2011, año de resultados…

Este 2011 sin duda el mejor año del deporte mexicano. Hubo grandes momentos extraordinarios que podemos etiquetar y poner ahí para siempre.

Los goles que nos hicieron vibrar… Este 2011 sin duda el mejor año del deporte mexicano, la delegación mexicana en los Panamericanos superando expectativas, el Campeonato de la Sub-17 que nos hizo vibrar a todos, el Campeonato de la Copa Oro del Tri mayor, pero hubo grandes momentos extraordinarios que podemos etiquetar y poner ahí para siempre. EL GOL DE JULIO GÓMEZ… Este chamaco de Pachuca, en donde todos recordamos que el partido lo íbamos perdiendo ante Alemania en las semifinales del Mundial Sub-17, ya no había cambios, a Julio lo sacan por un golpe en la cabeza en un choque con un jugador alemán en el gol olímpico de Espericueta para el empate, regresa con la cabeza vendada y de chilena anota el gol que marcaría la diferencia y que catapulta al equipo mexicano a la gran final y a todo México a unirse alrededor de este grupo, después vendría aquel triunfo ante Uruguay y el gran titulo. NO ES QUE JULIO GÓMEZ SEA EL HÉROE… Ni que lo tratemos de deificar, él tendrá que hacer su proceso e ir de poco a poco y ya comenzar a tomar a partir del año siguiente a darse de codazos para ser alguien en el futbol. Todo el equipo mexicano Sub-17 se puede identificar en esa gran jugada del joven Julio Gómez, de la misa forma que en estos momentos que estamos recordando vivimos con intensidad… EL GOLAZO DE GIOVANI DOS SANTOS… A Estados Unidos, recordar que en esa Copa Oro tuvimos grandes problemas, el tema del clembuterol en donde nosotros mismos castigamos a nuestros propios jugadores, nuestra delegación de 22  jugadores se convirtió en una de 17, por ahí llegaron algunos refuerzos prácticamente para el último partido, de hecho Héctor Reynoso entró a la central en ese partido que arranco en Pasadena California donde los gringos se fueron arriba 2-0, pero aquí lo importante es que teníamos, los que estábamos en el estadio y los millones que lo veían por televisión, la sensación de que el equipo mexicano iba a recuperar, a alcanzar e iba a superar, era un equipo que se veía superior a los gringos y mire usted que… HACE MUCHO NO GENERABA NUESTRA SELECCIÓN ESE SENTIMIENTO… Y de esto me quedo y por mucho con el golazo de Giovani dos Santos, un gol que si lo hubiera firmado Lionel Messi seria el mejor gol en 2011, pero lo firmó Giovani  y usted sabe que en esto de los nombres también se da, pero ¡que golazo!, como toma el balón, como intuye, como se va quitando al portero gringo, se lo lleva y se da la vuelta, después tira angulado y pasa justo entre la cabeza del defensa y el larguero, lo volvemos a ver y no nos cansaremos de decir que este fue un golazo, de ahí la selección mexicana se catapultó en ese partido a ganar y terminara arrasando a Estados Unidos, todavía al final del partido el entonces entrenador de Estados Unidos, el señor Bob Bradley, que por cierto, por esta derrota tuvo que renunciar o lo corrieron, decía: “no es justo que en nuestro país vengan los mexicanos y nos ganen de esta manera y después para humillarnos todavía más la ceremonia de premiación se hizo en español,  porque así fue, lo cual créame que nos tiene muy sin cuidado. Así las cosas pues, nos identificamos con este grupo, como con la Sub-17, como con la delegación mexicana en los Panamericanos, yo destacaría ahí también sin duda los momentos glorioso que nos dieron las selecciones femenil y varonil de básquetbol alcanzando la mismísima final y una medalla de palta que nos supo más que a oro o platino o al metal que usted quiera ¿Por qué? porque el basquetbol mexicano sigue viviendo tiempos no digo difíciles sino tristes, espantosos, humillantes con gente aferrada al poder como se aferran a un hueso  y a final de cuentas fue un momento de frescura, fue como la cenicienta que logró su baile y después la carrosa se convirtió en calabaza, pero no nos acordemos de esto, acordémonos de esos grandes momentos…Así de fácil.   aldomuro@aol.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas