Los riesgos del América

Hay conjuntos que pagan caro el lujo de fallar. Y el América es uno de esos cuadros que año con año no escatima en gastos para reforzar su plantel, firmando a jugadores probados en otros equipos...

Hay conjuntos que pagan caro el lujo de fallar. Y el América es uno de esos cuadros que año con año no escatima en gastos para reforzar su plantel, firmando a jugadores probados en otros equipos que supone le han de funcionar. Pero no siempre acierta.

Hoy, Luis Fernando Tena, que evidentemente estaba apalabrado desde el torneo pasado pero que quiso cumplir cabalmente su compromiso con Jaguares, es el responsable de ofrecer resultados y llevar a las Águilas a ganar un nuevo título, pues otra cosa en ese club simplemente se llama fracaso, o como alguna vez lo dijo su Vicepresidente Deportivo Manuel Lapuente: "fracasotote".

Sin embargo, y a reserva de que me calle la boca con resultados contundentes, salta a la vista que muy pronto ese puñado de buenos delanteros con que se ha armado, dependerá de que alguien les surta balones desde una zona que evidentemente parece desprotegida.

La muestra ya se vio el domingo pasado cuando sólo por la acción individual de un chamaco debutante, pudo rescatar un empate ante los Tigres. Y es que a la salida de Pavel Pardo, sus servicios largos, las diagonales y la llegada con sorpresa denotan una sensible baja, si a eso agregamos que el talento de Cuauhtémoc Blanco hoy no está a disposición del "Flaco" y que tampoco un chavo que comenzaba a cumplir esas funciones como Paco Torres es parte del equipo pues fue negociado, entonces habrá que esperar que "saltando esa línea", los americanistas puedan explotar la capacidad de sus ofensivos Nelson Cuevas, Claudio López, Salvador Cabañas y Matías Vuoso.

Da la impresión que revisaron las tablas de productividad goleadora en los últimos años y trajeron en paquete a los más impactantes delanteros de Pachuca, Jaguares y Santos para compañar a su espectacular "Piojo", pero ¿quién detrás de ellos para levantar la cara, sacarse la marca, subir, bajar y filtrar pases de medio gol?

Y aquellos que piensen que el 4-4 contra el  Barcelona fue una muestra de que tarde o temprano el equipo tendrá que funcionar, mucho cuidado. Es obvio que esa noche los catalanes probaban jugadores y sólo metieron el acelerador cuando se vieron abajo 4-1 bastando 10 minutos para emparejar cartones. No nos engañemos.

No dudo que el "Ruso" Fabián Peña, Alvin Mendoza, los jóvenes Arguello, Nacho Torres o el recién bautizado Juan Mosqueda terminen dando la sorpresa, pero la lógica no dice que puedan ser sinónimo de garantía.

Me queda claro que en algún momento uno de sus 4 ases ofensivos tendrá que ser convencido por los Tena de hacer funciones diferentes, apoyar mas a los mediocampistas y trabajar detrás de los "nueves" para sacrificar el lucimiento personal en aras del bien del equipo; no les queda otra.

Pero ¿será que Vuoso es desperdiciado haciendo esa labor, acaso Cabañas tendrá que tirarse mas atrás renunciando a su instinto natural, o será por eso que "Pipino" ya abrió el paraguas y declaró que no esperen que siga haciendo goles como en la pretemporada?

Sólo resta esperar y ver como se resuelve el enigma, ¿y porqué no, hasta darle el beneficio de la duda a Cuauhtémoc con un rápido acoplamiento y entrando al ritmo del resto de sus compañeros en las próximas semanas para asumir ese papel que al menos hoy parece sin dueño?

El futbol es raro y todo puede sucede, hasta que de la noche a la mañana ese hueco sea ocupado por alguien y las cosas le resulten a este nuevo América.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas