Seguridad no es un problema, sedes sí: JP 2011

Los organizadores de los Juegos Panamericanos en Guadalajara no esperan que la seguridad represente un problema. Pero la conclusión de las instalaciones a tiempo sí podría ocasionar predicamentos.
Los organizadores de los Juegos Panamericanos en Guadalajara no esperan que la seguridad represente un problema. Pero la conclusión de las instalaciones a tiempo sí podría ocasionar predicamentos.
 Los organizadores de los Juegos Panamericanos en Guadalajara no esperan que la seguridad represente un problema. Pero la conclusión de las instalaciones a tiempo sí podría ocasionar predicamentos.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • Los Juegos dejarán una derrama económica de 2.700 millones de dólares

Los organizadores de los Juegos Panamericanos en Guadalajara no esperan que la seguridad represente un problema. Pero la conclusión de las instalaciones a tiempo sí podría ocasionar predicamentos. Este será el mayor acto deportivo organizado por México desde el Mundial de fútbol en 1986. Los directivos dicen que han rebasado el récord de patrocinios impuesto en los Panamericanos de Río de Janeiro. Los cálculos señalan que los juegos en la ciudad mexicana generarán una derrama económica de 2.700 millones de dólares y atraerán aproximadamente a un millón de visitantes. Esto debería mitigar un poco el sentimiento de zozobra en el país ante los reportes diarios de fosas comunes, asesinatos y secuestros. México se ha estremecido por la violencia relacionada con el narcotráfico, que ha dejado más de 35.000 muertos desde finales de 2006. Pero las ganancias económicas dependerían de la situación de la seguridad a partir del 14 de octubre, cuando se inaugura la competencia deportiva más importante de América. En febrero, ataques con granadas a la entrada de un club nocturno dejaron seis muertos y causaron conmoción en una ciudad ya temerosa por una noche de furia vivida el primer día de ese mes, cuando presuntas organizaciones del narcotráfico se apoderaron de automóviles y autobuses para incendiarlos y bloquear autopistas. Fueron arrojadas granadas contra varios cuarteles policiales y cundió el miedo en la ciudad. Aunque no ha habido desde entonces hechos de violencia que acaparen los titulares de la prensa internacional, si ocurriera uno podría disuadir a los visitantes de viajar a la segunda ciudad más grande de México. Los organizadores señalan que la seguridad es prioritaria, y están inyectando 10 millones de dólares a un plan en la materia, que emplazará a 10.000 policías municipales y federales, así como a efectivos del Ejército y la Marina para patrullar las calles de Guadalajara durante los juegos. El problema mayor en las obras de construcción se aprecia en el modesto estadio de 8.500 asientos para el atletismo. Las primeras competiciones se realizarán ahí en cuatro meses. La tribuna principal toma forma, pero no ha comenzado la construcción de la pista, y algunas carreteras de tierra son la única vía para llegar a la sede. "Vamos bien", dijo hace unos días uno de los trabajadores, Mario Ponce, cuando trabajaba bajo un calor de 33 grados centígrados. "Estamos trabajando de las 8 de la mañana a las 6 de la tarde y también los fines de semana. Va a estar listo". El gobernador del estado de Jalisco, Emilio González Márquez, dijo que la construcción de nuevas instalaciones está completa entre 90 y 95%. Pero la estadística oculta otra realidad. Los cambios de último minuto en la ubicación de la sede del atletismo y de la villa para los deportistas (Villa Panamericana) han puesto en aprietos a los encargados de la planificación, a fin de tener listas instalaciones cruciales en la ciudad del mariachi y del tequila. El estadio es una versión más austera respecto del plan original, que contemplaba una sede para 15.000 espectadores, desde la que se iba a apreciar una de las bellezas naturales del estado, la Barranca de Huentitán. Un apuro similar se ve para finalizar la Villa Panamericana, que albergará 6.000 atletas. Situados a las afueras de la ciudad, muy lejos de la mayoría de las instalaciones y a 12 kilómetros del centro, los edificios toman forma. Sin embargo, el complejo ha sido centro de una batalla legal que puede causar problemas. Un tribunal municipal ordenó el 4 de mayo frenar la construcción del complejo, luego que los residentes de un inmueble privado, Rancho Contento, se quejaron que la villa podría dañar el ecosistema de la zona y que se habían quebrantado normativas ecológicas. El mismo día, un recurso presentando ante una instancia federal permitió que las obras siguiesen. Si no se presenta otro obstáculo legal, la Villa Panamericana debe estar lista dentro de dos meses, lo que dejaría 60 días para instalar los sistemas de seguridad y lidiar con una gama de aspectos logísticos. Todo esto en medio de la temporada de lluvias. El plan original era construir la villa en el centro de Guadalajara como parte de un proyecto de renovación de un sector venido a menos en la ciudad, pero los planes se entorpecieron por disputas políticas. Ricardo Flete, director de Estudios de Desarrollo Social de la Universidad de Guadalajara, indicó que no construir la villa en el centro de la ciudad fue desperdiciar una oportunidad de aprovechar los Panamericanos para ayudar a los pobres y a la clase trabajadora de la ciudad. "En Guadalajara no existen programas sociales para complementar los deportivos y económicos", dijo Flete. "Fue un proyecto que se percibió mayormente para los ricos".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×