El 'Volcán', casa de México en un Mundial, 25 años después

Era el domingo 22 de junio de 1986, la afición al futbol en México despertaba con rostro cabizbajo, y con justa razón. Su interés por el Mundial FIFA no desparecía, pero sí se percibía un ambiente...
Era el domingo 22 de junio de 1986, la afición al futbol en México despertaba con rostro cabizbajo, y con justa razón. Su interés por el Mundial FIFA no desparecía, pero sí se percibía un ambiente en el que abundaba la frustración.
 Era el domingo 22 de junio de 1986, la afición al futbol en México despertaba con rostro cabizbajo, y con justa razón. Su interés por el Mundial FIFA no desparecía, pero sí se percibía un ambiente en el que abundaba la frustración.
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Espera el Universitario al Tri Sub-17
  • La última vez que el Tri albergó esta sede en un Mundial fue en México 86’

Era el domingo 22 de junio de 1986, la afición al futbol en México despertaba con rostro cabizbajo, y con justa razón. Su interés por el Mundial FIFA no desparecía, pero sí se percibía un ambiente en el que abundaba la frustración. Un día antes El Tri había sido eliminado en Cuartos de Final del máximo certamen a manos de Alemania, distinguida entonces como Alemania Federal.

Aquél memorable partido, que tuvo como sede el Estadio Universitario, marcó el fin de la era Tricolor en su último Mundial como anfitrión de selecciones mayores, y abrió un paréntesis de 25 años que se romperá este viernes, cuando nuevamente el “Volcán” sea sede de México en un evento de este nivel, ahora en la rama Sub-17.

El inmueble de la UANL, pletórico aquella tarde, fue testigo del fin de un sueño para la generación de los 80’s, cuando en tanda de penales el cuadro azteca cayó goleado 4-1 por el equipo teutón, que a la postre sería Subcampeón de la justa mundialista.

De aquella batalla han pasado 25 años, pero muchas historias siguen forjando los “hubieras” en la mente de muchos que lo vivieron.

Inolvidable el arbitraje del colombiano Jesús Díaz, que anuló un gol aparentemente válido al “Abuelo” Cruz, así como la lastimosa la lesión tempranera de Tomás Boy, que restó creación al cuadro de Velibor Milutinovic.

Otro factor del que se sigue lamentando fue la polémica expulsión de Javier Aguirre que emparejó la cifra de contendientes en el campo, y los calambres que invadieron a Hugo Sánchez en tiempo extra producto del esfuerzo. Y ni qué decir de las definiciones en la tanda de penales, que enterraron el sueño de todo un país.

México llegaba con una inmejorable oportunidad de ser Semifinalista por primera vez en un certamen de esta índole, tras haber sido líder invicto de su Grupo, y superar a Bulgaria en Cuartos de Final. El grito de “México, México2 fue constante a lo largo del cotejo, con un recinto impulsando a los de casa para llegar a la antesala de la Final.

La generación mexicana tenía enfrente a un cuadro lleno de figuras, dirigido por la leyenda alemana Franz Beckenbauer. Entre sus astros brillaban el portero Harald Schumacher, los defensas Lothar Mathäus y Andreas Brehme, y los atacantes Karl-Heinz Rummenigge, y Rudi Völler, entre otros.

El duelo fue ríspido, y se prolongó sin gol ni llegadas claras todo el primer tiempo. En el complemento México parecía encontrar el celestino de su causa, cuando Thomas Berthold fue expulsado por agredir a Fernando Quirarte, dejando al rival en inferioridad.

Bora se animó a buscar el frente, y mandó al campo a Francisco Javier Cruz, ídolo del momento del futbol mexicano. En su primer balón, el delantero del Monterrey se encontró un rebote en un tiro de esquina y lo anidó de media vuelta desatando la euforia en el lugar, pero la jugada fue anulada por un inexistente fuera de juego.

Ya Alemania jugaba sin su ariete Rummenigge, y se presagiaba el gol en un momento clave, que sin embargo no se capitalizó. El duelo llegó a los tiempos extra, y Javier Aguirre se hizo expulsar con un jalón infantil a Mathäus, en una jugada que parecía intrascendente y que dejó la batalla 10 contra 10.

Se agotó el reloj, y llegó la hora decisiva desde el manchón de castigo. La portería norte del inmueble fue la designada. Comenzó Alemania. Klaus Allofs engañó a Pablo Larios, y marcó el 1-0 de pierna zurda para poner nerviosismo en el lugar.

Manuel Negrete, figura moral del equipo, devolvió todo a la normalidad instantes después al convertir de zurda, engañando a Schumacher que se venció al lado derecho.

Andreas Brehme puso el 2-1 al centro, raso y con efecto… y comenzó la pesadilla. Quirarte, normalmente certero en sus cobros, esta vez ejecutó telegrafiado, a media altura, dejando el balón en la rodilla de Schumacher que paró el primero de la tarde.

Matthäus enfiló en su turno y no perdonó la oportunidad: puso el 3-1 con disparo abajo, al rincón, imposible para Larios que había adivinado.

Servín tenía la obligación de mantener a México en la pelea, pero su tiro fue el peor de todos, suave, al centro, sin intención, permitiendo que Schumacher se quedara con el balón sin necesidad de rechazarlo. El Tri agonizaba.

Todo estaba listo y Pierre Littbarski no perdonaría, cobrando con potencia, arriba, una auténtica fusilata a Larios, para escribir el 4-1 y eliminar a México de su fiesta.

La gente despidió entre aplausos a México, respetando el festejo de Alemania, que se fundió en abrazos por la hazaña de despedir al anfitrión.

Esta vez el “Volcán” volverá a vestirse de verde para recibir a México este viernes 24 de junio, en un partido de clase Mundial. Esta vez no será Alemania el rival en Cuartos de Final, sino Holanda, en duelo que cerrará la actividad en el Grupo A.

Ya el Mundial FIFA Sub-17 2011 tocó base en el “Volcán” con los encuentros de Jamaica, Francia, Japón y Argentina, pero ninguno ha causado sensación, registrando poca asistencia. Pero es sin duda el encuentro de México, cuadro que ya amarró su pase a la Segunda Fase, el que la gente quiere ver, y que marcará una buena entrada.

Dos décadas y media después se abrirá otra historia, que difícilmente enterrará el recuerdo de aquella tarde ante Alemania, pero que puede abrir un nuevo comienzo para el público regio y el equipo Tricolor en la cancha del “Volcán”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×