Aficionado pidió al Tri cobrar afrentas

Félix Martínez es un viejo aficionado al futbol, como todos alguna vez, soñó ser uno de los 11 titulares del Tricolor o del América, su equipo preferido, pero muy joven le dijeron que no tenía...
Félix Martínez es un viejo aficionado al futbol, como todos alguna vez, soñó ser uno de los 11 titulares del Tricolor o del América, su equipo preferido, pero muy joven le dijeron que no tenía cualidades y que mejor se dedicara a otra cosa.
 Félix Martínez es un viejo aficionado al futbol, como todos alguna vez, soñó ser uno de los 11 titulares del Tricolor o del América, su equipo preferido, pero muy joven le dijeron que no tenía cualidades y que mejor se dedicara a otra cosa.  (Foto: Héctor Cruz)
Ciudad de México -
  • "Estoy seguro que mi sentir es el de miles de personas, por eso vine"

Félix Martínez es un viejo aficionado al futbol, como todos alguna vez, soñó ser uno de los 11 titulares de la Selección Mexicana o del América, su equipo preferido, pero muy joven le dijeron que no tenía cualidades y que mejor se dedicara a otra cosa. A sus 58 años, no se pierde un sólo encuentro del Tri, ni de sus Águilas, sin embargo, reconoce que ambos equipos han venido a menos en los últimos años y asegura que ahora juegan más por dinero y por los patrocinadores que portan que por sus camisetas. Taxista de oficio, Don Félix se dio el tiempo esta tarde para ir a esperar al Tri en el Centro de Alto Rendimiento, ya que no acudiría al Estadio Azteca, pero sí quiso ir a dejarles un mensaje a los seleccionados nacionales. En dos cartulina y con marcador con los colores verde y rojo, Félix pidió al Tri cobrarse las afrentas y humillaciones que ha padecido ante Honduras y El Salvador, principalmente. "No es posible que hayan abucheado el Himno Nacional, ni nuestros lábaros patrios, la verdad al ver eso a mí me dolió mucho, y a cualquiera que sea mexicano  y lo vea y no sienta nada es que no tiene sangre en las venas", comentó. Félix esperó a que abrieran las puertas del Centro de Alto Rendimiento, se puso en el paso del autobús con sus cartulinas en la mano, y aunque difícilmente por la velocidad y distancia algún seleccionado, directivo o miembro del Cuerpo Técnico del Tri pudo haber alcanzado a leer los mensajes a los que seguramente les dedicó parte de su valioso tiempo laboral, ahí quedaron en las imágenes. "Vamos México, con coraje y huevos, ya hasta que nos humillen en nuestro Himno, deporte y persona, duro con ellos", decía la primer cartulina. "Duro con los apestosos de Honduras y los perros muertos de hambre de El Salvador, afición y jugador número 12", plasmó en la segunda cartulina. "Quizá soy sólo un aficionado, pero estoy seguro que mi sentir es el de miles de personas, por eso vine", dijo, mientras se arrancaba en su taxi detrás del autobús tricolor, quien fue escoltado por una patrulla y cuatro motocicletas de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, en su trayecto del CAR al Estadio Azteca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×