Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 

Recibe nuestro newsletter
 

Cristina López, marchando con paso firme

Convertida a sus 24 años en la mejor atleta de El Salvador, Cristina López ha logrado superar muchas adversidades para alcanzar sus metas como deportista, sin perder de vista su principal objetivo: ofrecer un futuro estable a su hija, Mónica Michelle, de
Cristina López, marchando con paso firme

MEDIOTIEMPO | Agencias
21 de Junio de 2007

  • Buscará la medalla de oro
  • De una familia humilde

Convertida a sus 24 años en la mejor atleta de El Salvador, Cristina López ha logrado superar muchas adversidades para alcanzar sus metas como deportista, sin perder de vista su principal objetivo: ofrecer un futuro estable a su hija, Mónica Michelle, de 3 años, a quien recientemente se le descubrió un tumor en una pierna.

Cristina iba a ser la abanderada de la representación salvadoreña que participará en los XV Juegos Deportivos Panamericanos Río 2007, pero ha declinado ese honor por el estado de salud de su hija, que la tiene muy angustiada, aunque se recupera con el tratamiento médico al que ha sido sometida desde hace más de un mes. Sin embargo, López participará en las competiciones en Río de Janeiro.

El Comité Olímpico de El Salvador (COES) informó, en un comunicado, que ha aceptado la decisión de Cristina de no ser la abanderada, ya que "entiende que quiera permanecer más cerca de su hija en este período de recuperación".

Cristina participará en Río de Janeiro en los 20 kilómetros Marcha, en el circuito del parque Flamengo, y viajará hacia esa ciudad el 15 de Julio y retornará a El Salvador el día 23.

BUSCARÁ LA MEDALLA DE ORO

El COES ha confirmado hasta ahora la participación de 75 deportistas salvadoreños en los Panamericanos, quienes viajaran en distintas fechas, divididos en cinco grupos, dependiendo de las fechas de las competiciones de los diferentes deportes.

Los pequeños ojos negros de Cristina, que siempre han reflejado timidez, se tornaron sombríos con la noticia de la enfermedad de su pequeña Mónica, pero ahora se puede ver en ellos esperanza ante la positiva reacción al tratamiento médico.

La aspiración inmediata de Cristina es hacer un buen papel en Río, con la obtención de una medalla dorada incluida, y se prepara con largas jornadas de entrenamiento, que inicia a diario a las 4.00 horas locales.

El pasado 26 de Abril, el Presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, condecoró a Cristina López por su actuación en la Copa Panamericana de Marcha, realizada en Camboriu, Brasil, donde ganó la medalla de oro en la prueba de los 20 kilómetros marcha, con un tiempo de 1,39,21.

Cristina también ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias, el año pasado.

En Junio de 2005, la Asamblea Legislativa de El Salvador declaró a López "Atleta Meritísima" del país, tras ganar la medalla de oro en el XIX Gran Premio Internacional de Marcha Canrones de la Coruña, España.

Pero el 2005 fue un año de gloria para la deportista porque también ganó el oro en la Copa Panamericana de Marcha que se celebró en Perú, logró en Bahamas el primer lugar en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Atletismo y repitió la hazaña en el All Japan, en Takahata, Japón.

En una entrevista, Cristina expresó varias veces "gracias a Dios" al recordar sus victorias, pero también recordó con tristeza cuando fue descalificada en 2005 en el Mundial de Helsinki y cuando tuvo que abandonar la pista por un cólico que sufrió en el Gran Premio de Rio Maior, en Portugal.

"En un momento me sentí bastante presionada. Me sentí demasiado preocupada en la competencia de Portugal, yo estaba súper presionada, con la prensa encima diciendo que tenía que ganar y eso me pasó, pero primero Dios no me va volver a pasar", manifestó Cristina.

DE UNA FAMILIA HUMILDE

Cristina Esmeralda López nació el 19 de Septiembre de 1982 en el pequeño poblado de Ozatlán, en el departamento oriental de Usulután, en el seno de una humilde familia campesina.

Es la menor de los cinco hijos que procrearon José Rodríguez, quien murió de un infarto hace 13 años, y Elida Cristina López.

"Mi mamá me ayuda a cuidar a mi niña. Ella sólo pasa en la casa, tengo tres hermanos aquí y uno en Estados Unidos, todos son mayores, pero a mi mamá nada más yo le ayudo", explicó.

Añadió que "gracias a Dios ahora tengo ayuda del Comité Olímpico, del INDES (Instituto Nacional de los Deportes) y de una empresa privada y estoy bien gracias a Dios... espero este año hacer muy buenas marcas, estoy entrenando para eso y primero Dios va a salir todo".

Para Cristina lo más importante de su vida es Mónica, que cumplirá tres años el próximo 21 de Junio.

La deportista siempre ha considerado que "es un poquito difícil" compaginar su papel de atleta y madre, sobre todo porque los entrenamientos le demandan largas jornadas fuera de casa.

Cristina sueña con un futuro estable para su hija y lucha para ello, lo cual siempre es difícil para una madre soltera.

Ha alcanzado los últimos triunfos de la mano de su entrenador, el cubano Rigoberto Medina, quien comenzó a trabajar con ella el 2 de Noviembre de 2004 y la define como "una gran atleta" y "un ejemplo para las madres solteras en este país porque se puede hacer grandes cosas siempre que se quiera".

Medina recordó, en declaraciones que "antes de España (el premio en la Coruña) la situación era bien difícil para ella. Cuando yo la tomé a cargo tenía 26 libras más de peso y no tenía dinero ni para el pasaje de autobús".

Agregó que "gracias a Dios ahora tiene un gran apoyo del país, del Gobierno, la apoyan instituciones y por eso esperamos hacer cosas más lindas por su país".

La niña que salió del poblado de Ozatlán a la edad de ocho años sin haber ido nunca a la escuela por falta de oportunidades ahora trata de aprovechar todo lo que la vida le ofrece.

"Después del deporte es el estudio el que vale. Tengo que esforzarme con la niña, con el estudio y con el deporte, todo lo llevamos a la par, con mucha decisión", expresó.

[EFE][foto: EFE]

Comentarios