Las 'cracks' mexicanas del basquetbol

Las mejores jugadoras de basquetbol del país lograron que el público atiborrara las instalaciones de la ESEF onde se llevó a cabo el Primer Juego de Estrellas de la LNBPF.
Las mejores jugadoras de basquetbol del país lograron que el público atiborrara las instalaciones de la ESEF onde se llevó a cabo el Primer Juego de Estrellas de la LNBPF.
 Las mejores jugadoras de basquetbol del país lograron que el público atiborrara las instalaciones de la ESEF onde se llevó a cabo el Primer Juego de Estrellas de la LNBPF.
Ciudad de México -

El basquetbol femenino en México tiene sus estrellas: Unas son madres, otras ponen de su bolso para participar, otras son novatas pero driblan como veteranas, otras juegan en Medio Oriente para subsistir.

Aún sin grandes carteles de promoción, las mejores jugadoras de basquetbol del país lograron que el público atiborrara las instalaciones de la Escuela Superior de Educación Física (ESEF), donde se llevó a cabo el Primer Juego de Estrellas de la Liga Profesional de Basquetbol Femenino (LNBPF).

Los ojos de muchos no daban crédito: “El año pasado se intentó hacer este mismo evento, pero no se logró, aunque la gente lo esperaba. Hoy, a pesar de que lo anunciaron con solo tres días, vinieron. Si ya hubo uno y no se hace el siguiente año, lo van a exigir”, comentó Annel Tapia del equipo Zona Sur. La gente que aunque rogó por entrar a ver el partido no lo logró, le habría aplaudido.

La también jugadora del equipo local Gamos y seleccionada nacional, es --como todas-- una estrella singular. La ovación que se llevó al entrar a la cancha era de los fans que la conocen y saben que ha viajado con recursos propios para poder jugar en distintas ocasiones y lo ha hecho en el auto particular del dueño del conjunto o del abuelo de una de las jugadoras.

“Creo que la Liga ha crecido. El primer año éramos puras mexicanas y hoy mínimo hay una extranjera en cada equipo. Al principio también teníamos que poner de nuestra bolsa para tener viáticos, sin embargo, seguimos buscando patrocinadores, hay equipos de hombres que tienen mucho dinero; nosotras no podemos vivir de esto, pero sí necesitamos lo mínimo para poder jugar”. Los avances de una Liga recién nacida apenas se notan.

A pesar de llamarse Liga Profesional, los bolsillos de la mayoría de las jugadorasnacionales más bien se sostienen de otras actividades laborales. Yvon Vite, por ejemplo, quien también representó a la Zona Sur –y a México en la selección-- trabaja en Nestlé: “Prácticamente lo hacemos por amor, sí tengo que trabajar y venir a los juegos y es complicado porque también voy los sábados, pero me gusta y aquí estamos”.

Para la también seleccionada y medallista de bronce en los Juegos Centroamericanos 2014, Casandra Ascencio, quien representó al conjunto de la Zona Norte y participó en el espectáculo de medio tiempo con sus tiros de tres, hay detalles en los que la Liga ha puesto mayor atención y en su opinión abordó otro tema: la seguridad en los traslados. El recuerdo del trágico accidente automovilístico que sufrió el conjunto de Pumas Club el año pasado, donde fallecieron dos jugadoras mientras regresaban de un partido la hace reflexionar:

“Ahora se ha tenido más precaución, viajamos de día y si es de noche pues se hace en camiones de línea que sean más seguros”. El miedo husmea.

Pero era su fiesta. La de las estrellas. Brisa Silva, por ejemplo,recién desempacada de la Liga de Irán no podría hablar de esa palabra. Más bien sabe de sangre fría y por eso definió el encuentro para su equipo del Norte con un triple matador en tiempo extra (85-84), dramático, muy a su estilo. En la sala de prensa demostró su felicidad por haber inaugurado el primer juego de la Liga –hace tres años cuando inició— y hoy el Primer Juego de Estrellas se convirtió en un logro más para la medallista de plata en los Panamericanos de Guadalajara 2011.

La noche avanza, la tinta de los autógrafos se seca, el olor a palomitas se dispersa y demuestra que el amor por el basquetbol y por la camiseta lo comparten todas… y todos los presentes. Se termina el sueño e Yvon Vitetiene que irse, su hija de siete años la espera. A algunas no les importó pasar la noche en casas de los organizadores y no tener viáticos. Las estrellas de esta Liga todavía no tienen brillo para dormir en hoteles de lujo con desayuno incluido. Faltan muchos triples por encestar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×