A partir de hoy...

Es mi primer columna en Medio Tiempo. Y se da precisamente en momentos sumamente especiales para nuestro futbol, luego del campeonato logrado por la Sub-17 y a tan solo 9 meses del Mundial en...

Es mi primer columna en Medio Tiempo. Y se da precisamente en momentos sumamente especiales para nuestro futbol, luego del campeonato logrado por la Sub-17 y a tan solo 9 meses del Mundial en Alemania.

De entrada, mi agradecimiento para Miguel, Patricio y Santiago, pilares de la página de futbol más consultada en nuestro país, quienes me invitan a participar a partir de hoy en este proyecto consolidado.

¿Qué hacer entonces para que mis columnas sean diferentes?, ¿qué intentar para que tú las leas?, ¿qué proponer para que además aporten algo?.... déjenmelo de tarea, que al menos prometo quemarme el coco al momento de escribirlas.

Y es que te platico, si me permites por cierto que nos hablemos de tú, que pertenezco a una generación que no se perdía el Esto, Ovaciones, Afición, Heraldo, Novedades, además de revistas como Balón y Penalti.

Y me acuerdo bien que al día siguiente de un partido, lo primero que buscábamos eran las fotografías más espectaculares, entrevistas o hasta las caricaturas pero muy pocas veces arrancábamos con la lectura de aquellas largas crónicas, editoriales y columnas convertidas en "chorizo de letras" que la verdad, nos daban flojera.

Aunque debo decir que había plumas muy importantes en el medio y ni que decir de voces en los micrófonos que a muchos nos marcaron para siempre.

¿Quién podía discutir una opinión fundamentada de Nacho Matus, la crítica puntillosa de Manuel Seyde, las 4 palabras de Don Fernando Marcos, las narraciones llenas de imaginación de Ángel Fernández o el comentario lleno de preparación y sarcasmo de José Ramón?

Te cuento que hoy que todo es euforia con la Sub-17, a mí me tocó exactamente hace 17 años ser parte acusadora en el asunto terrible de "los cachirules" y a la fecha muchos me siguen marcando como "culpable" del castigo que nos impuso la FIFA, como si denunciar a través de los medios aquella trampa fuera lo vergonzoso y no el hecho en sí, solapado por directivos que en aquel entonces fueron también suspendidos de sus cargos.

Por eso también disfruté el triunfo del domingo, porque de algo habrá servido terminar de tajo con aquella práctica truculenta que se hacía indiscriminadamente en la Federación sin que nadie dijera nada.

Soy de los que cree que cada nueva generación tiene un compromiso con las que vienen, que hay que abrir camino y romper los moldes de lo establecido si se trata de mejorar, por eso supongo también que estos chavos dirigidos por Chucho Ramírez deben marcar un antes y un después en la mentalidad de los niños que hoy los tienen como nuevos ídolos.

Y por hoy me despido de ustedes, pero ya habrá tiempo de encontrarnos al menos un par de veces a la semana aquí en Medio Tiempo.

Por cierto que a partir de hoy, acepto con gusto sugerencias y opiniones, tanto a favor como en contra.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas