El hueco de Blanco...

Soy de los que piensa que Cuauhtémoc hace bien en irse al Chicago Fire. Pero en esta columna tengo muchos "porqués" para preguntar y  contestar.

Soy de los que piensa que Cuauhtémoc hace bien en irse al Chicago Fire. Pero en esta columna tengo muchos "porqués" para preguntar y  contestar.

Y comienzo... ¿por qué negarle al jugador sumar ceros a su cuenta de cheques en una liga que durante los próximos años tendrá los faroles de atención internacional con la presencia del inglés David Beckham?

¿Por qué reclamarle esta decisión a quien se ha entregado en cuerpo y alma durante casi 15 años al futbol mexicano y las 3 playeras que ha defendido, dejando hasta la última gota de sudor en cada una de ellas?

¿Por qué suponer que es un paso atrás si económicamente nadie le haría el feo a una oferta así­ y además estará en contacto permanente con Hugo Sánchez para reforzar a la Selección Nacional en los compromisos importantes?

¿Por qué rogarle que se quede con el América si ya alguna vez el equipo también vio sólo por sus intereses y lo mandó primero al Necaxa y luego a Veracruz, regresándolo después al darse cuenta de su error?

En resumen... "Águilas nada te debo, águilas nada me debes, águilas estamos en paz".

Pero el problema lo tendrá ahora la Directiva capitalina, que a sabiendas que se irá en unos meses el último gran sí­mbolo de su escuadra, tienen la difí­cil tarea de sustituir su imagen con alguien del mismo peso... ¿y de dónde lo sacarán?

Porque seguramente, y así lo dice su historia, la cartera no medirá límites y ya podrí­amos pensar en cualquier cosa por estratosférica que parezca, pero seguro que pese a ser "ave de tempestades" y tener muchos defectos en su comportamiento dentro y fuera de la cancha, el lugar de Blanco es, casi dirí­a, imposible de llenar.

Nadie niega que Cuauhtémoc no es "monedita de oro", ni perfecto, ni el más obediente, ni el más educado, ni el más ejemplar hablando de actitudes, de festejos, de reclamos, etcétera... pero aún con ese sello que merodea entre lo conflictivo y lo polémico, sus virtudes futbolísticas son capaces de estar por encima de todo ello. Y eso lo reconoce todo mundo, sin importar si se le va o no al América.

Hoy las cartas están en la mesa, el jugador va conociendo que su futuro inmediato ya está comprometido con una nueva aventura, con el apoyo de miles de mexicanos que de inmediato le mostraron su cariño en su viaje relámpago a Chicago. Simultáneamente, la difícil tarea es para los dirigentes Águilas de diseñar un equipo sin quien ha sido en los últimos años su gran eje.

¿Quién estará listo para tomar una estafeta caliente como la que deja el 10?, y además de eso ¿qué tanto seguiremos en México los partidos de la MLS luego de estas contrataciones mediáticas y la promesa de que otras grandes figuras están por incorporarse al nuevo resurgimiento?

Mi conclusión es que Memo Ochoa tendrá que esperar si es que había alguna oferta cercana por él como se había dicho, y es que el América no puede dejar ir de golpe a 2 emblemas, pero además tendrá que buscar urgentemente, tal vez en Europa, por inverosí­mil que parezca, al hombre imán que ocupe un hueco sumamente grande que su crack está dejando.

Y no les extrañe que un figurón, pero figurón brasileño, español, argentino o italiano esté en la mente de la cúpula.... ¿o  tú como la ves?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas