Ganar medalla está bien, pero podemos hacerlo mejor: Phelps

El nadador estadounidense Michael Phelps, el único atleta que ha conseguido hasta la fecha ocho medallas de oro en unos mismos Juegos Olímpicos (Pekín 2008), se mostró insatisfecho tras conseguir...
 El nadador estadounidense Michael Phelps, el único atleta que ha conseguido hasta la fecha ocho medallas de oro en unos mismos Juegos Olímpicos (Pekín 2008), se mostró insatisfecho tras conseguir hoy su primer podio en los Mundiales de Natación.  (Foto: Reuters)
Shanghai, China (Reuters) -
  • Tenemos que ser los mejores como estadounidenses, dijo el mejor nadador del mundo

 

El nadador estadounidense Michael Phelps, el único atleta que ha conseguido hasta la fecha ocho medallas de oro en unos mismos Juegos Olímpicos (Pekín 2008), se mostró insatisfecho tras conseguir hoy su primer podio en los Mundiales de Natación de Shanghái, un bronce en 4x100 de relevos. El equipo estadounidense, formado por Phelps y los nadadores Garreth Weber-Gale, Jason Lezak y Adrian Nathan, no consiguió superar en velocidad a Australia, que se llevó el oro, ni a Francia. "Hemos sido capaces de sacar una medalla, y eso está bien, pero creo que, como americanos, queremos ganar en todo lo que hacemos y ser los mejores, así que es todo lo tengo que decir: hemos luchado, hemos intentado ser lo mejor que podemos ser, y hemos ganado una medalla, pero podemos hacerlo mejor que hoy", dijo Phelps. El estadounidense, que nadó la primera posta del relevo, dijo sentirse "decepcionado por el resultado" y que no le gustaba esa sensación, aunque admitió que "ahora mismo, llegados a este punto, ya no hay nada que se pueda hacer para cambiarlo", así que sólo queda aceptarlo y tomarlo como punto de partida para mejorar. De cara a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras los que Phelps tiene previsto retirarse, el nadador opinó que en el equipo estadounidense de relevos aún tienen tiempo para prepararse y ponerse a punto "de verdad", y cambiar cosas para hacerlo mejor de lo que lo han hecho. Preguntado sobre qué es lo más importante que hay que cambiar, respondió con una sonrisa: "claramente, ser más rápidos, esa es la cosa más fácil" de ver, señaló. "Yo sé que puedo ser más rápido que hoy, así que ese es un comienzo", concluyó, después de desear que el competir de nuevo en China le de tan buena suerte como en los Juegos de Pekín. "Es cierto", comentó cuando se lo recordó una periodista, "espero que sea así". La camiseta del uniforme del equipo estadounidense de este año es roja, color de buenos auspicios en la cultura china, y está decorada de fondo con la palabra china "fu", que podría traducirse como "buena suerte". Sin embargo, los nadadores estadounidenses no dejaron mucho espacio para la suerte a la hora de evaluar su actuación de hoy. Garret Weber-Gale se culpó de haber sido "demasiado lento", ya que se tiró al agua "pensando en no nadar demasiado rápido los 25 primeros metros". "No sé si fue del todo culpa mía, pero es muy decepcionante" haberse quedado en el tercer escalón del podio, declaró. En todo caso, manifestó que "siempre es un honor representar a América, de cualquier manera que puedas, y es genial ganar una medalla", pero el bronce, insistió, ha sido "una gran decepción". "Como americanos, se espera que siempre ganemos, y cualquier otra cosa es una decepción, así que... no me gusta (la sensación), espero que podamos sentirnos mejor la próxima vez", concluyó. Por su parte, su compañero Jason Lezak admitió que "a veces simplemente no estás a la altura que te gustaría". "Los otros países hicieron un trabajo increíble, y eso requiere el cien por cien de un equipo y que hagan lo mejor que pueden hacer para ganar, porque no puede ser que dos tíos naden bien y los otros dos normal y todavía esperes ganar, y eso es lo que pasó hoy", señaló, "y desafortunadamente yo fui uno de los que nadó normal". Con mejor humor se tomaron sus compañeras del equipo femenino de relevos su medalla de plata en la misma prueba, sólo por detrás de las nadadoras de Holanda y por delante en el podio de Alemania. "Me siento genial, estoy muy emocionada", aseguró sonriendo la nadadora Melissa Franklin. "Ha sido un gran subidón, mi equipo ha hecho un tiempo tan formidable", dijo, "y sobre todo esta noche, con un público con tanta energía, pensar que he sido parte de eso es increíble", señaló, evocando el ambiente del estadio principal del Centro Deportivo Oriental de Shanghái, hoy prácticamente lleno. "Esto es por mi país, y sólo formar parte de ello es tan increíble, que estoy muy feliz", resumió la nadadora, que luce las uñas de sus manos pintadas con los colores de la bandera estadounidense. "Han hecho una natación estupenda, han hecho un gran esfuerzo y han sido rápidas, aunque ellas (las holandesas) lo fueran más todavía", dijo el entrenador del equipo femenino, John Bauerie, que recordó que el de hoy "siempre es un relevo duro, porque es su primer día y su primera prueba, y ya hay que hacerlo lo mejor posible".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×