santo Niño de los Milagros con el uniforme del Tricolor; según gente asidua a dicha iglesia, entre ellos el personal administrativo, pudo haber sido en 1986, cuando México albergó el Mundial de Futbol por segunda vez en su historia, cuando la figura fue ataviada con la playera verde.

La otra versión es que fue justo en 1994, cuando México participó en la Copa del Mundo en Estados Unidos, pero lo que es cierto es que en los últimos años, este Niño Dios ha sido un símbolo de la Ciudad de México y de su futbol, así como de la fe que los habitantes le tienen a la figura y el amor al Tricolor.

Para el juego ante Francia que México disputará este jueves 17 de junio en Sudáfrica, el Santo Niño ya está ataviado con la playera verde del Tri, ya que justo una semana antes, cuando fue la inauguración tenía el uniforme negro que tanta sensación ha causado en la población y que incluso está agotado.

Debajo del altar donde el Niño está colocado al interior de la Iglesia, hay un espacio con decenas de juguetes que los feligreses le han llevado y en la parte posterior hay un oso de peluche.

Según personal de la parroquia, las fechas donde más regalos recibe el Santo Niño son en diciembre cuando se conmemora su nacimiento, así como el Día del Niño, que en México se celebra el 30 de abril, pero también cada cuatro años en plena fiebre mundialista, esta figura es mayormente idolatrada.

El jueves ante Francia, México disputará un partido decisivo, que marcará para bien o para mal, su futuro en el Mundial 2010; los seleccionados trabajan a diario para hacer un buen papel dentro del campo, pero nunca está de más implorar por la ayuda divina, como en la inauguración ante Sudáfrica, donde en el último minuto un “milagroso poste” salvó al Tri de la derrota: ¿habrá tenido que ver el Santo Niño de los Milagros con ello?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×