Beijing celebró su Maratón en pleno pico de smog

Pese a la intensa contaminación que cubrió este domingo a Beijing, con uno de los niveles más altos de los pasados meses, decenas de miles de corredores se lanzaron a primera hora a sus calles...
Pese a la intensa contaminación que cubrió este domingo a Beijing, con uno de los niveles más altos de los pasados meses, decenas de miles de corredores se lanzaron a primera hora a sus calles para participar en el 34 Maratón de la ciudad.
 Pese a la intensa contaminación que cubrió este domingo a Beijing, con uno de los niveles más altos de los pasados meses, decenas de miles de corredores se lanzaron a primera hora a sus calles para participar en el 34 Maratón de la ciudad.  (Foto: EFE, )
Beijing, China (Reuters) -
  • Muchos corredores portaron mascarillas antigás o quirúrgicas ante el nivel de alerta
  • Los etíopes Fatuma Sado Dergo y Girmay Birhanu Gebru ganaron la prueba

Pese a la intensa contaminación que cubrió este domingo a Beijing, con uno de los niveles más altos de los pasados meses, decenas de miles de corredores se lanzaron a primera hora a sus calles para participar en el 34 Maratón de la ciudad, que esta vez tuvo a las mascarillas como protagonistas. Antes de las 7 de la mañana y con una concentración de casi 400 microgramos por metro cúbico de aire de partículas PM2.5, de un diámetro inferior a las 2.5 micras y consideradas las más perjudiciales para la salud, los participantes llenaban con sus dorsales naranjas la plaza de Tiananmen, donde arrancaba la carrera. Pese a estar bajo alerta casi naranja por la contaminación (un nivel inferior a la roja, la máxima), los corredores se parapetaron tras mascarillas de todo tipo, desde las clásicas quirúrgicas hasta potentes máscaras antigás que, por otro lado, dificultaban un poco el ritmo de la carrera. "Al principio había más gente con mascarillas, pero, con el tiempo y al ser conscientes de cómo entorpecían el ritmo, la gente empezó a tirarlas", dijo Hanneke De Groot, quien consiguió superar las inclemencias del tiempo y llegar a la meta, aunque antes de arrancar la carrera prefirió no comprobar el índice de polución. "Menos mal que no lo hice antes de salir de casa", asegura. Aunque los ciudadanos de Beijing ya contaban con la posibilidad de tener que afrontar los 42 kilómetros de la carrera, o la mitad del Maratón para los menos experimentados en estas artes atléticas, bajo un cielo gris, la contaminación fue más alta de lo habitual este domingo. Con resignación lo expresa Liu Zhenyu, ingeniero informático, quien, tras someterse al hercúleo esfuerzo, dijo: "lo cierto es que, en un día normal, nadie correría en esas condiciones. Pero, si el evento está programado para hoy, ¿qué podíamos hacer?", según recoge este domingo el diario hongkonés "South China Morning Post". El sábado por la noche, la Asociación de Atletismo de China recomendó en su microblog en Weibo, el Twitter chino, a los asistentes que trajeran "medidas para proteger su salud" e instó a personas de avanzada edad y a aquejados por enfermedades respiratorias a quedarse en casa. Por otro lado, para facilitar la carrera, la organización dispuso cerca de 140 mil esponjas en ciertos puntos de descanso a lo largo del trayecto, de modo que los participantes pudieran "limpiar su piel de la exposición al aire", publicó el diario "Beijing News". Además de la contaminación, la carrera este año contó con la particularidad de que fue ganada en la rama femenil por la corredora etíope Fatuma Sado Dergo (2h30:03), después de que en los últimos 23 años fuera siempre una oriunda de China la campeona del Maratón. Apenas 20 minutos antes, un compatriota de Dergo, el etíope Girmay Birhanu Gebru, se alzaba con la victoria de la carrera masculina con 2h10:42, ambas con meta en el Parque Olímpico de la capital. Con o sin mascarilla, los africanos se hicieron con los principales puestos del podio de este año, que más que nunca puso a prueba la capacidad pulmonar de los cerca de 30 mil corredores que la organización calcula que participaron.

No te pierdas