Hugo, Tena, Gallego y Romano, regañados…

Conste, aquí lo dijimos hace una semana Hugo podrá hacer y deshacer, castigar tomar revancha sin decirles castigados a los que lo cuestionaron tener a Cuauhtémoc y después no saber que hacer con...

Conste, aquí lo dijimos hace una semana Hugo podrá hacer y deshacer, castigar tomar revancha sin decirles castigados a los que lo cuestionaron tener a Cuauhtémoc y después no saber que hacer con él, declarar por encima de sus jugadores pero hasta ahí, se metió en la parte que más le duele a la Femexfut que es la comercialización y los dineros y tuvo que aceptar el regaño, llamada de atención o como usted quiera decirle y su sueño de jugar con la del Real Madrid será sólo para cuando las condiciones así lo obliguen, la verde es la verde.

"Flaco" favor al "Flaco"…

Todos los reflectores apuntan a Luis Fernando Tena como si él fuera el único culpable de esta pobre y muy limitada actuación americanista pero aquí hay que cuestionar a muchos más, comenzando por el famoso Castromán que hasta hoy no desquita la paga y por ahí andarían Cabañas, Rodrigo López, Insúa y apuntemos también a Davino, Germán Villa intermitentes y a veces con una sobredosis de esfuerzo que no pasa de lo individual y colectivo pero el jugador se acostumbra, se aburguesa, cobra cada 15 días y se acomoda.

Lo de Romano parece brujería…

No hay otra explicación para lo que acontece en el Atlas si tomamos en cuenta que Rubén Omar Romano es uno de los técnicos que más tiempo trabaja y le dedica al trabajo de cancha a la táctica y la estrategia probablemente sea que su verbo para decirlo en argentino "Ya se agotó con el grupo" por que dos puntos de veinticuatro es muy poquito para la plantilla del Atlas y para el propio Rubén y antes de que venga el regaño él se va hacer a un lado.

La cara dura de Gallego…

No puede haber algo mas cínico que un técnico como Américo Gallego que cobra cerca de dos millones de dólares y que tenga la nómina más alta del futbol mexicano y que no juegue a nada, pero cuando el agua le comienza a llegar al cuello entonces si empuja, grita, toma riesgo para conseguir un golecito por ahí y después volver a jugar a nada, pero la culpa no es de él sino de los que lo toleran que son los mismos que lo trajeron, aquí hay un negocio muy grande y no lo puedo creer que hay alguien que pueda botar su dinero con la facilidad que se gasta en Tigres… Así de fácil.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas