El título que cambió un país

La noche del 2 de octubre del 2005 en el Estadio Nacional de Lima, no solo fue un parteaguas en la historia del fútbol en México y en la formación de jugadores, sino también fue una noche que tuvo...
El título que cambió un país
Ciudad de México -
  • Jesús Ramírez destacó el cambió en la ideología del mexicano
  • El entrenador actualmente es Directivo de los Venados, equipo del Acenso MX

La noche del 2 de octubre del 2005 en el Estadio Nacional de Lima, no solo fue un parteaguas en la historia del fútbol en México y en la formación de jugadores, sino también fue una noche que tuvo un efecto social que ayudó a transformar la mentalidad y filosofía de los futbolistas y la sociedad en general.

Jesús Ramírez, Director Técnico del Tri Sub-17, que se coronó Campeón del Mundo en Perú, manifestó que aquel día ante la Selección de Brasil, la ideologíal de mexicano tuvo un cambio, que hasta hoy se puede ver reflejado, al menos en los éxitos que han tenido las Selecciones Juveniles a nivel internacional.

"Más allá del impacto deportivo creo que se generó un impacto social, donde el mexicano puede hacer cualquier cosa que se proponga siempre y cuando la trabaje.

"El ser Campeones del Mundo pareciera que no estaba en nuestro sistema, como que eso era para otros; para brasileños, para alemanes, para italianos... y como que era algo inalcanzable".

El estratega, quien tuvo formación en el banquillo con las Fuerzas Básicas de Boca Juniors en Argentina, señaló que hacía falta un logro de esa magnitud para que la mentalidad del futbolista evolucionara y empezara a creer en el éxito como una reacción al trabajo y no por azar o suerte.

"Yo aprendí que la mentalidad no tiene nacionalidad ni edades, la mentalidad está ahí para ser utilizada y erradicar de nuestra mente que la suerte es parte de esto.

"Es entender que todo lo que pasa por aquí puede ser posible. Y si quieres ser campeón tienes que pensar como campeón, tienes que actuar como un Campeón".

Las palabras que a 10 años lograron cambiar a todo un país, fueron bien adopatadas por un grupo de jóvenes que no las creía al inicio, pero poco a poco logró adoptarlas para hacerlas realidad.

"Tengo unas frases de Chucho muy grabadas. Siempre que llegábamos a la concentración nos decía que nosotros íbamos a ser los que cambiaran la historia del fútbol mexicano, a esa edad no te la crees, pero trabajas, mejoras, vas creyendo que ningún país es superior a ti", apuntó Pedro Valverde, jugador de aquel equipo que se coronó con un contundente 3-0 ante la Verdeamarela.

Chucho aseguró que la victoria de aquel 2 de octubre, sirvió además para "darnos cuenta" que el nivel y la calidad del futbolista mexicano no está alejada y es equiparable al de jugadores argentinos y brasileños.

"Yo por eso valoro mucho esto, porque para mí va más allá de un logro futbolístico, es una situación de cambio y de transformación que impactó fuertemente muchos chavos que en ese momento estaban viendo esa Final.

"Yo te puedo decir que si a Carlos Vela, a Giovani o Héctor Moreno les pones una camiseta de Boca y dijeran que son argentinos y brasileños, pensaríamos –que jugadorazos- pero son mexicanos. El mexicano también tiene cualidades, virtudes las cuales tienen que seguir siendo explotadas y pulidas".

Finalmente el estratega consideró que México se ha ganado un prestigio y un lugar en la élite del balompié juvenil, el cual se ha forjado con un "excelente" trabajo en las Fuerzas Básicas de los clubes.

"Creo que ya nos acostumbramos a ver triunfar a una Selección en la parte de las Menores. México se ha ganado un prestigio porque antes no te conocían y hoy vas a un torneo y ya dicen 'es México' porque ya se ganó esa credibilidad.

"México tiene que pensar en grande y en un futuro no muy lejano, por qué no vernos campeones del mundo en una selección profesional (Mayor)".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×