Se acabó el proceso

Conforme pasen las horas podremos sacar mejores conclusiones. Pero a la calentura de otra eliminación, es necesario dar un primer diagnóstico de lo sucedido con nuestra Selección.

Conforme pasen las horas podremos sacar mejores conclusiones. Pero a la calentura de otra eliminación, es necesario dar un primer diagnóstico de lo sucedido con nuestra Selección.

Obviamente es fácil cargar la culpa a un solo hombre, pues en México solemos buscar villanos y darles con todo como si por estos pasara todo lo bueno o malo que le sucede a nuestro balompié, pero no, repito que esa es la fácil.

Sí, es cierto que Lavolpe tiene un alto grado de responsabilidad porque además cometió el grave error de prometer como político en campaña y al momento de entregar cuentas no tiene otra que aceptar los reclamos.

Pero más allá de darle palos a quien no pudo nunca con el peso de ese cargo, es necesario repartir el fracaso de otra eliminación en Octavos de Final.

Y es fracaso porque está visto que aun con el apoyo económico, de alteración de tiempos en los calendarios caseros con tal de apoyar al Tri, incluso con la unión de las televisoras, ya es hora de cumplir con las expectativas.

México sí tiene jugadores con capacidad para hacer más de lo que vimos. Con todo respeto para los que piensan que el problema pasa por la mentalidad creo que ya no va por ahí...

El futbolista mexicano de las nuevas generaciones tiene un nivel de competencia mayor al que tuvieron sus antecesores, juegan Libertadores, Sudamericanas, Eliminatorias, Copa América, etcétera. Conocen perfectamente lo que es jugar bajo presión habiendo varias veces superado a los aparentemente favortos.

Peo también es un hecho que individualmente seguimos careciendo de líderes, de hombres con personalidad para levantar al equipo, para cargar el peso de la media cancha hacia adelante, donde hay que hacer la jugada genial, el pase preciso y buscar al definidor.

Sinha no fue lo que se esperaba, y no es su culpa, es buen jugador pero no como para marcar una diferencia notoria en los momentos difíciles. Cuando más se requirió de él en el juego ante los argentinos dio la impresion de preferir, salvo en una jugada, el pase lateral al compañero eludiendo la función que se suponía tendría que hacer.

Ni que decir de la diferencia que efectivamente se marca con Rafael Márquez y Jared Borguetti, quienes con su estancia en Europa están acostumbrados a los choques con fuerza diferente, intimidaciones y forcejeos que a final de cuentas dotan de un carácter diferente.

Cosas buenas también hay... la defensa de Osorio y Salcido pinta para varios años, lo de Guardado extraordinario, Bravo como un excelente prospecto para seguir trabajando, Fonseca y un espíritu de lucha que debe contagiar y ni que decir de San Oswaldo, salvador de goles inminentes.

Que no tengamos definidores ya no es novedad, sigamos mirando la tabla de goleo de nuestra liga... los mexicanos ausentes, ya sea porque los que juegan no anotan o porque otros ni siquiera tienen la oportunidad de alinear por la exageración de extranjeros en ese puesto.

El análisis de responsabilidades debe también salpicar quiérase o no, a los llamados "hombres de pantalon largo"; se precipitaron en la elección, dejaron solo en el proceso al elegido, más tarde abiertamente declararon su error y finalmente como dice a frase "mientras la victoria tiene muchos padres, la derrota es huérfana".

Presagio tiempos de tormenta, de renuncias y despedidas, de cambio de poderes, de dimes y diretes, como cada 4 años.

Ahora ¿quién será el nuevo guía y a qué se comprometerá?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas