Mosqueteras aztecas, por primera vez en JO

Mosqueteras aztecas, por primera vez en JO
 Esgrimistas mexicanas  (Foto: Olga Trujillo)
  • El equipo de esgrimistas mexicanas participará en Río 2016
Ciudad de México -

Esta es la historia de cuatro mosqueteras mexicanas: firmaron una de las memorias en la historia de la mujer en el deporte al clasificar por primera ocasión como equipo en la categoría de sable a unos Juegos Olímpicos; el promedio de edad es de 22 años, todas son “unas leonas” detrás de la careta, aunque cada una tiene una personalidad distinta:

“Le ves la carita a Tania Arrayales y no le gusta hablar con los medios, no le interesa... pero es como la niña de aquel comercial de margarina primavera que tenía una dulce risita de entrada y cuando le acercabas el pan se transformaba, devoraba y volvía a ser tan tierna como al principio... hace lo mismo con sus rivales”, describe el presidente de la Federación de Esgrima, Jorge Castro, cuando se refiere a la sablista bajacaliforniana que acaba de ganar el lugar 16 en el Grand Prix de la disciplina en Rusia dejando atrás a la número nueve del mundo o a una seleccionada francesa por ejemplo: “no me asombra lo que hace, tiene 19 años, sino lo que va a hacer”.

El directivo, quien lleva casi diez años al frente de la institución y desde entonces se ha dedicado a buscar talento, formarlo y verlo crecer, conoce bien las personalidades de las pupilas e incluso les tiene la confianza para ponerles apodos: “la lechona, morticia, la pit bull. Son como mis hijas”, dice.

“A Paola Pliego por ejemplo, le gusta hablar con los medios y repite, lo disfruta”, cuenta de la queretana de 21 años que hace un mes ganó bronce en el torneo Satélite de Roma, en Italia, donde entrena. Mientras que Julieta Toledo, la más joven del equipo (18 años), es tan firme como su sable. “Te dice lo que es”, no por nada practican una disciplina que requiere de sangre fría… y piernas rápidas. Úrsula González, por ejemplo “es muy directa… a veces le preguntas ‘¿cómo dijiste eso?’ y ella te dice ‘¿qué?... me vale?”.

Con esa determinación, de hecho, Úrsula es la única del equipo que acude a los Juegos Olímpicos por segunda ocasión. En los Panamericanos de Guadalajara consiguió la plata. El destino se presenta de formas curiosas: “De pequeña me gustaba jugar mucho futbol, canicas, yoyo.

“También hice natación, ciclismo, triatlón, taekwondo, basquetbol, voleibol, fue raro cómo empecé con el esgrima. Estaba en triatlón y hacía pentatlón, un día fuimos a competir a un nacional a Yucatán (2005) y muchos de mis compañeros no íbamos a competir porque no sabíamos qué era el esgrima, nunca habíamos entrenado. Pero cuando ya había acabado mis pruebas, mi ex entrenador, Evaristo Ríos, me llevó a ver la prueba y en el calentamiento había alunas chicas practicando y vi cómo le hacían.

“Me gustó e insistí que podía participar en la prueba; no querían meterme porque yo nunca había agarrado una espada en mi vida… se consiguió que me inscribieran y pues nada, con solo ver cómo le hacían las chicas, competí, éramos como 23 más o menos y pues yo gané alrededor de 18 asaltos sin nunca haber agarrado una espada en mi vida. De regreso mi entrenador me dijo: ‘tú eres una espadachina’, me llevaron un entrenador y así empecé”.

Han pasado 11 años desde que eso sucedió. Úrsula al igual que Julieta Toledo y Tania Arrayales, entrena en Madrid, pues “siendo un deporte de combate necesitas tener mucho cambio de mano como se dice”, de acuerdo a Castro.

Pilar Roldán, la primera mujer esgrimista (florete) en ganar una medalla olímpica para México “fue por muchos años en Latinoamérica la única que había conseguido un logro semejante”, dice el presidente.

Madre de dos hijos, entrenaba mientras su esposo se encargaba de ellos. Pilar se hacía la desentendida con aquellos que en la misma institución donde entrenaba, no creían en ella o no querían dejarla competir. Sin embargo, la memoria del esgrima en unos Juegos Olímpicos, está lista para reescribirse con nuevos rostros de mujeres que habitan en el presente siglo, posan desnudas para revistas o bien, simplemente toman valientemente la espada, atacan, vencen y regresan a su asiento.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×