Héctor Reynoso y 10 más para el Tri

Y estoy consciente de que muchos de ustedes me dirán ¿cómo es que apoyo abierta y descaradamente a un jugador como Héctor Reynoso que amenazó a Sebastián Penco, con estornudarle en la cara?

Y estoy consciente de que muchos de ustedes van a levantar la ceja y me van a decir que ¿cómo es que apoyo así abierta y descaradamente a un jugador como Héctor Reynoso que amenazó a Sebastián Penco, el argentino del Everton, con estornudarle en la cara? No justifico el hecho pero sí aplaudo su carácter y actitud de no agacharse ni hacerse chiquito ante los insultos y presión sufrida en Chile, ya es una historia conocida y de leprosos (vaya comparación de ignorantes y estúpidos) no los bajaban antes y durante el partido, ahora que los juegos se han realizado a puerta cerrada hemos podido escuchar, cuando los compañeros de Televisa y TV Azteca deciden respirar tantito y así en su pausa involuntaria que ojalá se diera más seguido, lo que se dice en la cancha y se dicen muchas cosas, pero hay un viejo proverbio que menciona: “Lo de la cancha se queda en la cancha”, y Sebastián Penco se ganó una respuesta a su provocación, no justifico cómo la hizo, si hubiera sido una patada, un manazo o un codazo no lo estaríamos amplificando como lo estamos haciendo ahora, este hecho no lo justifico, pero… SÍ APOYO A HÉCTOR REYNOSO A MUERTE… Porque el carácter que demuestra al no agacharse, al no dejarse, al no quitarse, al poner el pecho ante lo que venga, al no hacerse chiquito ante todas estas amenazas es lo que hoy necesita la Selección Nacional para enfrentar las eliminatorias en Centroamérica, el caribe y Estados Unidos, jugadores con ese corazón, con esa garra, con esa fuerza, con esa entrega, con ese carácter en donde nada ni nadie los apantalla, mis respetos por ese carácter para Héctor Reynoso porque además ese día ante el Everton, y muchos no lo han querido señalar… JUGÓ EL PARTIDO DE SU VIDA… Se la rifó, se jugó la cabeza en varias barridas pero se destaca sólo lo amarillista que es lo que vende, insisto, no lo justifico, nadie se acuerda que Héctor dio un partidazo. Así las cosas pues, yo le sugeriría a Javier Aguirre que la Selección Nacional comenzara a formarse con jugadores de este corazón, de esta entrega, de este orgullo, de esta madera, de éstos que no se agachan y que no son estrellitas, que no son de los que bordan el trutru, ni de los finolis, ni de los que quieren que sus compañeros recuperen el balón y ellos esperar a que se los pongan cómodamente en el pie, o de los que tienen que esperar el centro a medio metro, no, de esos ya estamos cansados, queremos once “Héctores Reynosos” que se la jueguen en la cancha y les aseguro que así nadie nos gana un partido de aquí al final de las eliminatorias, y en el Mundial que traigan a alguno de los del tru tru… Así de fácil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas