La gente no cambia

La Volpe, Hugo, Vergara, Blanco, Aguirre y el que quieran, siempre serán los mismos. Y es que en un ejercicio curioso que suelo realizar cuando reviso mis apuntes, abro periódicos viejos, leo...

La Volpe, Hugo, Vergara, Blanco, Aguirre y el que quieran, siempre serán los mismos. Y es que en un ejercicio curioso que suelo realizar cuando reviso mis apuntes, abro periódicos viejos, leo revistas de hace años o me pongo a checar videos, es corroborar que por mas promesas y buenos propósitos que se hagan, nadie puede transformar su personalidad de la noche a la mañana.

Por eso no me extraña que hoy Ricardo esté sufriendo en Argentina los mismos problemas que vivió aqui en su etapa de técnico nacional. Está claro que no sabe manejar la presión, que a la menor provocación cae en una declaración desafortunada, que no controla impulsos, que carece de diplomacia y que de lo único que puede depender su continuidad en Boca será de los resultados.

Por lo pronto, luego de perder el Clásico ante River ya amenazó con renunciar, ya culpó a ciertos medios y ya pone cara de malo cuando apenas hace unos días decía que allá "si saben ver el futbol y no como los chismosos periodistas mexicanos"...  ¿o sea que tienen razón al decirle que está descomponiendo lo que le dejó Basile?

Otro caso es Hugo, quien ha vuelto a México para dirigir al Necaxa y se perfila como candidato natural a manejar la Selección. A los pocos días de su arribo pareció manejarse con cierta discreción respecto al tema, pero apenas escuchó que algunos extranjeros como Bielsa, Gallego o Klinsmann también sonaban, sacó la casta y se autodestapó como el candidato ideal. Y por cierto, yo también pienso así.

¿Y qué me dicen de Cuauhtémoc Blanco y sus declaraciones contra el "Chupa" López de los Pumas quien cuestionó que al mexicano los árbitros le consecuentan todo? ¿no pregona el americanista que calladito se ve mas bonito? Sin embargo, su carácter explotó y a una semana de enfrentar a la UNAM ya le mandó mensaje de vuelta al puma diciendo ¿y ese, quién es?

Jorge Vergara es otro personaje que de repente se guarda un poco, aparece menos y se pierde entre viajes y compromisos sociales, pero basta que le pongan una grabadora enfrente para sacar noticia de 8 columnas.

Finalmente, el paisano Aguirre, hoy técnico del Atlético de Madrid, sigue siendo el mismo que dirigió al Pachuca y la Selección Nacional, con las mismas ocurrencias en sus declaraciones, la misma franqueza y una forma de ser que resulta coherente con quien no conoce poses.

Por eso, en conferencias como la que tuvo hace unos días al lado de Fabio Capello puede escaparse de su boca un "güey", "cabrón" o "chingaos". Ese es el auténtico Javier.

En conclusión, me queda claro que aquella fábula del alacrán y el sapo es contundente y buen ejemplo de lo que a final de cuentas rige nuestros comportamientos.

Si no la saben se las cuento, "dicen que algún día a la orilla de un río estaban un alacrán y un sapo, y sólo había una hoja de árbol lo suficientemente grande para ser utilizada como balsa y llegar así hasta el otro lado; entonces, el alacrán propuso al sapo viajar los 2 en ella, pero el sapo dudó en aceptar pues suponía que en el camino el venenoso acompañante lo picaría. El alacrán prometió no hacerlo y comenzaron el viaje; a la mitad del camino, efectivamente picó a su compañero y lo mató. En la agonía el sapo le preguntó porqué había fallado al compromiso, y la única respuesta que el alacrán le dió fue, perdón, pero esa es mi naturaleza y ni queriendo la puedo cambiar".

Moraleja: la gente tampoco puede ser radicalmente diferente a su escencia ni aun cuando se lo proponga.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas