El cementerio cementero

En torno a estas fechas ¿porqué la muerte se ensañó con Cruz Azul? 

En torno a estas fechas ¿porqué la muerte se ensañó con Cruz Azul?    LAS CRUCES CELESTES

En esta ocasión quiero referirme particularmente al caso de los "cementeros" que, por cuestiones del destino, son sin duda el equipo mas castigado si hablamos de fallecimientos inesperados.

Miguel Marín, Fernando Bustos, Bardomiano Viveros, Octavio Muciño, Miguel Ángel Cornero y hasta su Presidente Guillermo Álvarez Macías se fueron en un lapso no mayor a 15 años.

Hasta la fecha ¿qué seguidor de "La Máquina" no extraña las atajadas del espectacular "Gato" o "Supermán" Miguel Marín como lo bautizó Angel Fernández?

Lamentablemente la muerte le dio avisos aún cuando estaba activo y tuvo que dejar las canchas en 1981 por problemas con su corazón. La noticia parecía increíble pues se trataba de un hombre fuerte que vivía en el pináculo de la fama y que sin embargo, por recomendación médica, debió abandonar prematuramente su actividad.

Pero como el futbol era su vida, Miguel optó por ser entrenador y se le recuerda aún dirigiendo al propio Cruz Azul y a los "Coyotes" de Neza, para luego emigrar a Querétaro donde finalmente la muerte le llegó con impacto fulminante.

¿Qué decir del gambetero mas espectacular que ha tenido nuestro futbol?... El gran Fernando Bustos era el rey del dribling y todavía en algunas repeticiones podemos disfrutar la magia de sus engaños, piques y centros con teodolito para que Muciño, Horacio o Vera  terminaran sus avances en gol.

También como seleccionado nacional, muchos tantos de Borja, Padilla, Velarde o Lapuente tuvieron como cómplice al inolvidable Fernando.

A él, la muerte le sorprendió en un accidente automovilístico cuando, por cierto, ya había decidido jugar los últimos años de su carrera defendiendo al Atlético Español.

¿Y quién no recuerda la tragedia del ídolo Octavio Muciño?... Nacido en Jasso, Hidalgo, en lo que hoy es conocido como la Ciudad Cooperativa Cruz Azul.

Joven de gran carisma, con un olfato de gol impresionante, que rápidamente se ganó un puesto titular en aquél tricampeón de Raúl Cárdenas.

Su fama subió como la espuma y pronto fue convocado a la selección nacional que, por aquel entonces, dirigía el Ingeniero Javier de la Torre. Por algo las "Chivas" del Guadalajara le echaron el ojo y lo firmaron para defender sus colores.

Pero con  menos de un año defendiendo al "Rebaño", el "Centavo" dejó de existir cuando fue asesinado al salir de un restaurante luego de hacerse de palabras con un "junior" que lo esperó fuera del lugar y le quitó la vida con un par de balazos.

Las multitudes que se congregaron en sus funerales fueron impresionantes y nadie daba crédito que en el mejor momento de su vida, Octavio hubiera dejado de existir.

El caso de Bardomiano Viveros (ex compañero de Hugo, Rangel, Tapia, Rergis y otros en la Selección Olímpica del 76) y del "Confesor" Miguel Ángel Cornero, también dolieron por lo prematuro e inesperado.

Se trató de 2 defensores que a su retiro descubrieron que estaban invadidos por enfermedades silenciosas que poco a poco fueron minando sus facultades, terminando su vida postrados en una cama y en el mejor de los casos sobre una silla de ruedas.

Ambos murieron cuando se supone que aún queda la mitad de la vida por delante.

Cómo olvidar al "gran patrón", fundador de una Cooperativa que es ejemplo mundial y cuyo amor por el futbol se volcó en darle a su ciudad un equipo profesional que llegó a la primera división en tiempo récord y comenzó a cosechar logros inmediatos.

El Licenciado Guillermo Álvarez Macías (padre del actual presidente) también murió de manera intempestiva justo el día que el Presidente de la República encabezaría un acto con el empresario.

A grandes rasgos, esta es parte de una historia dramática que ha hecho sufrir al Cruz Azul por la perdida de figuras que forjaron su grandeza y que por mas que pasen los años no se pueden olvidar.

Hay también muchos otros casos de jugadores, que ya sea en accidentes, por enfermedad o víctimas de algún asesinato también perdieron la vida cuando aparentemente todo les sonreía.

En esta ocasión no pude dejar de comentar con ustedes el caso de los cementeros luego de ver una revista que tenía una fotografía en la que aparecían varios de los que aquí he mencionado.

Igual que me sucedió hace poco, cuando revisando archivos, encontré otra de los Pumas con el Ingeniero Aguilar Álvarez, Mario Velarde, Jorge Marik, Genaro Bermúdez, Geraldo Cándido y José Luis "La Calaca" Gonzalez, en un festejo navideño a principios de los años ochenta. Hoy todos se fueron. 

El último drama multitudinario lo vivió Pachuca que, luego de obtener un título de liga, vio partir al joven Pablo Hernán Gómez quien perdió la vida junto con su esposa en un accidente automovilístico, impactando a toda una afición que se volcó en cariño para su ídolo.

Así es la muerte, llega sin avisar.....y en el futbol mexicano hay ausencias que aún siguen doliendo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas