Los siete duelos magníficos en Berlín

La duodécima edición de los Mundiales de atletismo al aire libre, ofrecerán nueve intensas jornadas con la mayoría de las grandes figuras del atletismo universal y un ramillete de espectaculares...
La duodécima edición de los Mundiales de atletismo al aire libre, ofrecerán nueve intensas jornadas con la mayoría de las grandes figuras del atletismo universal y un ramillete de espectaculares duelos.
 La duodécima edición de los Mundiales de atletismo al aire libre, ofrecerán nueve intensas jornadas con la mayoría de las grandes figuras del atletismo universal y un ramillete de espectaculares duelos.
(Reuters) -
  • El sábado inicia el Mundial de Atletismo en el Estadio Olímpico de Berlín

La duodécima edición de los Mundiales de atletismo al aire libre, ofrecerán nueve intensas jornadas con la mayoría de las grandes figuras del atletismo universal y un ramillete de espectaculares duelos. Lamentablemente, como ocurrió en los Juegos de Pekínང, los problemas físicos del chino Xiang Liu impedirán al mundo entero asistir a uno de los enfrentamientos a priori más apasionantes con el cubano Dayron Robles, por lo que los 110 vallas parecen destinados claramente para el caribeño, plusmarquista mundial y campeón olímpico. Pese a ello, Berlínཅ ofrecerá una interesante lista de duelos que, como no podía ser menos, lidera el que dirimirán, en los 100, 200 y también el relevo corto (4x100) el jamaicano Usain Bolt, triple campeón olímpico y plusmarquista universal desde la cita de Pekín, y el estadounidense Tyson Gay, defensor de los tres títulos. No se pueden olvidar tampoco enfrentamientos como el de las etíopes Tirunesh Dibaba y Meseret Defar en el fondo femenino, el de la croata Blanka Vlasic y la alemana Ariane Friedrich en altura, el de la rusa Yelena Isinbayeva ante sí misma en pértiga, el de la estadounidense Allyson Felix y la jamaicana Veronica Campbell-Brown en los 200 o el del 'canguro' panameño Irving Saladino y el norteamericano Dwight Phillips en longitud. También habrá otros muchos más, prácticamente uno por prueba, en los que unos buscarán ratificar su condición, revalidar títulos, y otros tomarse en cierto modo revanchas de anteriores competiciones. Siete duelos magníficos: Bolt-Gay, la máxima expresión de la velocidad humana Un año después sigue resonando en el "Nido" de Pekín el espectacular paso del jamaicano Usain Bolt, el 'relámpago' que iluminó la capital china y el mundo del deporte con su triple título olímpico y sus tres récords mundiales de 100, 200 y 4x100. Hace dos años, con el estadio Nagai de Osaka como escenario, el héroe fue Tyson Gay, quien obtuvo el triplete dorado en las mismas pruebas y se convirtió en la nueva esperanza estadounidense tras la retirada de Maurice Greene y los problemas con el dopaje de su predecesor, Justin Gatlin. Ahora, en este 2009 y en el mítico, aunque remozado, estadio Olímpico de Berlín, vuelven a cruzar los caminos los dos grandes dioses de la velocidad del momento: el campeón olímpico y plusmarquista mundial, Bolt, y el defensor de los tres títulos universales, Gay. Para ambos, e incluso para ambas escuelas, es todo un reto, casi hasta una cuestión de honor en tres enfrentamientos de máxima exigencia que supera el más estricto aspecto deportivo y que vaticinan algo muy grande. Gay, tras el fiasco de Pekín por los problemas físicos que arrastraba, lidera este año las tablas mundiales de 100 y 200 con 9.77 y 19.58, con Bolt justo por detrás con 9.79 y 19.59. Las plusmarcas del caribeño, de 9.69 y 19.30, pueden correr serio peligro con el mundo otra vez por testigo. Felix por el triplete en los 200 con permiso de Campbell La estadounidense Allyson Felix persigue el tercer título mundial consecutivo en los 200 metros en un nuevo duelo con Veronica Campbell-Brown, que acude en condición de campeona olímpica y dispuesta a resguardar el dominio de la velocidad jamaicana para la que parece reservada la gloria en los 100. Será, por tanto, la ocasión para que se rompan las tablas que figuran en el marcador de estos enfrentamientos en los últimos tiempos. Felix lidera la tabla mundial de la campaña con los sensacionales 21.88 que consiguió en Estocolmo, muestra palpable de que quiere olvidar en Berlín el disgusto de Pekín. Campbell-Brown, por contra, presenta más incógnitas después de las cinco semanas que estuvo de baja la pasada primavera por problemas físicos. No obstante, está invicta este verano y los 22.37 que consiguió en la reunión de Barcelona certifican que su evolución es la correcta para medirse de nuevo con Felix. Saladino defiende su corona ante el renacido Phillips

Irving Saladino, el hombre que hizo historia al inscribir con letras de oro el nombre de Panamá en los anales de los Mundiales y los Juegos Olímpicos, defenderá su título universal de salto de longitud ante el acoso de todo un gran campeón como Dwight Phillips que ha sabido resurgir de sus cenizas. Con el permiso de otros atletas como el sudafricano Godfrey Khotso Mokoena, el foso de saltos del Estadio Olímpico de Berlín puede ser el escenario de un gran duelo entre los reyes de dos generaciones separadas por seis años. Saladino (Colón, 23/1/83) representa el estilo grácil y Phillips (Decatur, 1/10/77) la velocidad explosiva y la potencia física. Ambos saben lo que es coronarse. A favor del panameño está su juventud y estado de gracia en los momentos decisivos en los dos grandes títulos conseguidos, y del estadounidense su mayor experiencia y su confianza después de haber 'desaparecido' prácticamente por problemas físicos. Por el momento, Phillips, campeón mundial de longitud en 2003 y 2005 y olímpico en 2004, ha dado primero. En la reunión de Eugene (Estados Unidos), el 7 de junio, ganó con una marca de 8,74 metros -le da el quinto puesto de la historia- por delante del mismísimo Saladino, que saltó 8,63. La tercera mejor marca mundial del año es también de Phillips, con 8,61, y la cuarta de Saladino, con 8,56. En el fondo, ¿peligrará el récord mundial de Mike Powell (8,95 m.)?. Kipchoge a acabar con la tiranía de Bekele A falta de conocer si definitivamente el etíope Kenenisa Bekele apuesta por obtener el primer doblete de la historia de los Mundiales 5.000-10.000 después de conseguirlo en los Juegos de Pekínང, Eliud Kipchoge, el abanderado de la escuela keniana, se apresta a terminar con su tiranía. Si el mayor de los Bekele se decanta por doblar, podría obtener su décima corona universal consecutiva (cuarta en los Mundiales) en 10.000 y acabar con el sueño de volver a lo más alto del podio del 'ya' veterano Kipchoge, campeón en París༿ con diecinueve años. En el estadio Saint Dennis surgió increíblemente entre la lucha que dirimían el marroquí Hicham El Guerruj y el propio Bekele y se colgó un oro en los 5.000 para el recuerdo. Pero desde entonces el keniano ha tenido que ver cómo la armada etíope y sobre todo Bekele ha cimentado un reinado que no tiene discusión. Pese a la ausencia en 'su' mundial de cross, las actuaciones de Bekele esta temporada no invitan al optimismo de sus rivales, a los que ha superado sin contemplaciones, aunque en cuestión de marcas en los 5.000 metros Kipchoge, con los 12:56.46 que logró en Milán, está cerca de Bekele (12:56.23 en Roma), lo que da relativa esperanza al keniano.

La Alemana Friedrich con el "factor campo" a favor ante Vlasic La prueba femenina de salto de altura es una de las que concita más atención para las ilusiones alemanas de brillar en Berlínཅ, porque ha irrumpido con un brillo inusitado una joven policía, Ariane Friedrich, que lanzará un órdago a las ilusiones de la croata Blanka Vlasic de revalidar su título. Después del 'disgusto' que le dio la belga Tia Hellebaut, quien protagonizó la gran sorpresa de los Juegos de Pekín, Vlasic ansía volver a lo más alto, al peldaño del que nadie parecía bajarla. Los Europeos de pista cubierta de Turín encumbraron a esta alemana que luce un pelo rubio teñido y suele competir con gafas oscuras en días de sol porque tiene los ojos muy sensibles. Lejos, demasiado para ella, quedaba Vlasic. Friedrich no quiere más presión de la debida. Prefiere hablar de sueño de medalla sin marcarse el dorado como objetivo, el triunfo al que puede estar en condiciones de aspirar si repite la actuación del pasado 16 de junio también en Berlín, cuando estableció un nuevo récord nacional con 2,06, la mejor marca mundial del año, un centímetro más que los 2,05 que logró Vlasic en Doha. La alemana tiene el 'factor campo' a favor, todo el estadio, todo el país de su lado, pero sabe que debe administrar esta situación ante una Vlasic que, de ganar, emularía, con dos títulos mundiales seguidos, a la sudafricana Hestrie Cloete (Edmonton y París) y se sacaría parte de la espina clavada en Pekín. Isinbayeva vs Isinbayeva En los últimos tiempos pocas, por no decir ninguna, pruebas han tenido un oro tan decantado como la pértiga. La 'zarina' rusa Yelena Isinbayeva, varias veces plusmarquista mundial, ha sido la dueña y señora de las alturas. Veintiseis marcas mundiales alumbran la 'escalada' de la atleta de Volgogrado, cuyo tope universal son los 5,05 que consiguió en la última gran cita, en Pekín. La rusa ha ganado todo desde los Mundiales en pista cubierta de Budapestཀ y tiene una nueva oportunidad para obtener su tercer título universal al aire libre seguido y, quién sabe, elevar su tope. Este año hasta ahora, no obstante, está siendo relativamente discreto. Tiene la mejor marca del año con 'tan solo' 5,85, tres centímetros más que la brasileña Fabiana Murer, que aspira a ganar la competición 'terrenal' -es decir, la plata- junto a la polaca Anna Rogowska, ya que la estadounidense Jennifer Stuczynski, subcampeona olímpica, ha renunciado a competir por no estar en plenas condiciones. Rogowska ha sido la única que ha podido este año con Isinbayeva, a la que derrotó en Londres, pero de no surgir una sorpresa mayúscula la competición de la rusa es contra sí misma y las alturas. Wariner-Merritt, algo más que una vuelta al estadio No hace mucho tiempo, es más, hace tan solo un año, nadie se atrevía a poner en duda el control absoluto y el mando en los 400 del estadounidense Jeremy Wariner, a quien se postulaba incluso como el único capaz de acabar con el récord mundial que estableció en Sevilla Michael Johnson (43.18). Pero en Pekínང Wariner se topó con su compatriota LaShawn Merrit, que le derrotó de forma inesperada hasta con cierta claridad. En Berlínཅ Wariner busca su tercer título mundial consecutivo y de paso desquitarse del sinsabor del "Nido de Pájaro", pero tendrá que volver a ser el Wariner grande. Merritt, plata en Osakaགྷ, posee las tres mejores marcas de la temporada, con 44.50 (dos) y 44.54, y Wariner le sucede con los 44.66 que consiguió en Carson. Ambos llegan al Olímpico berlinés invictos, pero la auténtica prueba para los dos llega en este momento, cuando se produzca el día de la auténtica batalla por el oro.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×