¿De qué escribo hoy?

Hace un año fui invitado por Miguel, Patricio, Santiago y Walter a escribir en MEDIOTIEMPO. Una página que conocía perfectamente pues no me cabe la menor duda que en muy poco tiempo, este portal...

Hace un año fui invitado por Miguel, Patricio, Santiago y Walter a escribir en MEDIOTIEMPO. Una página que conocía perfectamente pues no me cabe la menor duda que en muy poco tiempo, este portal se convirtió en el más confiable para consultar información, datos y estadísticas del futbol mexicano.

Recuerdo que entonces propuse algunas ideas que hicieran mi columna diferente a las demás, pues al igual que sucede con el espacio que me brinda el diario RÉCORD siempre he pensado que hoy en día los lectores quieren cosas distintas, ideas concretas, temas divertidos, tratamientos sencillos, textos ingeniosos y un lenguaje sin adornos.

Hoy escribo sobre ésto que ojalá no caiga en todo lo que acabo de mencionar como "choro" tradicional, largo, aburrido y sin sorpresa, porque revisando los archivos de mis colaboraciones anteriores, caigo en cuenta que ya tengo más de 100 columnas en este espacio cibernético.

Y quiero compartirles que como rutina de todos los días, agradable por cierto, prendo mi computadora, abro "Word" y se me presenta una hoja en blanco que espera que se me ilumine la cabeza con un tema actual, no repetitivo, de interés para los lectores y comienzo a darle vueltas para estructurar por dónde comenzar, cómo titular, cuál es el mensaje que quiero dar y finalmente cómo lo escribiré.

No es fácil, pero es un reto divertido, que gozo y como supongo que le pasa a un cocinero, el resultado final de mi "platillo del día" algunas veces me deja más satisfecho que otras.

En un ejercicio interesante me puse a revisar gran parte de esas colaboraciones, a encontrar qué personajes me han dado más tema, qué equipos casi no he atendido, qué comentarios de los lectores fueron mas analíticos, etcétera. Dígamos que el repaso me dejó muchas conclusiones.

Me queda claro que la reestructuración que se está haciendo de la página, ha impedido la comunicación directa a través del "chat" y limitado por un lado la oportunidad que muchos verdaderos aficionados tenían de manifestar sus puntos de vista, pero también resulta muy obvio que la libertad de expresión cayó en libertinaje.

Cualquier pretexto fue bueno para caer en insultos, malas palabras, vulgaridades y un sinfín de frases sin nada que ver con el tema de la columna escondidas todas bajo el anonimato de pseudónimos, apodos y nombres falsos.

La verdad, ignoro cuándo y cómo se retome ese contacto, pero supongo que mucho tiene que ver con este último tema, y cuando una página es ya tan importante como MEDIOTIEMPO y la posibilidad de consulta auténticamente es ya recurrente en cualquier lugar del mundo, entiendo el cuidado que buscan los "jefes".

No causa ninguna buena impresión leer comentarios a los columnistas, de los cuales apenas el 20 por ciento auténticamente se suman al foro para discutir, opinar o aportar algo.

De manera que hoy, al abrir mi página en blanco, simplemente quise escribir sobre lo contento que estoy en este portal, lo orgulloso que me siento cuando mis colegas me comentan que lo leen o consultan y lo mucho que extraño a quienes verdaderamente opinaban sobre mis locas ideas en diferentes columnas.

Perdón por la reflexión... pero es que cuando me dije ¿de qué escribo hoy?, me quedó claro que no hay nada mejor que hacerlo sobre lo que sentimos en ese momento.

Ya mañana, sin repetir el tema, seguro que frente a mi computadora me volveré a hacer exactamente la misma pregunta.

Es mi trabajo y me gusta.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas