Paola Longoria, atleta y marca poderosa

Es la sucesora de Ana Guevara, Lorena Ochoa y Paola Espinoza como atletas marca. Se llama Paola Longoria y cuando sonríe vende desde bebidas energetizantes hasta vacunas contra la influenza.
 Es la sucesora de Ana Guevara, Lorena Ochoa y Paola Espinoza como atletas marca. Se llama Paola Longoria y cuando sonríe vende desde bebidas energetizantes hasta vacunas contra la influenza.
Ciudad de México -
  • Rechazó la propuesta de la revista de una marca deportiva en su edición de BodyIssue

Es la sucesora de Ana Guevara, Lorena Ochoa y Paola Espinoza como atletas marca. Se llama Paola Longoria y cuando sonríe vende desde bebidas energetizantes hasta vacunas contra la influenza.

Al igual que Guevara y Ochoa, el nombre de la número uno del raquetbol mundial es lo suficientemente fuerte como para darle soporte a un torneo: “Paola Longoria Invitational”, donde se reúne a las mejores jugadoras del mundo y donde, este año, se moverán más de un millón de pesos en incentivos.

En la primera edición del evento (2013) hubo seis marcas patrocinadoras, este año ascendieron a 12. El poder de la marca Paola Longoria, cuyos valores coinciden con los de sus patrocinadores, se resumen en: disciplina, perseverancia, trabajo en equipo y nunca darse por vencida.

"La presión sí aumenta cada vez. Sabes perfectamente que así como una marca te respalda, también pide un trabajo y resultados. Yo en lo personal hago mis torneos con el fin de ganar y que la gente esté bien, pero la presión de ‘tienes que ganar en casa porque es tu propio torneo’ hace que las expectativas sean altas’”.

Otro de los valores de la marca Longoria fue la invencibilidad. Por eso la potosina pensó que la derrota de octubre del año pasado, tras 152 partidos consecutivos ganados, podía provocar que las marcas –que hace poco más de una década aún no veían en el deporte femenil un medio para ser explotado– se retractaran de seguir patrocinándola.

“Pero para nada, me apoyaron al cien por ciento”, dice y presume que acaba de firmar un contrato con Banorte por cuatro años.

En la vida de una atleta llena de marketing también existen definiciones.

La número uno del mundo rechazó la propuesta de la revista de una marca deportiva en su edición de BodyIssue:

“No trataba de vender mi perfil así, sí era una revista de un tema deportivo, pero no es mi estilo. Los patrocinadores coincidieron conmigo. He hecho hincapié en que quiero ser ejemplo para los jóvenes y no busco vender mi cuerpo, sino que las cosas se pueden lograr cuando uno trabaja fuerte”, reflexiona la raquetbolista después de su entrenamiento.

Sin embargo, hay quien mide el éxito de la marca Paola Longoria desde otro lente: el del marketing deportivo. El experto Luis Gil, miembro de Sports Entertainment & Marketing PDL, considera que “aún es muy pequeño y desgraciadamente no es debido a ella, sino al propio impulso del deporte en México; no se ha explotado ni el 50 por ciento”, pues considera que, a pesar del potencial de la marca, el raquetbol no es un deporte de grandes reflectores. Continúa una reflexión que motiva a pensar que Paola es más grande que su propio deporte: “Ha podido explotar en varias marcas y tiene muchos patrocinios, tantos como Lorena Ochoa, pero estoy seguro que no cobra ni la mitad por el tipo de deporte que practica y que no es menos valioso que el golf.

"Cuando llevas tres o cuatro nombres a la mesa y pones el de Paola hay clientes que siguen apostando por nombres más reconocidos en el tema de imagen, que dan las propias televisoras. A mí me da mucha tristeza, porque es la deportista más exitosa que tenemos en México: Vivimos en un país machista que apuesta por los resultados de hombres, cuando las mujeres son más exitosas”. DE PODER A PODER

La revista Forbes ubica a la número uno del mundo como la vigésima mujer con más influencia en México, síntoma del empoderamiento, esa palabra que según Claudia Pedraza, doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, debe entenderse como el acceso a las posiciones de poder y la capacidad de gestionar otras posibilidades de vida (propia y para otros) desde esas posiciones.

En ese sentido, Paola sería una mujer empoderada por el lugar que ocupa en la estructura profesional del deporte que practica, dice la experta, aunque “no sólo por su lugar en el ranking, sino por el poder económico y publicitario de su figura, tanto dentro como fuera de la cancha y porque como deportista empoderada puede incidir no sólo en la promoción del deporte, sino también en la gestión de mejores condiciones y en la toma de decisiones que beneficien a más personas”.

Para Paola, el frasco con la fórmula del poder, no se agita sólo porque sí: “Yo no veo al poder como que ‘yo soy esto’ o ‘por mi pasa aquello’ o que voy a llegar a hacer las cosas que quiero, al contrario, trato de ser inspiración para los jóvenes y para mucha gente, el poder de decir que todo lo que me ha tocado vivir en mi carrea deportiva ha sido es por sacrificios, por el apoyo de mi familia, por las marcas que se sumaron con su confianza, con su granito de arena para que mi carrera fuera en ascenso”, comenta la potosina con cuyo último evento reunió de ocho a nueve mil personas diarias, más del doble de los cuatro mil asistentes que acudieron a la primera edición.

Paola Longoria, la admiradora de Michael Jordan, se mete a la cancha. La mujer empresa busca más triunfos deportivos, económicos y personales.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×