Don Fernando

Sin duda el maestro de maestros en esta profesión. Y a petición de algunos correos electrónicos que me piden escribir en MEDIO TIEMPO sobre personajes que han dejado huella en nuestros medios,...

Sin duda el maestro de maestros en esta profesión. Y a petición de algunos correos electrónicos que me piden escribir en MEDIO TIEMPO sobre personajes que han dejado huella en nuestros medios, tengo que comenzar por el mejor de todos.

Así, sin discusión podría resumir a Don Fernando Marcos un hombre del que muchos jóvenes aficionados habrán escuchado como referencia pero que tal vez no tuvieron el privilegio de leer o ver.

Y es que "Don Fer", como le decíamos, era un compendio de cultura extraordinario. Necio, mal hablado, simpático, charlista, sarcástico, inteligente, fumador empedernido, puntual, filósofo, ingenioso, bromista a quien por si fuera poco Dios había dotado de una voz extraordinaria.

Alguna vez me contó que a los 4 años leía perfectamente y que ese hábito le acompañó durante toda su vida, contando con una biblioteca digna de envidia para cualquiera, pues en ella uno podía encontrar volúmenes de cine, derecho, futbol, juegos olímpicos, arte, pintura, poesía, idiomas, medicina, arbitraje, ópera, geografía y muchos otros temas.

Cuando se platicaba con él había constancia que absolutamente todos sus libros los leía y no sólo los acumulaba en aquellos enormes libreros de su casa en el pedregal.

Cabe recordar que Marcos fue jugador, entrenador, árbitro, directivo, comentarista y que ejerció también como abogado, director de cine y locutor comercial. Que fue junto con Daniel Pérez Arcaráz, narrador en las primeras transmisiones de futbol que se hicieron en México, voz de la película oficial de los Juegos Olímpicos del 68 y escritor de un libro autobiográfico titulado "Mi amante el futbol".

Famoso también por despedir las transmisiones de televisión sintetizando todo con sus "4 palabras" donde resumía en un extraordinario editorial lo que le había parecido el partido.

Presumía de haber dirigido a la Selección Mexicana en un duelo que se le ganó a Inglaterra en 1959, de haber dejado al "Tri" invicto, de haber salvado a varios equipos de los últimos lugares y de encender la mecha de los "clásicos" entre América y Chivas luego de burlarse de un triunfo de los cremas ante los tapatíos.

Trabajó durante muchos años en Telesistema Mexicano (hoy Televisa) y luego fue contratado por el Canal 13 en tiempos de José López Portillo. Ahí lo conocí y pude compartir con él los mundiales del 86, 90 y 94.

Otra virtud de "Don Fer" fue la de acuñar frases que se convirtieron en inmortales, como aquélla de que "el último minuto también tiene 60 segundos" y al revisar videos ¿quién no ha escuchado su "... ¡¡no la falles Borja, no la falles!! antes de que Enrique le anotara a Francia en el mundial de Inglaterra 66?

Jamás tenía prisa, su plática era sabrosa y entretenida para todo el staff en los estudios de televisión donde camarógrafos y productores le escuchaban infinidad de anécdotas mientras los partidos se desarrollaban y él, aún mirándolos de reojo, era capaz de sintetizar para sus comentarios de medio tiempo.

En radio, sus últimos años fueron dignos de colección al lado del maestro Jacobo Morett otro inteligente comunicador con el que Marcos platicaba, discutía, aplaudía y compartía todas las tardes en sus charlas de Radio Fórmula tocando cualquier tema.

Sin duda, Don Fernando fue único y quienes tuvimos la fortuna de conocerlo coincidimos sin más reparo que el mejor calificativo que le encontramos fue el de "maestro".

Hoy seguramente en gustos se rompen géneros y existen diferentes estilos en la crónica y el comentario, por lo que cada quien tendrá su preferido. Pero estoy seguro que como él, ninguno.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas