Chicago 2016, una atractiva propuesta con poder político detrás

Luego de 21 años, el pueblo norteamericano se ilusiona con unos Juegos Olímpicos en su país. La fascinante ciudad de Chicago cierra una intensa carrera por la conquista de la sede Olímpica, que...
 Luego de 21 años, el pueblo norteamericano se ilusiona con unos Juegos Olímpicos en su país. La fascinante ciudad de Chicago cierra una intensa carrera por la conquista de la sede Olímpica, que este 2 de Octubre, será decidida.
México, D.F -
  • La candidatura de Chicago por la sede de los Juegos Olímpicos del 2016 ha mantenido un paso tanto atractivo como polémico

El pueblo norteamericano se ilusiona con unos Juegos Olímpicos de nuevo en su país. La fascinante ciudad de Chicago cierra una intensa carrera por la conquista de la sede Olímpica, que este 2 de Octubre, quedará decidida.

La candidatura de Chicago por la sede de los Juegos Olímpicos del 2016 ha mantenido un paso tanto atractivo como polémico. Es inevitable ocultar el poder político que está juego en estas elecciones y es que la imagen del Presidente Barack Obama jugará un papel sumamente importante en el peso del Comité Olímpico Internacional. La presencia de la familia Obama en Copenhague demuestra el fuerte interés norteamericano por conseguir unos Olímpicos, de hecho, muchos se atreven a decir que el futuro político de Barack en las próximas elecciones para Presidente de los Estados Unidos, depende mucho de conseguir esta Sede Olímpica. Los puntos fuertes de Chicago recaen en su fuerza deportiva, tecnológica, mediática y económica. En Estados Unidos saben bien que unos Olímpicos impulsarían el movimiento en Wallstreet, arrebatando la mirada internacional de muchos inversionistas. Tan sólo los derechos de transmisión, alcanzarían cifras estratosféricas. La imagen, publicidad y mercadotecnia de unos Olímpicos en Chicago, sorprenderían al mundo.

De igual forma, esta candidatura presume de una infraestructura deportiva envidiable. Estadios, hoteles, aeropuertos, servicios públicos, transporte y atractivos turísticos, sobran en las calles de Chicago, ciudad que no defraudaría con la realización de los Juegos. Sabemos que los americanos son especialistas obsesivos en la perfección de su organización para eventos deportivos, dotando de la espectacularidad y color al puro estilo americano.

Sin embargo, Chicago también esconde desventajas o puntos en contra que podrían marcar la diferencia a la hora de votar. Los Olímpicos de Atlanta en el 96' y el Mundial de Futbol en el 94' obligan a pensar que se encuentra en desventaja con países que nunca han albergado unos Juegos. También, tenemos que reconocer que existe un rechazo social de varios grupos y ONGs que han manifestado su negativa ante unos Juegos. Así, pareciera que la imagen mundial de la ciudad de los vientos no muestra tanto colorío como Madrid o Río, algo que es fundamental en unos Juegos de verano. Pero hay algo que no podemos omitir: el Presidente estadounidense Barack Obama y la fuerza pública y política que existe detrás de él. En este tipo de decisiones, el poder que ejerce una imagen pública de tal envergadura suele marcar diferencias y generar presiones en el jurado. La intensa campaña que la familia Obama ha llevado acado en los últimos días y su presencia en las elecciones de Copenhague, influyen de manera directa sobre sus rivales y es que Estados Unidos ha puesto todas las carnes en el asador por esta apuesta Olímpica. Así, Chicago 2016 se presenta como una propuesta atractiva pero encerrada en entredichos. Lo cierto es que de ganar, no dudamos que esta bella ciudad rodeada de lagos y ríos, nos sorprenda con una espectacular puesta de escena, algo que los norteamericanos saben hacer muy bien, llevando a cabos unos Olímpicos que seguramente pasarían a la historia, y que además, a los mexicanos nos quedarían muy cerca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×