América debe revertir su fracaso parcial

Empecemos por aceptar que la participación del América en el Mundial de Clubes Japón 2016 fue un fracaso
  • Lo que no debe olvidar el América su valor de marca se debe a la experiencia que genera desde hace un siglo a sus fans
Ciudad de México -

Advertencia: Si le vas al América, quizá te pueda molestar leer esta columna que no alaba a tu equipo. Si lo odias, tampoco se trata de echar sal a las heridas azulcremas, así que no te emociones. Vamos a revisar simplemente la cuenta de débito de las Águilas en su nada lucido Centenario. Busquemos ser objetivos ¿Se puede? #Neta

Más allá del desesperado como infructuoso deseo del club propiedad de Televisa de intentar ganarlo todo en el año de tan importante aniversario, habrá que destapar todo lo que viene en juego.

En cada torneo que disputa cualquier equipo, no solo compite el deseo de sumar triunfos o trofeos, sino además el valor de la marca, atributo alimentado por los logros deportivos, pero también por muchas otras cosas. Porque una cosa es el valor en el mercado y otra el de la marca. #Ojo

El valor en el mercado de un equipo deportivo está formada por activos tangibles, en especial su plantilla, o sea las cartas de sus jugadores, más lo que genera en ingresos contantes y sonantes a la entidad, sus instalaciones, fuentes de ingresos por transmisión de TV, taquilla, merchandising o parafernalia de diversos productos y accesorios que puedes adquirir, entre otros. La cotización cambia cada día y con cada hecho. El valor de marca integra lo no material, como la cantidad de seguidores, su sentido de pertenencia, la filosofía del club, estilo de juego, la polémica que genera y la imagen de sus integrantes, entre varias cualidades que no se pueden tocar, pero que seguramente sientes. En cada partido, en las formas que emplea dentro y fuera de la cancha, el América se juega su valor de marca, que condiciona su valor en el mercado. #Zas

HAGAMOS CUENTAS

Empecemos por aceptar que la participación del América en el Mundial de Clubes Japón 2016 fue un fracaso. Quedar cuarto en un torneo de seis participantes es una actuación más que discreta.

Sin darle vueltas, se trata de un fracaso parcial. El 2016 tiene que acabar para hacer una evaluación completa, pero el objetivo del América era al menos finalizar terceros en el certamen, asumida de antemano como infranqueable la aduana de enfrentar al Real Madrid. No se logró. Un objetivo no cumplido en tiempo y forma siempre será un fracaso.

El América llegó suelo oriental con un valor en el mercado de 40.9 millones de euros, es decir, 42,5 millones de dólares. En devaluados pesos nacionales, un total 850 millones, según constató la consultora internacional Transfermarkt. Después de caer contra el Real Madrid, el golpe fue seco para quedar en 38,6 mde o 40,1 mdd. Es decir, 802 millones de pesitos, ¡o sea que perdió 48! #Uf

A este déficit sumemos los dos millones o 500 mil dólares que dejó de ganar por no llegar al tercer lugar, ya que ese privilegio se lo llevó el Atlético Nacional con su 2.5 mdd de premio. El cuarto lugar se lleva solo 2 mdd, mientras que el quinto y sexto nada más se llevan la experiencia del viaje. El segundo lugar, el Kashima Antlers, fueron 3.7 mdd, y los Campeones merengues se embolsaron 5 mdd.

Las comparaciones son odiosas cuando queremos asemejar lo incomparable y por eso sólo te comento El Madrid, a la postre el mejor club del mundo en el 2016 porque ganó todas las Finales que disputó, acabó el llamado ‘mundialito’ de clubes con el mismo valor en el mercado con el que empezó: 775, 8 millones de euros, aunque eso sí, se ciñó el escudo de Campeón del Mundo.

¿Por qué no subió? Tal vez porque este torneo aún está tomado como en fase de prueba para la FIFA que estudia hacer las próximas ediciones ya más en serio, no sólo con campeones de confederaciones sino con 32 equipos, tal como sucede con el Mundial de selecciones.


A DEFENDER LA MARCA

Lo que no debe olvidar el América su valor de marca se debe a la experiencia que genera desde hace un siglo a sus fans. Los sentimientos importan mucho en este rubro porque este club es una lovemark. Ahora, tiene la oportunidad de sacarse la espina si gana la Final de la Liga Bancomer MX, un lauro siempre anhelado por quienes le siguen. No la tendrá fácil, pero deportivamente tiene una ventaja, el ritmo de una competición internacional breve pero de alto rendimiento que no tuvo Tigres.

El desperdicio de asistir a un Mundial de Clubes y no lograr un sitio trascendente al nivel de la marca y fecha conmemorativa debe tomarse como ancla para buscar algo más que una corona de Concachampions.

Pero toda mejora comienza con una autocrítica. Jugadores y técnico LaVolpe deben ser aleccionados por su directiva para que les recuerde dónde están parados y no culpar al destino de los errores cometidos.

El tan gastado pretexto de reducir a un ‘volado’ una serie de tiros de definición desde el manchón penal para definir a un vencedor es ridículo. Requiere toda la aplicación y performance de un jugador profesional acertar desde los 11 pasos bajo un clima de alta tensión.

Contra Tigres podría suceder de nuevo. Y no, acá la moneda no está en el aire, señores americanistas. Se pondrá a rodar el balón y habrá que ver quién resulta mejor en el terreno de la táctica y la estrategia.
Y bueno, ¿tú qué piensas? Conversemos. Recuerda que en este mundo terrenal, todo puede sumar o restar y tú eliges la cuenta.

Fuente: Fan Datos CID Consultoría, CIDnoticias.com, FIFA.com, MedioTiempo y Transfermarkt

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas