Brasil es vencible

Varias veces he discutido el tema y no cambio mi punto de vista.

Varias veces he discutido el tema y no cambio mi punto de vista.

Para saber "de que están hechos" es necesario que los equipos se midan con los más grandes, los favoritos y a los que muchos preferirían "sacarles la vuelta".

Por eso creo que cuando nuestros clubes involucrados en Copa Libertadores quedan en el mismo Grupo de Sao Paulo, Boca Juniors o River Plate ¡Bienvenido sea el momento de enfrentarlos y poner a prueba el famoso argumento de que hemos crecido y nadie nos asusta!

Las contrapartes me argumentan que es mejor un camino fácil para avanzar y prefieren evitar a esos rivales pues podrían dejarnos en el camino Entonces, pregunto yo ¿Estamos o no estamos para ganarle a cualquiera? Y es que la famosa frase de los "ya merito" la ubico en el contexto de esa época de temores y complejos cuando nuestros oponentes efectivamente nos ganaban "con la pura camiseta".

Sin embargo, las nuevas generaciones no vivieron aquello de los "ratones verdes" ni fueron testigos de la eliminación en Haití 1973, ni el último lugar de Argentina 1978, el ridículo en Honduras 1981 que nos marginó del Mundial España 1982, ni tampoco se angustiaron con los dramáticos penales de 1986 o los cachirules de 1988.

Más bien a ellos (chavos que hoy tienen 15 por ejemplo) les ha tocado ver a México en 2 Finales de Copa América, a nuestra Selección ganándole a Brasil la Final de la Confederaciones 1999, a los equipos que juegan la Libertadores derrotando a los gigantes del cono sur, a Rafa Márquez triunfando en Europa y a los Campeones Mundiales Sub-17 de Chucho Ramírez, entre otras cosas.

¿Por qué entonces contagiarlos de esa enfermedad que muchos padecimos temiendo a los sorteos que nos sembraban al lado de los llamados equipos grandes?

¡Qué mejor que abrir con Brasil en la Copa América de Venezuela digo yo! Y es que con esa motivación la preparación debe ser a tope, dejar a un lado eso de ir de menos a más, pensar que si se comienza ganando lo demás se encarará con mayor confianza y transmitir a jugadores y afición una mentalidad de "sí podemos".

Una cosa es el respeto y otra muy diferente el miedo, y hoy en día nuestro futbol, estoy seguro al escribirlo, está para ponerse frente a cualquiera y conseguir ya lo que antes nos dejaba "en la orilla".

Pumas ya le ganó a Real Madrid en el Bernabéu, Chivas, Cruz Azul y Pachuca ya también pudieron con Boca, nuestra Selección le ha ganado a Brasil y Argentina en competencias oficiales, los jugadores de exportación se codean con la crema y nata de Europa ¿Por qué no entonces ver como un Grupo invencible el de Brasil, Ecuador y Chile para la Copa continental? La única forma de crecer es atreviéndonos a dar el paso entre la mediocridad de un camino cómodo y el reto de llegar al triunfo por el sendero difícil.

Estoy seguro que mis polémicas y eternas charlas con quienes opinan diferente seguirán... Los puntos que defienden tienen que ver con el resultado final como objetivo evitando al máximo los obstáculos posibles, mi versión, equivocada para muchos, es que además del "qué" importa el "cómo".

¿Se imaginan si con la filosofía del exagerado respeto hubieran salido a la cancha nuestros cadetes aquel 2 de Octubre del 2005 en Perú, lo que hubiese pasado en esa Final del Mundial infantil ante Brasil? ¡Que bueno que ese virus no les picó a los chavos que hoy están creciendo con otra mentalidad!

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas