L. A. Park por el todo o nada

Ante la una de las pruebas más fuertes de su carrera, L. A. Park sabe que se está jugando algo muy valioso dentro de la lucha libre, la máscara, la cual si llega a perder podría significar el...
Ante la una de las pruebas más fuertes de su carrera, L. A. Park sabe que se está jugando algo muy valioso dentro de la lucha libre, la máscara, la cual si llega a perder podría significar el final de su vida como luchador.
 Ante la una de las pruebas más fuertes de su carrera, L. A. Park sabe que se está jugando algo muy valioso dentro de la lucha libre, la máscara, la cual si llega a perder podría significar el final de su vida como luchador.
Ciudad de México -
  • Se encuentra ante una de las pruebas más difíciles de su carrera

Ante la una de las pruebas más fuertes de su carrera, L. A. Park sabe que se está jugando algo muy valioso dentro de la lucha libre, la máscara, la cual si llega a perder podría significar el final de su vida como luchador. Normalmente cuando un luchador está enmascarado, nadie conoce su identidad, no saben quien se encuentra debajo de la máscara, pero Adolfo Tapia es una excepción, ya que las circunstancias hicieron que tuviera que revelar su nombre. Tapia comenzó su carrera en 1982 en Monclova Coahuila, pasó por varios nombres de batalla, como Principe Island, el Gringo o el Minero, pero sin duda cuando dio el salto a la fama, fue cuando dentro de Triple A encarnó el personaje de La Parka. La huesuda fue invención de Antonio Peña (QEPD), cuando recién iniciaba su nueva empresa de lucha libre, buscando innovar y acompañando a muchos de los luchadores que lo habían acompañado en esta aventura, tuvo la idea de crear varios personajes más, sin lugar a dudas, el que más éxito ha tenido desde 1992, es precisamente el que Adolfo Tapía estuvo defendiendo. Pero el éxito no llegó solo, la Parka comenzó como rudo y como rudo empezó a ganarse a la afición, con el baile que realizaba en su entrada, con la canción de Triler de Michael Jackson, además con duelos históricos como aquel ante Lizmark en la Triplemanía I, por el campeonato Nacional Semicompleto, un duelo de llaves, lances y un sinfín de castigos en una única caída memorable. De ahí la carrera despuntó, la Parka pasó al bando técnico y el ídolo nació, poco a poco se forjó una de leyendas modernas del pancracio, teniendo su hogar en Triple A. Pero la relación se rompió en 1996 y la Parka salió de AAA, pero la empresa no le cedió el nombre, ya que los cuatro años que había estado Tapía bajo la máscara lo habían consolidado como un ícono de la empresa, por lo cual decidieron darle el personaje a otro gladiador. Durante la Parka continuó luchando con ese nombre, en 1998, tuvo un combate memorable ante Pierroth Jr. el cual todos daban por vencedor al rudo del CMLL, ya que se pensaba que por los problemas con Triple A al llevarse el personaje, el de Monclova prefería dejar su máscara, pero no fue así y en una emocionante lucha, destapó al del Cuernavaca, ganando uno de los trofeos más importantes en su carrera. Fue entonces que la Parka emigró a World Championship Wrestling (WCW) en el 2000, junto con la desbandada encabezada por Konnan, donde estuvo al lado de Villano IV, Halloween, Juventud Guerrera, Psycosis (Nicho), Rey Misterio Jr. y otros luchadores más. Posteriormente, Tapía decidió dar a conocer su nombre para asegurar que él era la Parka Original, ya que en Triple A ya se encontraba un luchador con el mismo personaje, además cuando él ingreso al Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), Antonio Peña decidió emprender acción legal por el nombre del personaje. Tapia tuvo que cambiar su nombre, pese a no desistir en su intento por quedarse con el personaje, el nombre que escogió fue L. A. Park, el cual era similar al usado anteriormente, el cual significaba “La Autentica Par-K (Ka)”. Desde años atrás Park decidió modificar sus trajes, haciéndolos más agresivos y toscos, hasta que decidió también modificar la máscara, con un modelo igual de agresivo ya no con forma de calavera. L. A. Park comenzó a diferenciarse cada vez más por su estilo de lucha, que si bien conocía el lado técnico también el rudo, adoptó esta personalidad, además de tener una forma de lucha muy agresiva, donde no le daba miedo usar cualquier tipo de artefacto contra sus oponentes. Durante varios años estuvo en circuitos independientes y en el CMLL cosechando varias rivalidades, consiguió hacerse de máscaras como la de Black Tiger III, Guerrero Rojo, Matemático Jr., entre otras, además de cabelleras valiosas como la de Villano III, Máscara Año 2000, el mismo Pierroth (que había destapado antes), Silver King y Nicho el Millonario. La leyenda de L. A. Park ya tenía muchas páginas escritas, pero faltaba por lo menos una página más, un reto que tenía que cumplir, recuperar su nombre… Las fricciones durante años con la empresa Triple A, habían sido una constante desde la salida de Tapía, tener que luchar por su carrera en el cuadrilátero y en el juzgado habían hecho que el rencor en L. A. Park creciera, tanto hacia la empresa como contra quien tenía el personaje, hasta hubo rumores que en alguna ocasión se habían encontrado en la carretera y se habían liado a golpes, historia que nunca se confirmó. El 12 de marzo de 2010, durante el Rey de Reyes, apareció un misterioso personaje en escena, el cual de inmediato atacó a la Parka, para sorpresas de todos se trataba de L. A. Park, quien hacia su regreso a la empresa que por años había atacado, la misión era sencilla, venganza. En Triplemanía XVIII, ambas parkas se enfrentaban por el nombre, el ganador se quedaría con los derechos del mismo, la batalla fue completamente una lucha callejera, donde  literalmente destrozó a la Parka, haciéndolo sangras y dejándolo en mal estado, pese a pequeños destellos de reacción del de AAA y en un caos total, donde hasta interfirieron el Presidente y Vicepresidente de la empresa, Joaquín y Dorian Roldan, respectivamente, con ayuda de los Perros del Mal, L. A. Park consiuió la , victoriamisma que fue desconocida por el Comisionado de Lucha Libre del DF. Ahora un año después, L. A. Park vuelve a encabezar el cartel de Triplemanía, la misión de humillar a la Parka está cumplida, pero ahora tendrá que enfrentar posiblemente uno de los duelos más complicados, una apuesta de máscara contra cabellera ante el Mesías con el cual lleva varios meses de rivalidad. L. A. Park está ante un difícil compromiso, porque además de jugarse lo más preciado para un luchador enmascarado, se juega su carrera, ya que aseguró que si pierde el combate estará diciendo adiós a los encordados. El próximo combate de Adolfo Tapia en Triplemanía XIX podría ser el último, por lo cual se prepara a conciencia, sabiendo que podría ganar uno de los trofeos más importantes de su carrera, pero también sabe que se juega mucho y más de 28 años de carrera podrían llegar a su fin.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×