Fiestón en el Fan Fest del Zócalo

A miles de kilómetros de Polowane donde México jugó frente a Francia su segundo duelo de la Fase de Grupos, 75 mil aficionados aztecas se concentraron para vivir la pasión del futbol. El lugar...
A miles de kilómetros de Polowane donde México jugó frente a Francia su segundo duelo de la Fase de Grupos, 75 mil aficionados aztecas se concentraron para vivir la pasión del futbol. El lugar indicado fue el Zócalo capitalino.
 A miles de kilómetros de Polowane donde México jugó frente a Francia su segundo duelo de la Fase de Grupos, 75 mil aficionados aztecas se concentraron para vivir la pasión del futbol. El lugar indicado fue el Zócalo capitalino.  (Foto: Diana Pérez)
Ciudad de México -
  • En el Zócalo hubo 75 mil personas viendo al Tri
  • El dispositivo de seguridad involucró a mil 200 elemento

A miles de kilómetros de Polowane donde México jugó frente a Francia su segundo duelo de la Fase de Grupos, 75 mil aficionados aztecas se concentraron para vivir la pasión del futbol. El lugar indicado fue el Zócalo capitalino, en el marco del Fan Fest. Desde muy temprano se fue llenando la plancha del centro histórico, la mayoría de los asistentes llegaron ataviados con la playera verde del Tri o pintados de las caras con los colores nacionales, algunos otros con trajes típicos como el de los “chinelos” pues el folklore es algo que le sobra a los mexicanos. La misión de la afición era clara: había que enviar energía a la Selección para que ésta ganara su partido y buscara así su pase a Octavos de Final en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010. A ritmo de mariachi y tambores, el ambiente se fue calentando, la afición casi apachurrada, como queriendo buscar la forma de quitarse el frío, comenzó a vibrar cuando el Himno Nacional Mexicano sonó en las bocinas del Zócalo mientras en la pantalla se podía observar a la Selección entonando el canto patrio. La Rebel de los Pumas puso el ambiente, con el ¡México, México! Incitó al resto de la afición a cantar y disfrutar del juego. Entonces, la magia de la pasión del futbol trasportó a los asistentes hasta Polowane. Con las manos hacia el cielo y agitándolas, la afición grito el ya tradicional “Puto” cuando el arquero de Francia hacia un saque de meta o cuando cualquier jugador del equipo galo cobraba un saque de banda o esquina. El Zócalo se convirtió en un estadio de futbol. La locura se derramó cuando el  "Chicharito" metió el primero de la tarde y terminó por desbordarse cuando el Cuau metió el segundo por la vía penal; miles de papeles blanco, verde y rojo pintaron el cielo mientras la gente se abrazaba con quien pudiera, pues el chiste era festejar. El ambiente fue inmejorable, la afición se comportó a la altura y aunque se encendieron dos bengalas y se lanzaron botellas de plástico al medio tiempo, no hubo heridos, sólo 120 personas requirieron atención médica pero ninguno de gravedad. Los 75 mil mexicanos que asistieron al Fan Fest disfrutaron de una fiesta inolvidable, una fiesta que pone a trabajar a las autoridades del Gobierno Capitalino, pues se dieron cuenta que será necesario colocar más pantallas en la plancha del Zócalo para el duelo ante Uruguay, donde México definirá su pase a los Octavos de Final, ya que esperan una mayor afluencia, quizá una que rebase los 80 mil. La fiesta terminó en el Zócalo, pero como miles de aficionados emprendieron el camino rumbo al Ángel de la Independencia las autoridades decidieron incrementar el dispositivo de seguridad; también por ello se decidió no pasar la repetición de la victoria del Tri, pues lo mejor era que los capitalinos regresaran a sus casas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×