La danza de los técnicos

Esta frase la he escuchado durante años. Pero en verdad revela lo que pasa en el puesto más inestable que existe en el futbol.

Esta frase la he escuchado durante años. Pero en verdad revela lo que pasa en el puesto más inestable que existe en el futbol.

Porque sobran los directivos que se equivocan al armar su equipo, contratar al entrenador, tomar decisiones que no resultan, etcétera. Pero no se van de su cargo al mes de ser nombrados. Lo mismo pasa con árbitros, jugadores y hasta periodistas que luego de un error gravísimo, si acaso son congelados una o dos semanas, pero de ahí no pasa.

Sin embargo, los técnicos llegan y se van como si estuvieran siempre a prueba, sin importar en lo mas mínimo que se les prometa apoyo incondicional, planes a largo plazo, proyectos a futuro, etcétera. Bien lo dijo Nacho Trelles, ellos viven del resultado y dependen de él cada semana por lo que siempre hay que tener las maletas listas.

Hoy el turno ha sido para Graniolatti y Reinoso, lo cual brinda la oportunidad de que Daniel Guzmán y Darío Franco se suban de nuevo al carrito de la rueda de la fortuna que hace muy poco también los bajó. Así es esto.

Nada raro será que en las próximas semanas otros técnicos en apuros dejen su lugar a otros que ya "calientan" en la imaginaria. Y es que la baraja de posibles candidatos es amplia y ahí están para lo que se ofrezca Mario Carrillo, Fernando Quirarte, Tomás Boy, Benjamín Galindo y muchos otros que habitualmente se manejan como posibles relevos cuando un equipo está pasando apuros.

Nadie garantiza que los que llegan no corran con la misma suerte, aun cuando habría que entender que se debiera tener más paciencia con quienes no armaron el plantel y recién llegados tienen poco tiempo para trabajar y deben ganar como si tuvieran la famosa "varita mágica".

Esta columna pudo ser escrita hace 40, 20, 10 o 5 años y sería vigente; estoy seguro que lo mismo sucedería se vuelve a publicar casi textual cambiando sólo los nombres de los técnicos de moda dentro de algunos meses o años... el ciclo es interminable.

¿Se imaginan que así funcionaran las cosas en todas las profesiones? ¿y que un maestro de escuela fuera relevado 2 o 3 veces por curso? ¿que los ingenieros no terminaran los proyectos y la idea original acabara en 4 o 5 manos diferentes a las que lo concibieron? ¿ y qué tal que los médicos se relevaran cada 4 o 5 semanas en una clínica y nadie terminara de hacerse responsable de los pacientes?

Es verdad que también cuando son apoyados y se les da continuidad hay quienes han triunfado y logrado permanencia en una misma institución durante años, pero son el menor de los casos. A las pruebas me remito. De manera que todos aquellos futbolistas que dicen que a su retiro pensarán en esta profesión, ya saben a lo que le tiran.

Sobran también los casos de quienes estaban "en la tablita" y una tarde en la que la guillotina ya se sentía sobre su cabeza ganaron el partido clave y se quedaron para no sólo salvarse sino reevertir los resultados y hasta ganar títulos.

Alguna vez Valdano dijo que "a veces el éxito o fracaso de un entrenador depende de la puntería que tengan sus delanteros", y tiene toda la razón.

Y tu amigo lector de MEDIO TIEMPO... ¿qué piensas del tema?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas